¡Ayuden al gordito, que se ahoga!

Nunca tuve la oportunidad de tratar de surfear en una máquina de olas artificiales.




No creo que me vaya a animar si veo que hay alguien cerca con una cámara de video o de fotos, que ahora también filman.

No quisiera aparecer como el gordito del video, que no sólo se ahogaba en una máquina de olas, sino que cuando la detuvieron para salvarle la vida, se dio con la cabeza contra el borde.




Papelones así, que puedan salir por internet, no paso.

Clarin necesita correctores

Para todos los que estén buscando una oportunidad para trabajar en un diario -periódico- de gran circulación, si saben escribir sin faltas de ortografía, tienen la oportunidad en el diario Clarín.




Aclaro que no lo leo de punta a punta, si alguna vez he encontrado errores de ortografía fue de casualidad. Como hoy.

Leyendo la noticia del abandono de Orlando Terranova en el rally, me entero que tanto él como su copiloto perdieron el rumbo y decidieron seguir a un motociclista -que por supuesto también competía- y súbitamente este competidor dejó de hablar, imagino que les iba indicando “doblen acá”, “cuidado con la duna” y cosas por el estilo, y como no tenían quién los dirigiera, terminaron en el fondo de un barranco, cayendo desde 4 metros de altura.

el-motociclista-que-callo

La noticia -hasta hoy sin corregir- en el diario Clarín,




¡Gracias muchachos por darme material!

¿Inconciencia, locura o estupidez?

Luego del terrible accidente del ómnibus que intentó cruzar las vías con la barrera baja y que provocara 17 muertos y docenas de heridos, se escucha la voz de los que creen que tienen la solución para estos micros de 2 pisos.

La ¿mágica? solución sería la de agregarles un segundo eje delantero…




Todo esto motivó una serie de ideas que me asaltaron inmediatamente.

Si estos micros de dos pisos fueron inventados y aprobados en Europa, si circulan normalmente por las rutas, si están diseñados con un único eje delantero, ¿cómo es posible que siendo tan inseguros estén autorizados a circular?

¿No será que la solución a la cantidad impresionante de accidentes en la Argentina pasa por otro lado?

¿Será, tal vez, que las autoridades no quieren tomar cartas en el asunto tal como les corresponde?

Los accidentes -cada vez con más víctimas fatales- se producen por choques.

Automóviles, ómnibus y camiones chocando de frente en las rutas, no habla bien de los conductores. Evidentemente hay o bien impericia o imprudencia.

Límites de velocidad que no se respetan.

Prohibiciones de adelantamiento que son ignoradas.

Conducción temeraria o bajo los efectos del alcohol o la fatiga.

Estos son algunos de los motivos que producen accidentes en nuestro país.

Si seguimos mirando para cualquier lado, nunca vamos a encontrar la solución.

Las autoridades deberían hacer lo que les corresponde.

Los legisladores deberían modificar las leyes que permiten que asesinos al volante puedan seguir con sus temeriarias acciones, matando gente.

Las instituciones que controlan vehículos y conductores, deberían hacerlo como corresponde.

La policía debería actuar para evitar que los conductores cometan infracciones y castigarlos cuando violen las normas de tránsito.

Ayer, mi esposa y mi hijo mayor, vieron como en la avenida 9 de Julio -la más ancha del mundo- un automovilista, intentando ganarle a una ambulancia que cruzaba haciendo sonar su sirena y con las luces encendidas, casi provoca una tragedia. La ambulancia tuvo que maniobrar bruscamente para evitar la colisión. A escasos metros, apenas a 3 carriles de distancia, en la esquina un policía vio todo y no hizo nada…




Por supuesto que el estúpido/inconciente/HdP del conductor del automóvil seguirá con la costumbre de querer ganarle de mano a los vehículos de emergencia. Hasta es probable que en alguna oportunidad, pueda llegar a provocar una tragedia mayor.

Pónganle a los micros de dos pisos dos ejes delanteros aunque éso aumente el valor de la unidad y terminen trasladando el costo -sobrevaluando- a los pasajes, pero POR FAVOR, PÓNGANLE TAMBIÉN DOS PILAS A LOS FUNCIONARIOS QUE DEBERÍAN TRABAJAR PARA SOLUCIONAR EL TEMA DE LA MALA CONDUCCIÓN EN ARGENTINA.

La noticia del accidente en Clarín, La Nación y Página 12.

Un testimonio sobre imprudencia en la ruta dos días antes en la página de Teresita, mi esposa.

PELIGRO: Un monstruo anda suelto en España

No cualquiera tiene el dinero para comprarse un Audi A8.

No muchos pueden afrontar los gastos -impuestos, mantenimiento, seguro- de un vehículo de ese tipo.




Sólo unos pocos pueden subirse a un vehículo tan potente sin volverse imprudente.

Pero sólo uno reúne todas las características para tenerlo, mantenerlo, volverse imprudente, y como si éso no fuera bastante, convertirse en un HIJO DE MIL PUTAS.

Pido perdón por el exabrupto, a la madre del mencionado y a mis lectores, pero no se me ocurre ningún otro calificativo para una persona de la calaña de Tomás Delgado Bartolomé.

El 26 de agosto de 2004, Enaitz Iriondo de 17 años fue atropellado por Tomás Delgado Bartolomé, que según algunas pericias iba a unos 170 km/h, provocándole instantáneamente la muerte.

El examen de alcoholemia se le realizó al conductor 1 1/2 hora después, dando un porcentaje cercano al de inhabilitación para circular.

En definitiva, a las autoridades les importó más que Enaitz no llevara chaleco reflectante ni casco en el momento del accidente, que verificar la aptitud del asesino y a qué velocidad se desplazaba.

Ahora, 4 años más tarde, el -casi digo hijo de mil putas- desalmado Tomás Delgado Bartolomé ha iniciado juicio a los padres del adolescente por los daños que ha sufrido su automóvil.

Alguien capaz de declarar a la prensa:

“Yo soy el único…, vamos, somos dos los perjudicados, al chaval le pasó lo que le pasó, pero yo soy el segundo o quizá el primer perjudicado”.

no se lo puede dejar suelto por la vida así nomás.

En algún lado debe haber una ley que permita que pueda ser sancionado por el asesinato de un adolescente y por la posterior tortura a sus padres, más el intento de robo de 20.000 euros.

La cárcel más un pago por resarcimiento a la familia del chico, más una multa multimillonaria -hasta dejarlo sin un centavo- para obras de bien público como podría ser un programa de concientización de conductores adinerados e inescrupulosos (en potencia), sería lo que calmaría un poco mi indignación.

El próximo miércoles comenzará el juicio en el que el -cómo me cuesta no decirle hijo de mil putas- inescrupuloso Tomás Delgado Bartolomé reclamará que se lo compense por los daños recibidos.




No sé si hay un Dios. No sé si hay Justicia. Pero si al menos uno de los dos existe, este hijo de mil putas -no me pude aguantar más- no puede salirse con la suya.

En la web encontrarán cientos de sitios que hablan del caso. Basta con poner el nombre de la víctima o de victimario.

Yo les dejo dos links.

El del sitio Pesimista, y el de el Periódico.com donde pueden ver algunos datos.

Verdadero deporte de riesgo

He visto en más de una ocasión bloopers deportivos. En casi todas las disciplinas.

Recuerdo algunos de gente que tenía accidentes en bicicleta; para ser más precisos, mountain bike.




He visto caidas, choques contra gente, árboles, montículos de tierra.

Sé que es un deporte que requiere un excelente estado físico, reflejos y decisión.

Siempre me imaginé que las lesiones serían: rotura de brazos, piernas, caras…

Hoy tuve oportunidad de estar frente a una buena bicicleta de mountain bike.

La bicicleta era una Aurora 750-TSX con cambios y amortiguadores. Daba la impresión de ser muy capaz de aguantar en cualquier terreno.

Bicicleta mountain bike Aurora 750-TSX
Click en la foto amplía en página nueva.

El precio estaba cerca de los $900,=. Algo más de U$S250.=

Cuando me puse a mirarla un poco más detenidamente, caí en la cuenta de que en realidad nunca querría practicar el deporte de mountain bike.

No estaba dispuesto a correr riesgos innecesarios.

Me convencí cuando le presté atención al asiento -sillín-.

Sillin bicicleta mountain bike Aurora 750-TSX
Click en la foto amplía en página nueva.

Me impresionó el diseño… ¿será para evitar cierto tipo de heridas?




No me voy a subir a una para averiguarlo. 🙁