¡Suerte que Elvis Presley está muerto!

Mucha gente tiene problemas para hablar su propio idioma, y no todo el mundo puede hablar correctamente una segunda lengua.

Para esos casos en que no se manejan palabras -por ejemplo en inglés- existe la fonética.

Simplemente en el idioma del que tiene que hablar, se recrean las palabras extranjeras.

Casa en inglés es house, para los que no saben cómo se pronuncia, se le escribe “jaus”, y aunque la j suene más fuerte que la h en inglés, se entiende lo que se quiso decir.

Otro método -que evidentemente algunos usan- es el de escuchar la letra que no se entiende infinidad de veces hasta que el cerebro arma la fonética y la persona la canta.

Este es -seguramente- el método que Enrique Castellón Vargas, más conocido como El Príncipe Gitano usó para cantar la canción In the Ghetto que todos conocemos cantada por Elvis Presley.




Alguien se tomó la tarea de escuchar la grabación de El Príncipe Gitano y colocarle la letra en la parte inferior de la pantalla en español para que se entienda qué quiere decir si no se habla inglés, en el medio la letra en inglés y en la parte superior la “fonética” tal como es cantada.

Es un interesantísimo ejercicio para ver qué se tiene que hacer y qué no para cantar decentemente en otro idioma.
Sigue leyendo

Violación y violencia

O: Cómo están generando que la sociedad esté alienada.

No necesariamente violación debemos asociarlo con sexo.
Puede violarse la correspondencia, una caja fuerte, un domicilio, la intimidad, una norma o una ley.
En este sitio he escrito ya 10 artículos sobre los que usan sus automóviles para violar: 1, 2, 3, 4, 4 bis, 5, 6, 7, 8 y 9.
En este no sólo voy a hablar de una violación a una norma de tránsito, sino a una norma no escrita, que es la de la convivencia y además de violencia.
No quise escribir nada antes -esto sucedió el viernes pasado, 22/06/18 alrededor de las 16:45- porque quería madurar la idea con tranquilidad.

HECHOS




Ese día me bajo del colectivo (autobús) en la avenida Belgrano al 1300 en Avellaneda, Buenos Aires y camino hacia la esquina que está a no muchos metros.
Sobre la vereda, que no es muy ancha, -poco más de 2 metros- había un vehículo estacionado frente al local de Hidráulica Farías en el 1345.
Cuando estoy pasando por el costado del vehículo, sale un hombre medianamente joven, que abre la puerta del lado del acompañante e introduce medio cuerpo adentro, como si estuviera acomodando algo, por lo que al casi tocar el borde de la puerta con la pared, me resultó imposible pasar.
Esperé un momentito, y como parecía no haber advertido que hubiera alguien que no podía pasar, usando un dedo, porque sé que el ruido que produce se puede escuchar perfectamente golpeé el marco de la puerta para avisarle que estaba bloqueando el paso. No respondió, por lo que volví a tocar la puerta -siempre 3 golpes- y como seguía sin respuesta lo volví a hacer. En total toqué a la puerta tres veces.
Luego de esto, y no inmediatamente sale completamente del auto y ya antes de cerrar la puerta me increpa –¿¡Qué te pasa, estás muy apurado!?.
Simplemente le respondí: –es que quiero pasar y no puedo.
Sigue leyendo

No sabía con qué cerrar el año…

… y algo que ví en la tele del colectivo (bus) esta mañana al ir a trabajar me dejó pensando.

Era para publicar algo al respecto, hacer algún comentario propio, pero viéndolo en casa, con sonido y con las apariciones del final que no había visto, hicieron que me diera cuenta de que NO HAY ABSOLUTAMENTE NADA QUE AGREGAR.




Creo que el video original se titula Dear daddy o Querido papito.

En otras menciones aparece como dear Dear daddy I will be born a girl o Querido papá voy a nacer mujer.

El título no es tan importante al fin y al cabo, sino el contenido. En todo caso, anticipa apenas algo de la historia.

Vélo.

Creo que la mejor manera es en soledad, con tranquilidad para repetir alguna escena o frase y tomarse un par de minutos para que la historia termine de hacer efecto.

Hay que verlo todo.

Quizás no te llegue la historia. Nadie está obligado a compartir la idea que se expresa en este video. No te sientas culpable.

Está el derecho a pensar, sentir o creer diferente.

Simplemente miralo y preguntate por qué tanta cosa.

Y si te parece, conversalo con alguier a quien le parezca una muy buena historia para que sepas qué puede pensar otra persona.

Simplemente miralo y pedile a otros que también lo vean.




Que opinen.

Y tal vez, hasta que hagan algo.

Acá lo dejo.

Probando videos con la Canon Power Shot SX60 hs

En la localidad de Merlo, en la provincia de San Luis, Argentina, se encuentra la reserva florofaunística de esa ciudad.

Cartel entrada Reseva Florofaunistica de Merlo

Es un lugar maravilloso para pasar el día contemplando la naturaleza, viendo como Isolina, su guardaparque le da de comer a un águila salveje que baja rauda a llevarse un trozo de carne puesta diariamente allí para ella y para disfrute de los visitantes, o tal vez a los zorros que al oir su voz se acercan, con los recaudos propios de un animal salvaje a recibir también su parte de comida.

La naturaleza está allí para ser disfrutada por los visitantes, con animales que si bien mantienen su distancia, no le temen tanto al hombre y permiten ser observados, fotografiados y filmados.

Los animales suelen tener su propio territorio, y los recorren siempre por los mismos caminos y las pausas las hacen en determinados lugares, que una vez localizados, permiten esperar a que aparezcan y posen allí para nosotros.

Luego de estar disfrutando y por supuesto fogografiando la fauna en una elevación junto a un arroyo que corría entre las rocas, pude observar un colibrí que hacia su recorrido por su territorio, usando siempre los mismos árboles para detenerse un momento.

En cuanto lo escuchaba cantar, sabía que se acercaba y que tendría la oportunidad de fotografiarlo.
Sigue leyendo

2015 – Festejando el 25 de Mayo

Con la excusa de sacar fotos, Tere, mi esposa y yo fuimos hasta la Plaza de Mayo a participar de los festejos por el 205 Aniversario de la Independencia.

Ya en 1973 había participado de la fiesta popular en la vuelta a la democracia, después de 18 años de dictadura cuando miles nos juntamos en la Plaza de Mayo a ver y escuchar al nuevo presidente: Héctor José Cámpora.

Con el tiempo y por diferentes motivos, he concurrido a diferentes marchas, muchas de protesta contra el neoliberalismo, por lo que se podría decir que ya estaba acostumbrado al espectáculo de ver a la gente reunida .

Pero no.

Este país tuvo en muchas oportunidades manifestaciones de apoyo a diferentes presidentes: La Plaza de Mayo con Perón, con el famoso “Aluvión Animal”, la Av. 9 de Julio con cientos de miles en cada oportunidad para apoyar a Raúl Ricardo Alfonsín y a Ítalo Argentino Luder como candidatos a presidente, el Cabildo de Alfonsín, y muchas otras oportunidades más.

Uno piensa que tanta gente unida por un fin loable, apoyando una política a favor del país, con mayorías que otorgaban la victoria a sus candidatos y que querían ver cómo la Argentina volvía a ser un gran país, fueron de una u otra manera traicionados.

La derecha, la ultraderecha, los que tenían intereses muy particulares y a los que el país sólo les servía para obtener más poder hicieron todo lo posible por evitar que la Argentina fuera para todos. Tenía que ser sólo para ellos y quienes los apoyaban desde afuera.

Por eso, el festejo tan criticado (previamente) por el Bicentenario de la Independencia y esta plaza del festejo del aniversario 205 me emocionó.

La alegría de ver a tanta gente festejando y apoyando me emociona y me trae el recuerdo de anteriores marchas atrás.




Espero fervientemente que no retrocedamos, que sigamos avanzando para estar cada día mejor, tener más y poder más.

Y pensar que hace unos cuantos años yo desconfiaba de las políticas de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández.

Tal vez en otra oportunidad cuente cuándo empecé a cambiar de opinión.

Ahora quisiera compartir algunas de las fotos que saqué y que me llenan de orgullo de ser argentino.

Columna de La CamporaEn la intersección entre Av. de Mayo y la 9 de Julio saqué esta foto de una columna de La Cámpora.

Sigue leyendo