No le encuentro un título

Participé de un concurso de relatos breves, de hasta 100 palabras hace un par de años, tal vez más.
Conseguí hacerlo de exactamente cien palabras, pero no alcanzó con ese esfuerzo para quedar preseleccionado.
Podría ponerle un título “muuuy obvio”, pero delataría el final.
Quedará sin título.




Como me gustó, lo posteo.
Sigue leyendo

Ovni en el cielo de África

El día 4 de junio de 2017 (04/06/2017), poco después de las 12:00 horas del mediodía -hora de Argentina- viendo por mi ventanilla -ubicada del lado derecho del avión- vi unas nubes que quizás pudieran “dar bien” en una foto; saqué mi cámara e hice varias tomas.

Salvo que la foto quede notoriamente borrosa o movida, nunca las borro, a lo sumo les “pego una ojeada” en la pantallita y nada más.

Cuando llegué a casa, las fotos no me parecieron lo suficientemente buenas como para destacarlas, por lo que quedaron en la carpeta -generada automáticamente por la cámara- de ese día y bajadas a mi computadora.

Varios meses después (6), revisando las fotos sólo por volver a verlas, y usando el programa IrfanView, al pasarlas más o menos rápido, algo me llamó la atención.

Si bien mi ventanilla no estaba del todo limpia, porque tenía un par de manchitas, había aparecido algo en las fotos que me puso en alerta: una manchita pequeña, de color gris cambiaba de lugar en las diferentes fotos.

Lo primero que pensé era que la suciedad del acrílico era la responsable y que al modificar la posición de la cámara producía el efecto de estar cambiando de lugar en el cielo.

Al hacer una observación más detallada, pude ver que los puntos de referencia que tenía ante mí, que eran la nube grande y la punta del ala variaban muy poco, no así la “manchita”.

Era evidente que no era “suciedad”, sino un objeto sólido.

Podría ser otro avión que a la distancia fuera irreconocible.

Volviendo a prestar la debida atención a las imágenes, el objeto se desplazaba –en la foto- de izquierda a derecha, y no sólo eso, sino que en la segunda toma estaba más arriba y en la tercera otra vez abajo.

No es, y no hace falta ser un experto para determinarlo, el movimiento típico de una aeronave. Por lo menos de las que yo conozca.
Sigue leyendo

Cofrades del Santisimo Sacramento, Cristo los esta mirando

Cofrades del Santisimo Sacramento - Cristo los esta mirandoClick en la foto la amplía.

Me ha sucedido en más de una oportunidad, que he sacado una foto y mucho tiempo después, descubro que en la foto hay algo que no vi al momento de disparar.

Ya me ocurrió una vez, al revisar (por enésima vez) las fotos que saqué en la carrera de los 200 km de Buenos Aires en el 2005, y que agregué al slide show posteriormente, por lo que quedó en primer lugar.




Lo que fotografié en ese momento no era la actitud ensimismada del chico, sino una foto desde boxes que mostrara lo que es esperar a que alguno de los autos llegue para cambio de piloto o reparaciones. Tenía una foto divertida y durante muchos meses ni me había enterado.

Lo mismo sucedió con la foto que saqué en la Catedral Metropolitana la tarde/noche del 17 de abril de 2001, en donde sólo buscaba una imagen de un grupo de personas, de las que no tenía ninguna idea quiénes eran hasta ese momento, pero que me llamaron la atención como para sacar una foto.

La toma es desde el lado opuesto de la nave de la Catedral, sin flash, con un importante acercamiento y “a mano alzada”, factores que contribuyeran a que la toma no fuera lo nítida que me hubiera gustado.

En el grupo, dos están mirando a la cámara, uno parece ensimismado en sus pensamientos y los restantes se encuentran conversando entre ellos.

Detrás está la imagen de Jesús, que pareciera que los estuviera observando.

Siento que alguno de los rostros transmiten un mensaje que yo libremente interpreto, incluyendo a Cristo, que no sólo tiene expresión en su cara, sino que sus manos también me dicen cosas.




Es por estos motivos que publico la foto, no por su calidad técnica, sino por el o los mensajes que pueden transmitir al observador los retratados.

Una pregunta me surge: ¿saco este tipo de fotos sin saber que las estoy sacando, o de alguna manera sé inconcientemente que todo eso está ahí y que en algún momento me daré cuenta?

Gracias a Luis por la marca de agua y un poquito de “fotoshó” blureando las flores.

Edificios destruidos

En el afán por buscar fotos impactantes que reflejen el espíritu humano de destrucción, he recorrido muchos lugares por todo el planeta, encontrando dondequiera que fuese señales de esa tendencia a hacer trizas lo que otros han construido.

Fue en Europa del Este que hice estas fotos.

¿El lugar?

Ni lo recuerdo bien ni me interesa.

¿La fecha?

Otro dato que no viene al caso.

Simplemente su vista me sirve como ejemplo de lo que el hombre puede hacer.

Estos edificios a punto de desmoronarse me hicieron sentir insignificante, no sólo por estar a muy poca distancia de su colosal volumen, sino por la sensación de miedo constante de que comenzara a caer mientras los recorría.




Seguramente no quedan registros de quiénes habitaron en su interior; ni siquiera había rastros de animales o alimañas que hayan buscado refugio.

Es ahora, mientras estoy escribiendo esto, que me doy cuenta de que debí haber corrido un gran peligro al aventurarme entre los escombros, porque los animales saben o presienten el peligro inminente y se alejan; los hombres desoimos esos mensajes y cometemos locuras como la que yo cometí al recorrer edificios a punto de caer.

Les muestro y comento las fotos:

Tuve que acercarme para cerciorarme que lo que a la distancia parecía un rostro, no lo era.

Tal vez el alma de la última persona que pisó el edificio antes de su destrucción quedó atrapada en las ruinas y aún no se ha ido.

Sea lo que sea, insisto en que en ese pedazo de muro hay un rostro que grita.

Click en la foto la amplía.

Sigue leyendo

Edificio torcido en el Walmart de Avellaneda

En lo que antiguamente era el mercado de lanares de Avellaneda, que luego fue un depósito de la Municipalidad, se instaló el supermercado Walmart.




Se construyeron además un shóping: el Alto Avellaneda, un gran edificio donde funcionó durante unos años el Sams Club, que era el mayorista de Walmart qua ahora se ha convertido en un Easy y una más modesta construcción para Norauto.

Frente a estos dos últimos comercios, desde hace un tiempo se está construyendo un nuevo edificio.

Click en la foto la amplía

Hasta ahí, nada importante para remarcar, más allá de que va a tapar la vista de estos negocios.

Pero si nos ponemos a un costado, a cierta distancia, la construcción no terminará de convencernos.

Click en la foto la amplía

Parece que estuviera torcida.

Si le prestamos un poco más de atención, veremos que en realidad ¡¡¡ESTÁ TORCIDO!!!

Click en la foto la amplía

Si no pueden dar crédito a sus ojos, simplemente cuenten la cantidad de filas de ladrillos a la derecha y a la izquierda.




No soy arquitecto ni ingeniero, pero tengo la sensación de que un edificio torcido no es lo mejor para construir.

¿Será que nadie se ha dado cuenta?

No sé qué es lo que van a poner allí, pero me parece inseguro.