Casamiento y terremoto

El lunes 12 en Sichuan, China, se produjo un terremoto de 7.9 grados, que provocó destrucción y muerte. Nadie espera este tipo de cataclismos, por lo que las cosas de todos los días transcurren con normalidad hasta que se producen estos fenómenos. Muchas veces vemos las tomas de las cámaras de televisión registrando el momento del sismo, pero nunca vi nada parecido a ésto:

Casamiento instantes antes del terremoto de Sichuan, China

Comienza el terremoto

El templo comienza de derrumbarse. Terremoto en Sichuan, China Sigue leyendo

Lalala lalalala

Juro que por más que lo intento, no logro imaginarme quién puede pensar que “tarareando con el teclado”, Google pueda encontrar un tema musical.

Una vez puse un post en donde mostraba que pedían una varita máquina que funcionara de verdad.

Puedo imaginarme que tamaña inocencia puede venir de una criatura pequeña.

Pero suponer que lalala lalalala dará como resultado un tema musical… es demasiado.

Ni siquiera es el famoso “parará papá, parará Pachín”, que mal que mal, tiene una cierta musicalidad.

No puedo saber de qué país hicieron la búsqueda, porque usaron el .com de Google, sin extensión de país (.ar, .es, fr…).

Pero el gran buscador, nunca te va a dejar sin una respuesta… le sugirió 2 lugares. Uno, éste. El otro, un resumen de un partido de cricket entre Australia y World XI (?).

Acá les dejo la imagen de Extreme tracking:

lalala lalalala

Y el resultado de la búsqueda de Google:

Resultado busqueda Google lalala lalalala

¡¿Cómo no se me ocurrió?!

Siempre hay alguien que tiene una idea genial, que quizás no es novedosa, pero que nadie se ha atrevido a llevarla adelante.

Paola Kullok es una de esas personas.

Les voy a poner un ejercicio para ejercitar la imaginación:

Imagínense una escuelita.

Una escuelita privada. Con dos o tres aulas, nada más.

Ustedes son no sólo los directores, sino también los profesores.

Piensen ahora en el alumnado.

Deberán ser únicamente de sexo femenino.

No tienen que imaginarse una escuela de señoritas, pero piensen que puede que haya varias en esa condición (que sean señoritas).

No tiene que haber menores de edad.

¿Qué es lo que pueden querer aprender mujeres hechas y derechas?

Todo lo relativo al sexo.

Cómo satisfacer a sus parejas o a ellas mismas.

Bien, van bien encaminados… pónganse un guardapolvo 😉 y con el puntero en la mano, comiencen a “dar clase”.

Paola… ¡¡¡GENIA!!!

La noticia salió en Clarín. Aconsejo que miren el videíto. Así verán que quizás todavía tengan oportunidad de salir adelante con su propio emprendimiento, aunque sea modesto.

Paola tiene su propia página web, PK Escuela de Sexo, en donde ofrece enseñarle a hombres, mujeres y parejas.

Además, tiene un servicio de fotografía, para que ellas puedan sacarse esas fotos que nunca se animaron a pedirle a la pareja.

Lo que no encontré es un curso introductorio.

En realidad, quiero decir: cómo empezar.

Algo así como: “Mejor aprendelo ahora, antes de que en tu primera vez metas la pata”.

Lo que no aclara la “especialista” es si te da: “garantía de satisfacción, o le devolvemos su dinero”.

Gracias Bernardo.

Felicidades “para todos”




No todo el mundo cree en la Navidad.

Hay creyentes y descreyentes en todo el mundo.

A los que viven desde las zonas cercanas al Ecuador y hasta el sur del planeta, les cuesta trabajo imaginarse a Papá Noel (Santa Claus) con 30º C o más repartiendo regalos vestido como un esquimal pero de rojo.

A los que viven en el Hemisferio norte, ¿cómo no se les ocurrió que con tanto frío, van a dejar apagado el fuego en la chimenea? el traje rojo, ¿será de amianto?.

Más allá de toda discusión, se supone que para esta época, debería reinar un poco de paz, amor y armonía.

Voy a contribuir con un poco de armonía:

Pensando – supongo – en los que creen y en los que no, mi hijo Hernán diseñó ésta tarjeta navideña en Flash inspirada en los personajes de South Park.




Chicas peleando

Tengo una escuela primaria a la vuelta de casa; es pequeña y a ella concurren chicos que en su gran mayoría son humildes, de barrios humildes, y se nota por la ropa que usan, por las palabras que emplean y por la “tonadita” y las frases que repiten hasta el cansancio.

Mi hijo Martín va a otra escuela – VER POST -, que queda a unas 10 cuadras (manzanas) de casa. Todas las tardes lo voy a esperar a la parada del colectivo (ómnibus) y me encuentro con los chicos que salen del cole.

Pero lo que vi ayer, me impactó, me dejó impresionado.

Si bien estoy acostumbrado a que algunos chicos se persigan, se empujen o amaguen con una peleíta, o que a veces haya algún golpecito, la pelea de ayer fue diferente a todas las que había visto hasta hoy, y eso que con mis 46 (¡cuántos!) he visto peleas de todo tipo, cerca de casa tenía dos grandes potreros (terrenos baldíos), uno era Casa Amarilla y el otro el predio donde ahora se encuentra el barrio Catalinas Sur. Varias canchas de fútbol, “montañitas” de tierra para trepar y tratar de capturar o defender del “enemigo”, vegetación abundante para realizar entretenidas expediciones en busca de lo extraño.
Se imaginan que peleas he visto en varias oportunidades, pero la de ayer quiero compartirla con ustedes, quizás sea “normal” o no. Sigue leyendo