La definitiva muerte de Fontanarrosa

El “Negro” Roberto Fontanarrosa, a los 62 años, se nos fue.

Comencé a disfrutar de sus trabajos cuando en la década del ´70 publicaba sus chistes en la revista Hortensia. Desde ese momento, fui un fanático suyo.

Historietas, viñetas, cuentos, novelas; ningún género escapó a su pluma genial.

Cuando en 2004 fue uno de los expositores en el Tercer Congreso de la Lengua Española, demostró su toda su capacidad, cuando para la disertación escogió como tema el de “las malas palabras”; llegando al súmmum al explicar la importancia de pronunciar correctamente la palabra “mierda”, arrancando risas y aplausos de toda la concurrencia.

Enfermo de esclerosis lateral amiotrófica, fue perdiendo la funcionalidad de su cuerpo, comenzando por su brazo izquierdo (¡menos mal que no era zurdito!), y deteriorándose progresivamente, hasta que, al llegar a enero de este año, anunció que debido a que ya no podía controlar su mano derecha, dejaría de dibujar para aportar el guión únicamente.

A pesar de que lo intentó, la enfermedad pudo más que él. Hoy murió por un paro cardiorrespiratorio.

No hubo tema que no tratara con su ingenio y su humor extraordinario. Política, religión, fútbol (su pasión), e incluso su propia muerte.

Hace muchos años él mismo escribió su propio epitafio:

El día en que yo me muera quedarán mudas las gomas “H”
Pondrán a media asta las Dos Banderas

El día en que dibujó su propia muerte, gozaba de buena salud, pero mal carácter, por lo que fue “tranquilizado” por Boogie el aceitoso con su 44 Magnum de luxe. Más le hubiera valido un pequeño aumento para Don Inodoro…

Ahora ya está.

Ya se fue.

O no.

Podemos apelar a la sentencia final de Boogie: Los dibujantes pasan, los dibujos quedan”.

La historieta, que durante tantos años guardé entre mis tessoross, la pongo aquí para compartirla con todos ustedes.

Primera parte

La primera muerte de Roberto Fontanarrosa - 1

Con click amplía en página nueva.

Segunda parte

La primera muerte de Roberto Fontanarrosa - 2

Con click amplía en página nueva.

Aunque no quiera, se me pianta un lagrimón.

El sitio oficial.
Él en la Wikipedia.

Soy un proxeneta

Para MSN Search no caben dudas. Se ha hecho más que evidente a qué me dedico en mis horas libres.

Click en la foto amplía en página nueva
busco trabajo night club en dallas

Voy a ver si engancho a mi amigo Luis, que es narcotraficante, para hacer algo grande.

Por lo pronto, chicas, si quieren ir aumentando sus ingresos en sus ratos libres, no tienen más que comunicarse conmigo y enviarme fotos de cara y cuerpo completo… bueno, de cara si no quieren no.

Podrán integrarse a un grupo de trabajo dinámico, dispuestas a aprender nuevas tareas que abrirán su campo laboral.

Si quieren ver las fotos.
Sigue leyendo

No fumes

No sólo por lo que puede molestar a quienes no fuman, hay un tema de salud de por medio.

Tu cuerpo es atacado por agentes nocivos y sufre por éso.

Con el tiempo se resiente y por lo tanto, se hace más debil ante más agresión.

Quizás en lugar de decirte cuáles son los daños que te ocasiona, podemos probar con los beneficios que te otorga el dejar de fumar:

    En 20 minutos tu presión arterial baja a niveles normales.
    En 8 horas el nivel de monóxido de carbono (gas tóxico) bajará de tu sangre a la mitad y el nivel de oxígeno vuelve a niveles normales.
    En 48 horas tus chances de sufrir un ataque cardíaco han disminuido. Toda la nicotina abandona tu cuerpo. Tus sentidos del olfato y el gusto retornan a niveles normales.
    En 72 horas tus bronquios se relajan y los niveles de energía aumentan.
    En 2 semanas tu circulación mejora y lo seguirá asiendo así por las próximas 10 semanas.
    En 3 a 9 meses la tos y los problemas para respirar se disipan y tu capacidad pulmonar aumenta en un 10%.
    En 1 año el riesgo de que sufras un ataque cardíaco baja a la mitad.
    En 5 años el riesgo de accidente vascular es el mismo que el de un no fumador.
    En 10 años el riesgo de que contraigas cáncer de pulmon es el mismo que el de un no fumador.
    En 15 años el riesgo de ataque cardíaco es el mismo que el de un no fumador.

Extraído de healthbolt.net.

Pero no creas que toda la culpa por tu adicción es por carecer de fuerza de voluntad. NO. Probablemente no haya nada más lejos de la realidad.

ELPAIS.com / AGENCIAS – Washington – 18/01/2007:
Un estudio de la Universidad de Harvard realizado con las principales marcas de cigarrillos que se venden en EE UU ha revelado que los fabricantes aumentaron los niveles de nicotina del tabaco entre 1997 y 2005, lo que aumenta su capacidad adictiva y dificulta la posibilidad de abandonar el hábito. La subida fue de una media de 1,6% al año, es decir, que los cigarrillos que se fuman hoy tienen un 11% más de esta sustancia que hace ocho años.

La noticia excelentemente desarrollada en Microsiervos.

Chicas peleando

Tengo una escuela primaria a la vuelta de casa; es pequeña y a ella concurren chicos que en su gran mayoría son humildes, de barrios humildes, y se nota por la ropa que usan, por las palabras que emplean y por la “tonadita” y las frases que repiten hasta el cansancio.

Mi hijo Martín va a otra escuela – VER POST -, que queda a unas 10 cuadras (manzanas) de casa. Todas las tardes lo voy a esperar a la parada del colectivo (ómnibus) y me encuentro con los chicos que salen del cole.

Pero lo que vi ayer, me impactó, me dejó impresionado.

Si bien estoy acostumbrado a que algunos chicos se persigan, se empujen o amaguen con una peleíta, o que a veces haya algún golpecito, la pelea de ayer fue diferente a todas las que había visto hasta hoy, y eso que con mis 46 (¡cuántos!) he visto peleas de todo tipo, cerca de casa tenía dos grandes potreros (terrenos baldíos), uno era Casa Amarilla y el otro el predio donde ahora se encuentra el barrio Catalinas Sur. Varias canchas de fútbol, “montañitas” de tierra para trepar y tratar de capturar o defender del “enemigo”, vegetación abundante para realizar entretenidas expediciones en busca de lo extraño.
Se imaginan que peleas he visto en varias oportunidades, pero la de ayer quiero compartirla con ustedes, quizás sea “normal” o no. Sigue leyendo