No sabía con qué cerrar el año…

… y algo que ví en la tele del colectivo (bus) esta mañana al ir a trabajar me dejó pensando.

Era para publicar algo al respecto, hacer algún comentario propio, pero viéndolo en casa, con sonido y con las apariciones del final que no había visto, hicieron que me diera cuenta de que NO HAY ABSOLUTAMENTE NADA QUE AGREGAR.

Creo que el video original se titula Dear daddy o Querido papito.

En otras menciones aparece como dear Dear daddy I will be born a girl o Querido papá voy a nacer mujer.

El título no es tan importante al fin y al cabo, sino el contenido. En todo caso, anticipa apenas algo de la historia.

Vélo.

Creo que la mejor manera es en soledad, con tranquilidad para repetir alguna escena o frase y tomarse un par de minutos para que la historia termine de hacer efecto.

Hay que verlo todo.

Quizás no te llegue la historia. Nadie está obligado a compartir la idea que se expresa en este video. No te sientas culpable.

Está el derecho a pensar, sentir o creer diferente.

Simplemente miralo y preguntate por qué tanta cosa.

Y si te parece, conversalo con alguier a quien le parezca una muy buena historia para que sepas qué puede pensar otra persona.

Simplemente miralo y pedile a otros que también lo vean.

Que opinen.

Y tal vez, hasta que hagan algo.

Acá lo dejo.

¡¿WTF?!

Todo el mundo sabe que hay cosas en el hogar que son para que las usen los hombres; como por ejemplo: equipos de audio de 123 canales, televisores satelitales de 1234 canales, computadoras pentium 5 triple core penta turbo, etc.

Hay por supuesto otras que son para las mujeres: planchas con selectores para 25 tipos diferentes de planchado, máquinas de coser que bordan, pegan botones, tejen, y hasta te hacen zurcidos invisibles; y no hay que olvidarse de los complejísimos lavarropas automáticos, que de automáticos no tienen nada, porque hay que saber, entre otras cosas, cuánta ropa y de qué tipo se pone y cómo se la quiere lavar, además de saber qué ropa va con cuál para que no destiñan, etc.

Como por estas tierras en poco tiempo más celebraremos el día de la madre -tercer domingo de octubre-, se me ocurrió comprarle (de parte de mis hijos, ofcors) un electrodoméstico a mi esposa.

Ya que tengo un hipermercado Wal Mart cerca de casa, me di una vueltita por la parte de electrodomésticos para ver lo que le podía regalar.

Quedé tan confundido con las nuevas tecnologías, que ahora no tengo ni la más pálida idea de qué puedo comprarle.

Me gustaría saber qué opinan ustedes sobre qué puedo regalarle. He sacado (casi robado) unas fotos para poder pedirles a ustedes que leen mi página un consejo.

¿Exprimidores, tal vez?

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Licuadoras no estaría nada mal, me parece.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Podría ser una nueva plancha, por ejemplo.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Una buena aspiradora es otra de las opciones.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

O un buen horno a microondas.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

Click en la foto para ampliarla.

En realidad, me encuentro tan confundido que ya no sé siquiera si quiero regalarle algo.

Aunque mis hijos me tranquilizaron diciéndome que quizás no sea yo el único que está “algo confundido”.

¡¿Cómo no se me ocurrió?!

Siempre hay alguien que tiene una idea genial, que quizás no es novedosa, pero que nadie se ha atrevido a llevarla adelante.

Paola Kullok es una de esas personas.

Les voy a poner un ejercicio para ejercitar la imaginación:

Imagínense una escuelita.

Una escuelita privada. Con dos o tres aulas, nada más.

Ustedes son no sólo los directores, sino también los profesores.

Piensen ahora en el alumnado.

Deberán ser únicamente de sexo femenino.

No tienen que imaginarse una escuela de señoritas, pero piensen que puede que haya varias en esa condición (que sean señoritas).

No tiene que haber menores de edad.

¿Qué es lo que pueden querer aprender mujeres hechas y derechas?

Todo lo relativo al sexo.

Cómo satisfacer a sus parejas o a ellas mismas.

Bien, van bien encaminados… pónganse un guardapolvo 😉 y con el puntero en la mano, comiencen a “dar clase”.

Paola… ¡¡¡GENIA!!!

La noticia salió en Clarín. Aconsejo que miren el videíto. Así verán que quizás todavía tengan oportunidad de salir adelante con su propio emprendimiento, aunque sea modesto.

Paola tiene su propia página web, PK Escuela de Sexo, en donde ofrece enseñarle a hombres, mujeres y parejas.

Además, tiene un servicio de fotografía, para que ellas puedan sacarse esas fotos que nunca se animaron a pedirle a la pareja.

Lo que no encontré es un curso introductorio.

En realidad, quiero decir: cómo empezar.

Algo así como: “Mejor aprendelo ahora, antes de que en tu primera vez metas la pata”.

Lo que no aclara la “especialista” es si te da: “garantía de satisfacción, o le devolvemos su dinero”.

Gracias Bernardo.

La necesidad tiene cara de hereje

Café de por medio, Luis quiso disfrutar un rato con las frases ocurrentes del rubro 59 del suplemento de avisos clasificados de Clarín.

Encontró varios sumamente creativos. Pero cuando siguió, llegó a la parte de ofrecimiento de “maduras”.

Más allá de que cuando leía lo que me había mostrado me causaba gracia imaginarme qué tipos de post podría hacer con estos avisos, luego la bronca (ira, furia en argentino), me ganó, y escribo esto para protestar -al pedo, lo sé- por las condiciones de vida de mucha gente.

Tal como dije en el título, cuando la necesidad es mucha, la vergüenza debe ser inversamente proporcional.

Andrea, de 65 años de edad, bien lo debe saber. Ofrece sexo, probablemente para poder seguir viviendo.

A voluntad

Pero como no debe ser fácil, lo ofrece mendigando el pago.

Ampliacion de a voluntad

Probablemente debe ser igual el caso de Tita, que si bien no pone el importe, se “promociona” como una “mujer INOLVIDABLE”.

Mujer inolvidable

¡Y vaya si lo será!

74 años y con 120-70-100 como medidas, seguramente te dejará un recuerdo imborrable.

Ampliacion de mujer inolvidable

Ni con toda una vida de terapia vas a poder superar el trauma.

Ahora sin chistes: me apena mucho que haya gente que al llegar a la tercera edad, necesite de un trabajo -y sobre todo- insalubre para poder subsistir.

¿No sé qué ponerme… o no sé qué me pongo?

Este post va dirigido fundamentalmente a las mujeres.

Este es un aporte de mi amigo Walter Ego. Vean lo que él tiene para decir:

Quisiera imaginarme que ustedes quieren estar siempre hermosas para agradarnos a nosotros, los hombres.

Si bien es posible que quieran verse bien cuando se miran al espejo, la ilusión de que permanentemente buscan nuestra aprobación, es muy grande en mi caso.

Gimnasia, dietas, ropas que resaltan la figura (o algunas zonas), tinturas, accesorios, son los elementos que usan para seducirnos.

Pero hay otro elemento a tener en cuenta: el almanaque.

Ninguna (o casi), quiere verse “mayor”.

¿Y qué es lo que hacen para evitarlo?

Usan productos cosméticos para evitar, entre otras cosas, las arrugas, que son el indicador más visible del paso del tiempo.

Los hombres, que por lo general son los dueños y manejan las grandes compañías que se dedican a la cosmetología, saben que ustedes harán cualquier cosa por seguir siendo jóvenes.

Permanentemente salen a la venta carísimas cremas que prometen arreglar esos pequeños detalles que el paso del tiempo va dejando en sus caritas: las arrugas.

Por casualidad, me topé con la publicidad de la crema anti-arrugas REVITALIFT.

Me llamó la atención que tuviera tantas llamadas a pie de página.

Les presté un poco de atención, y me provocó algo así como un “miedito”.
Sigue leyendo