Mi amigo el enemigo

Me ha costado mucho dar forma a la idea que desde hace unos cuantos días me da vueltas por la cabeza.

Se me ocurrió que lo mejor era ponerme a escribir y tratar de volcar todo y en el peor de los casos corregir una y otra vez el texto hasta que se parezca a lo que pienso.

Hace poco estuve en Londres, unos pocos días.

Era verano. Salvo un mediodía en el que apareció una nubecita que tapó algo el sol por unos 15 minutos, el calor fue el dominante. Ni una gota de lluvia, ni siquiera una llovizna. Por lo tanto no conozco la ciudad en su versión gris, así que lo que me llevé fue la mejor de las impresiones de Londres. Tan diferente a todas las otras ciudades que he conocido.

En definitiva: Me gustó mucho.

El gran defecto que encontré, es que el transporte es caro.

Aunque se puede llegar a todos lados usando el sistema de subterráneos, el valor del viaje que desde un principio no es barato, cambia según a dónde se vaya.

Londres está dividido en áreas. La central, la número 1 y la más periférica la 6. Si se está en la 1 y el destino queda en la misma área, aunque se haga un trasbordo el valor es el mínimo. Hacer 3 estaciones y cambiar de área, implica un costo mayor. En definitiva, los turistas sacamos la tarjeta Oyster y la usamos hasta que nos vamos. Al irnos, podemos devolverla y nos reintegran algo de dinero. No sé cuánto, porque me quedé con ella, porque mi hijo menor piensa ir para visitar a su hermano y puedo pasársela para que no tenga necesidad de perder tiempo comprando una.

Por poco que se use, 30 Libras (costo tarjeta + carga) no alcanzan para mucho.

Me quedé sin saldo, y en la estación Aldgate, en Whitechapel, que era la que tenía enfrente de mi departamento no hay gente en una ventanilla para cargar nada. Sólo máquinas automáticas. Como no tenía mucho dinero en efectivo, decidí cargarla usando mi tarjeta de crédito y como no quería meter la pata y que la expendedora se la quedara culpándome de algún error de mi parte, busqué a algún empleado del subte para que me asesorara.

Había cerca de los molinetes un señor mayor con uniforme del metro y le pedí ayuda.

Muy amablemente me llevó a una máquina y mientras me explicaba lo sencillo y seguro que era el procedimiento (en ese momento me sentí un cavernícola por no confiar en la tecnología), me preguntó de dónde era.

Cuando le dije que de Argentina, hizo una pequeña pausa, se sonrió y me dijo que él había estado muy cerca de allí.
Sigue leyendo

Mike Prysner, ex soldado, ex invasor, ex asesino y ex violador de derechos humanos

Interesante video de alguien que ha abierto los ojos y se anima a decir lo que ha visto sobre las guerras que libra Estados Unidos en países lejanos.

Me he tomado el trabajo de reproducir el texto que aparece como subtiítulado en el video:

… pero sólo pude sentir vergüenza.
El racismo ya no podía enmascarar la realidad de la ocupación por más tiempo; eran personas, eran seres humanos. Desde entonces me plaga la culpa; puede que vea a un hombre mayor, como el que no podía caminar y lo rodamos sobre una camilla para que la policía iraquí se lo llevara.
Siento culpabilidad cada vez que veo a una madre con sus hijos como la que sollozaba histéricamente gritándonos que éramos peores que Saddam mientras la obligábamos a salir de su casa.
Siento culpabilidad cada vez que veo a una niña joven como la que agarré por el brazo y arrastré hacia la calle.
Se nos dijo que luchábamos contra terroristas. El verdadero terrorista era yo, y el verdadero terrorismo era esta ocupación.
El racismo dentro de lo militar ha sido durante largo tiempo una herramienta para justificar la destrucción y ocupación de otro país.
Durante mucho tiempo se ha usado para justificar las matanzas, la subyugación y torturas de otras gentes.
El racismo es un arma vital empleada por este gobierno. Es un arma más importante que un rifle, que un tanque, que un bombardero o que un barco acorazado; es más destructiva que el proyectil de atrillería, o un bunker blaster (revienta búnkers), o un misil Tomahawk.
Mientras que esas armas son creadas y de la propiedad de este gobierno, son inofensivas mientras que haya personas que se nieguen a usarlas.
Aquellos que nos evían a la guerra, no tienen que apretar el gatillo o tirar una ronda de morteros.
No tienen que luchar en la guerra.
Sólo tienen que vender la guerra. Sigue leyendo

Ciencia Ficción – La guerra aérea del futuro (1909)

No sé si alguna vez se han preguntado cómo habrán visto el futuro en el pasado. Yo sí.

Recuerdo que en los ´60s y los ´70s mi concepto del futuro era muy diferente del que tengo ahora.

En los ´60s imaginaba ciudades llenas de edificios altísimos, autopistas aéreas cilíndricas hechas con un material súper resistente y transparente que dejaría ver a quienes circuláramos por ellas, ya fuera en cintas transportadoras, automóviles sin chofer o trenes.

Imaginaba también automóviles voladores que nos transportarían rapidísimo a donde quisiéramos, entre otras cosas.

En los ´70s, en cambio, imaginaba la vida en el espacio, la Luna y Marte.

Y todo éso para el año 2000…

¡Nada que ver con la realidad!

De todos modos, no me desaliento en lo más mínimo y sigo soñando con futuros maravillosos -en cuanto a tecnología- y terribles en cuanto a lo social.

Siempre sufrimos las influencias de lo que estamos viviendo y eso genera sueños y expectativas que sin estar conscientes de ello, varían de acuerdo a nuestra capacidad de ver preponderantemente lo positivo o lo negativo.

A principios de siglo pasado, Walter R. Booth imaginaba un futuro con máquinas voladoras que eran usadas para sembrar el terror y la destrucción en la tierra y creó una película para mostrarlo.

No estuvo equivocado al soñar con una guerra desde el aire y en el aire.

¿Habrá servido de inspiración esta película en la Primera Guerra Mundial cuando comenzaron los bombardeos?

Porque si bien tengo entendido que no arrojaban bombas en un principio, sí lo hacían con objetos contundentes que caían sobre las filas enemigas que no tenían manera de evitar el ataque ni ponerse a cubierto.

Les muestro la película que se encuentra en la filmoteca Deutsche Kinemathek y que se titula Der Luftkrieg der Zukunft, que se traduce como La guerra aérea del futuro.

Recomiendo verla con subtítulos que pueden elegir entre español, italiano, francés e inglés. Además, en la ventana en donde se ve la película, abajo a la derecha, hay un botón que activa y desactiva los subtítulos en el sitio de Europa Film Treasures.

Nuevamente debo agradecer a Bernardo, que hace ya bastante tiempo me pasó el dato sobre Europa Film Treasures, que aconsejo visitar.

MONSTRUOS

Este es un largo post con fotografías impactantes al final en contra de:

La guerra.
El asesinato.
La locura.
La destrucción.
El odio.
La impunidad.

holocausto-judio-y-genocidio-palestino-11

Cuando hoy leí la noticia online en el diario Clarín, decidí que este post, que estaba en duda de realizar, tenía que ver la luz.

Denuncian que el ejército israelí ordenó disparar sobre socorristas

Fue durante el operación “Plomo Fundido” en la Franja de Gaza. Una hoja con la frase “Reglas de enfrentamiento: disparar también contra los rescatistas” sería la primera prueba escrita tras las confesiones de soldados que conmocionaron al país.

El ejército israelí dio órdenes a sus soldados de disparar contra servicios de rescate y socorristas de la Franja de Gaza, durante el operativo militar “Plomo Fundido”, según informó hoy la prensa local.

Según un reportaje del diario Haaretz, una hoja escrita en hebreo en la que aparece la frase “Reglas de enfrentamiento: disparar también contra los rescatadores” podría convertirse en la primera prueba escrita de este hecho, que además de las confesiones de soldados, conmociona la opinión pública del país.

No obstante, un oficial israelí reservista que no participó en el operativo “Plomo Sólido” declaró al periódico que la nota encontrada es una orden de un oficial de baja graduación transmitida antes de la sesión informativa diaria para los soldados.

La hoja, titulada “Evaluación situacional”, fue encontrada por un investigador de campo del Centro Palestino para los Derechos Humanos en la casa de la familia de Sami Dardone, en Jabal al Rayes, al este de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza.

Previamente, existían indicios que apuntaban a que los soldados israelíes disparaban contra los rescatistas, lo que provocó la muerte de palestinos heridos o desangrados o que quedaron aislados, informó la agencia de noticias Europa Press.

Además, los cadáveres permanecieron en las calles durante días o incluso semanas ante la imposibilidad de rescate. En total, la operación se saldó con la muerte de 1.434 palestinos muertos y más de 5.000 heridos, según datos palestinos.

Fuentes militares, sin embargo, indicaron a Haaretz que no se trata de “un documento oficial firmado por un mando concreto y el Ejército no puede comentar fragmentos de frases anotadas en un trozo de papel”.

Fuente: Télam

Sigue leyendo

No esperaba una respuesta

Cuando hace pocos días, el 6, para ser más precisos, me uní a la campaña que organizaba Avaaz para ayudar a las víctimas de la guerra civil en Sri Lanka, enviando un mail a la secretaria de estado de los Estados Unidos de Norteamérica, Hillary Clinton, nunca imaginé que sería cortesmente atendido.

En anteriores campañas con Jorge Caminador Arbusto (George Walker Bush), los mails llegaban (si lo hacían) al departamento de estado y ahí terminaba la cosa. Por lo menos eso espero, no quisiera aparecer en la lista de los más buscados por el FBI o la CIA por el simple hecho de protestar o peticionar.

Seguramente a todos y cada una de los 111.216 personas que nos sumamos a esta campaña les habrá llegado la misma respuesta.

No sé si la política exterior yanqui va a cambiar, y si lo hace si es mucho o poco, pero es todo un gesto que se ocupe de responder a quienes desde diferentes partes del mundo preguntan o cuestionan.

Esto es lo que me llegó a mi cuenta de correo:
Sigue leyendo