La Prensa muestra la hilacha

Desde hace unos días, Israel ha decidido invadir la Franja de Gaza y ha entrado a sangre y fuego.

Hoy, martes 22 de julio de 2014, una de las notas de tapa mencionan lo que está sucediendo.



Gaza - La Nacion 22-07-14

Cualquier lector desprevenido, puede imaginar que Israel está siendo atacada, porque dice textualmente:

Obama reclama un urgente alto el fuego
Israel perdió 25 soldados en Gaza

Como he insistido en más de un post, no hay que abrevar en una sola fuente.

BBC, el día anterior, 21 de julio de 2014:

Gaza - BBC 21-07-14Click en la foto la amplía.

Y para buscar otra muestra.




El País, el día anterior, 21 de julio de 2014:

Gaza - El Pais 21-07-14Click en la foto la amplía.

Es difícil sacar una conclusión sobre el gusto político del diario La Prensa, ya que como es de público conocimiento es el diario de la oligarquía terrateniente de la Argentina, y es difícil dilucidar si la línea editorial es pro israelí, anti palestino, pro asesinatos masivos…

Lo único que me queda claro es que hay que tener mucha mala leche para resumir en tapa de esa manera la invasión.

Para los que no saben inglés -aunque la imagen es sumamente gráfica- les quiero decir que “Its media” se traduce como “Son los medios”.

Los medios

Por favor, nunca confíen en una sola fuente; y de ser posible, busquen datos de lugares y personas con miradas opuestas entre sí.

Traten de sacar ustedes sus conclusiones.

The Wolfe Tones – Irlanda + Argentina

La sangre es poderosa.

Es además ambivalente.




Tiene el poder de intimidar y de envalentonar.

Su vista puede espantar y acobardar a cualquiera.

Ver la propia sangre o la del enemigo, puede, también, despertar un coraje supremo.

La propia derramada de diferentes personas por un mismo enemigo, puede unirlas al sentir estas que comparten dolores y odios.

En este caso, hay gente en Irlanda que siente que comparte con los argentinos una misma desgracia: el colonialismo inglés.

Inglaterra tiene una larga historia de saqueos, piratería y usurpación.

Lamentablemente tiene un presente de saqueos, piratería y usurpación.

Los argentinos sufrimos (ptetérito indefinido y presente del indicativo) estas tres características británicas.

Los irlandeses tienen una larga historia de conflictos con Inglaterra.

Comparten con nosotros al mismo saqueador+pirata+usurpador.

El grupo The Wolfe Tones, un grupo musical irlandés definidos como “grupo de música rebelde“, que en Argentina hubieran sido “músicos de canciones de protesta” en una época, ha dedicado un tema a la Argentina.

Está basado en la figura de nuestro legendario almirante Guillermo Brown (William Brown, puesto que nació en Irlanda) y su heroica defensa ante el poder colonialista.

Si bien en la canción hablan de las invasiones inglesas de 1806, en 1807 lo intentaron nuevamente, y a pesar del “poco entusiasmo” que las autoridades pusieron para rechazarlos, el ejército y el pueblo se encargaron de derrotarlos -con pocos recursos- en ambas ocasiones.

Mencionan en su estribillo la frase “Islas Malvinas Argentinas“, islas que para los argentinos son algo muy especial, es la parte del territorio que nos fue invadido y arrebatado por los ingleses en 1833 cuando era asiento de una empresa de pesca argentina y que aún sigue en manos de sus invasores.

Desde entonces, el gobierno británico se ha negado a devolver el territorio usurpado, explotando la pesca desde entonces.

Con la abundancia -todavía- de pesca y la posibilidad de grandes cantidades de petróleo en la zona, Inglaterra se niega a devolverlas.




Y como las leyes internacionales de derecho no están hechas para las potencias belicosas, les tiene sin cuidado el derecho internacional.

Los dejo con el tema Tributo a Brown (Brown´s tribute), que tiene una hermosa melodía y un significado muy especial para nosotros, los argentinos.

Tiene subtítulos en español e inglés.

¡Gracias Marce!

Mike Prysner, ex soldado, ex invasor, ex asesino y ex violador de derechos humanos

Interesante video de alguien que ha abierto los ojos y se anima a decir lo que ha visto sobre las guerras que libra Estados Unidos en países lejanos.






Me he tomado el trabajo de reproducir el texto que aparece como subtiítulado en el video:

… pero sólo pude sentir vergüenza.
El racismo ya no podía enmascarar la realidad de la ocupación por más tiempo; eran personas, eran seres humanos. Desde entonces me plaga la culpa; puede que vea a un hombre mayor, como el que no podía caminar y lo rodamos sobre una camilla para que la policía iraquí se lo llevara.
Siento culpabilidad cada vez que veo a una madre con sus hijos como la que sollozaba histéricamente gritándonos que éramos peores que Saddam mientras la obligábamos a salir de su casa.
Siento culpabilidad cada vez que veo a una niña joven como la que agarré por el brazo y arrastré hacia la calle.
Se nos dijo que luchábamos contra terroristas. El verdadero terrorista era yo, y el verdadero terrorismo era esta ocupación.
El racismo dentro de lo militar ha sido durante largo tiempo una herramienta para justificar la destrucción y ocupación de otro país.
Durante mucho tiempo se ha usado para justificar las matanzas, la subyugación y torturas de otras gentes.
El racismo es un arma vital empleada por este gobierno. Es un arma más importante que un rifle, que un tanque, que un bombardero o que un barco acorazado; es más destructiva que el proyectil de atrillería, o un bunker blaster (revienta búnkers), o un misil Tomahawk.
Mientras que esas armas son creadas y de la propiedad de este gobierno, son inofensivas mientras que haya personas que se nieguen a usarlas.
Aquellos que nos evían a la guerra, no tienen que apretar el gatillo o tirar una ronda de morteros.
No tienen que luchar en la guerra.
Sólo tienen que vender la guerra. Sigue leyendo

El muerto y el degollado

Leyendo el diario Clarín de hoy, me encuentro con la carta de un lector que se asombra de las condiciones de vida en la Argentina.




Juan Gómez Povina vive en Miami, Estados Unidos de Norteamérica.

Opina desde lejos y mal

Así se vio la carta en el diario:

y aquí la carta online.

Quisiera responderle haciendo una referencia al título de este post.

Este es un claro caso en el que el muerto se ríe del degollado.

Se asombra de la poca moral que hay en la Argentina. Se espanta de que se le tiren piedras a la policía. Y remata su asombro hablando de derechos humanos.

Cuando alguien pierde el contacto con lo cotidiano, suele ser catalogado en este país de vivir en un frasquito.

Por lo menos a través del vidrio algo se puede ver. Este muchacho vive en una lata de duraznos y para más, enterrada.

¿No se dio cuenta en qué país vive él?

Le voy a dar unas pistas para que vaya dándose una idea:
Sigue leyendo