Elefante marino en la playa

Estuve pasando unos días en la playa.

Para ser más exactos, en Mar del Tuyú, en la provincia de Buenos Aires, en Argentina.




Fui con Tere y Martín; nos encanta caminar por la playa y en una de las caminatas, Tere -había ido hasta la playa vecina, Costa del Este por la playa para comprar alfajores- y me mandó un mensaje avisándome que cerca del límite entre los dos balnearios había una “foca” en la playa, que podía ir a sacar fotos.

Por supuesto, Martín y yo salimos y a los 10 minutos llegamos y sacamos algunas fotos al elefante marino (Mirounga leonina) según identificaron los de Mundo Marino.
NOTA: Tuve que inhabilitar el link al sitio de Mundo Marino, porque ha sido atacado y es un riesgo entrar allí.

Tratando de descansar en el lugar equivocado, el pobre eligió una playa con gente, perros y cuatriciclos que no hacían más que ruido.

Aguantó muchas horas, porque a eso de las 7 y media de la tarde todavía seguía allí, si bien había cambiado un par de metros de lugar, parece que todo el tumulto no impidió que descansara.

De todas maneras, la gente, que en algunos casos es absolutamente irresponsable, hizo todo lo posible por desoir las indicaciones de los biólogos de Mundo Marino y hacía que los chicos chicos se acercaran para la foto, cerca de la cabeza, como para permitirle al elefante marino alcanzar y morder si se sintiera molestado o amenazado.

El colmo de los colmos fue un guardavidas que llegó junto a una guardavidas y que haciendo gala de su (des) conocimiento sobre el tema, se acercó explicando no sé que cosas sobre lo habitual de la situación y dando muestras de manejo de la cosa y del control de la situación, se agachó y puso sus dos manos en el lomo del elefante marino e intentó acariciarlo.

Por supuesto, el animalito reaccionó y se irguió emitiendo su característico sonido, con la boca bien abierta como si buscara morder a quien estaba molestándolo.

El bañero -a esta altura ya había perdido el estatus de guardavidas- reaccionó velozmente, separándose y estando a un tris de caer de culo.

¡Una lástima, mire!

Hubiera sido una excelente lección para un idiota que haciendo gala de su ignorancia, trata de impresionar a una chica.

Y yo no estaba prerapado para semejante tontería y sólo alcancé a fotografiar cuando el “intrépido” volvió a acercarse al acostarse el elefante marino, eso sí, con un poquito más de respeto -podría decir temor sin riesgo a equivocarme- tal como se ve en la foto.

De todas maneras, en pocos segundos más, se fue del lugar. No sé si para seguir cuidando a los bañistas o para escapar del papelón.

Un consejo: Nunca toquen a ningún animal o insecto si no saben de qué se trata.




Si se van a acercar, dejen una distancia prudencial y manténganse alerta para alejarse si fuera necesario. No se pongan a tiro para no facilitar o provocar un ataque.

Aquí les dejo un videíto para que lo vean holgazanear.

Los infaltables idiotas de siempre

Hay gente que odia el anonimato. Sufren de atazagorafobia.

Suelen hacer todo lo posible por ser notorios, llamar la atención…




Hay gente que es ciega a la belleza. No sufren, porque no saben lo que se pierden.

Suelen pasar de largo ante algo hermoso; arruinarlo o destruirlo sin saber que lo están haciendo.

Hay gente que combina en una sola a las dos anteriores. A ésta la sufrimos todos.

Cuando un atazagorafóbico es además ciego, se convierte en un IDIOTA SIN REMEDIO.

Hace pocos días volví de un viaje a Bariloche.

No lo conocía. Siempre se lo promociona para que sea visitado en invierno, cuando está todo cubierto de nieve y además de esquiar, pueden apreciarse paisajes increíbles.

Sabía que era hermoso en cualquiera de las estaciones del año, porque en más de una oportunidad lo había escuchado y leído.

No sabía cuán hermoso era.

No sólo Bariloche, sino los parajes vecinos. Esa zona de Argentina está llena de parques nacionales. Difícil de explicar o mostrar en fotos. Hay que ir y ver.

En Bariloche existe -en una isla en el lago Nahuel Huapi- el único bosque de arrayanes del planeta.

Es un árbol de lento y difícil crecimiento, por lo que otras especies de árboles, de crecimiento más veloz, impiden que puedan crearse bosques. Al estar en una isla, sin “contaminación” de especies foráneas, el arrayán puede darse el lujo de crecer lo suficiente en tamaño y cantidad como para formar un bosque.

La isla entera es un parque nacional. Para transitar por ella y poder contemplar los árboles, existen pasarelas por encima del suelo para evitar que la gente pueda pisar un retoño de arrayán y lo destruya.

A pesar del cuidado que ponen los guardaparques, siempre están los IDIOTAS SIN REMEDIO que con algún elemento punzante tallan sus nombres en árboles centenarios que no se reproducen fácilmente.

Tan así es la cosa, que en uno de los árboles (con un montón de talladuras) hay un letrero que pide a los visitantes que no tallen ningún otro, para no estropear la belleza del paisaje ni estropear a los árboles protegidos. Lamentablemente no saqué una foto del cartel, porque había quedado muy atrás y ya no me quedaba mucho más tiempo en la isla, porque faltaba poco para que zarpara el catamarán con el que había llegado y que era el último del día.

Seguí caminando, admirando, disfrutando, fotografiando y cuantos “ando” se les puedan ocurrir, y de pronto me encuentro con otro árbol tallado. Sí lo fotografié.

bariloche-bosque-de-arrayanes-44

A poco de andar, otro más. Y sin ponerme a buscar, por lo que imagino que deberían ser varios más los dañados.

bariloche-bosque-de-arrayanes-46

No es el único lugar de mi país que ha sido mancillado por los IDIOTAS SIN REMEDIO.

Volviendo (fui y vine en ómnibus), desde la ventanilla pude registrar otro tipo de ataque a la belleza:

dscn4160

Hecho simplemente para arruinar un hermoso paisaje.

dscn4159

Si alguno de los que están leyendo este post alguna vez han hecho algo así, presten atención a lo que les voy a decir:

Independientemente de lo profundo que cortajeen un árbol, o del tamaño de la letra o del color de la pintura, seguirán siendo anónimos.
¿Acaso alguien puede saber quién fue Mato -o algo así- el grabador del arrayán protegido?
¿Podrían identificar a Clau, Ale y Aylén, que con pintura color celeste quisieron inmortalizarse en la roca?
Nunca nadie podrá saber quién fue el que lo hizo.
Simplemente sabemos que pertenecen al grupo de los IDIOTAS SIN REMEDIO.
No se preocupen. Tiene cura. Pero tienen que poner un poquito de parte de ustedes.




Cuando estén a punto de colocar sus nombres, piensen que el que venga detrás nunca sabrá que son ustedes.
En todo caso, pongan además de sus nombres, su domicilio, su número de documento y si es que usan pintura, traten de dejar su huella de dígito pulgar derecho para conocerlos mejor.
De esa manera, si las autoridades tienen la facultad de hacerlo, podrán ir a buscarlos para juzgarlos por el delito que han cometido y hasta es posible que salgan en algún noticiero, que ahora con esto de la globalización pueden hacerlos famosos mundialmente.
Si no quieren llegar a tanto, sencillamente no pinten, ni tajeen ni hagan nada que destruya un paisaje o algo que por ley esté protegido.
Van a seguir siendo anónimos, pero van a poder comentarles a sus hijos y nietos algún día que ustedes, habiendo tenido la oportunidad de hacerlo, decidieron apostar por la belleza y la salud del medio ambiente y no lo hicieron.
Para esos chicos, siempre serán sus héroes.
Esa clase de fama es por mucho superior a cualquier otra.

En la medida que Flickr -no tengo una cuenta paga- me permita subir fotos, iré agregando más. Si quieren ver las fotos de Bariloche que saqué…

Vacaciones en Huerta Grande

Estuve unos días en Córdoba (Argentina) en la localidad de Huerta Grande.




Paramos en el Hotel Huerta Grande (para verlo en Google Maps, hacer click aquí). Las habitaciones eran comunes: alfombradas, tv por cable, pero sin teléfono en el cuarto. Piscina grande, pileta para los más chicos, cancha de bochas, fútbol y tenis; salón de juegos con pool, metegol (ambos a $1,= el partido) y dos mesas de ping pong y un gran terreno detrás. En los días en que yo estuve no había internet porque me dijeron que habían llevado las computadoras a arreglar, que los chicos, jugando jueguitos online las habían hecho pelota…

Si piensan en tomarse unas vacaciones para desenchufarse de la locura de la ciudad, no duden en ir a Huerta Grande.

Las 2 o 3 atracciones menores que podrían ver, se encuentran desde hace un año inaccesibles porque se encuentran en tierras privadas y sus dueños las han cercado.

Para disfrutar de las vacaciones, recomiendo el siguiente equipo: Uno o dos libros + un MP3 de 2 Gb + anteojos para sol + traje de baño + cámara de fotos (con macro) para fotografiar insectos extraños y coloridos + -imprescindible- un cargador de pilas.

Altamente recomendable: Casa Irwo para tomarse unos exquisitos helados artesanales disfrutando de la vista desde su terracita. Además tienen gran cantidad de productos elaborados por ellos mismos que son exquisitos y que en próximos posts mencionaré después de haberlos degustado a todos.

Acá les dejo el video que tomé con mi cámara de fotos -sin sonido- tomando mi helado de chocolate y dulce de leche.

Algunas fotos del hotel. Si hacen click en las fotos, abren en tamaño grande en página nueva

Hotel Huerta Grande - Entrada desde la calle-ruta Hotel Huerta Grande - Galería y jardin delanteros

Hotel Huerta Grande - Vista desde mi habitación Hotel Huerta Grande - Vista desde el balconcito de mi habitación

Hotel Huerta Grande - Vista mañanera desde mi habitación Hotel Huerta Grande - Vista desde los terrenos traseros

Hotel Huerta Grande - Martín entre las dos piscinas Hotel Huerta Grande - Martín saliendo de la piscina

Hotel Huerta Grande - Teresita haciendo la plancha Hotel Huerta Grande - Galería trasera a pleno sol

Hotel Huerta Grande - Segundos antes del diluvio - 2 horas de lluvia Hotel Huerta Grande - Galeria trasera durante la lluvia




Al llegar a casa, me di cuenta de que en el trayecto desde la estación de micros de Liniers perdí mi Palm Tungsten con una tarjeta de 1 Gb. 🙁

CHEEEE… MARRONE!

Este post viene con un pedido solidario al final.

Aunque no lo puedan creer, Marrone quiere iniciarle acciones legales a mi esposa.

Es en serio.

Les hago una breve reseña:

Teresita, tal como puse en el post …¿ Y a donde los llevo?, trabaja en dos obras de teatro infantil que se están presentando en la ciudad de Avellaneda en estas dos semanas de vacaciones (escolares) de invierno.

Como los políticos siempre usan a la gente, aprovechan todas las oportunidades posibles para hacer “campaña”. Puede ser que sea muy bien intencionada, pero como dice el refran, “el camino del infierno está sembrado de buenas intenciones”.

El teatro Roma, en medio de una representación, se vio invadido por una horda de personas que haciendo sonar bombos, irrumpió en la sala llevando a una gran cantidad de niños para que pudieran disfrutar de una obra de teatro especialmente dirigida a ellos.




Como se imaginarán, se armó un revuelo que generó la salida de todos los espectadores que habían abonado su entrada, que por más que se fueron con el dinero, porque por supuesto se les devolvió la entrada, se vieron envueltos en un ¿escándalo?, ¿mitin? en el que no querían participar.

Enojada, mi esposa escribió un post en donde reflejaba los hechos y daba su opinión al respecto.

Éste es el texto:

Ayer arrancó vacacionarte en Avellaneda.
Nuestro elenco, Alma de Avellaneda, había debutado un día antes con Pinocho.
Como ya creo haber comentado vamos a tener tres funciones diarias, dos en el Teatro Roma y una en el María Luisa Robledo.
Pero a último momento la Secretaría de Cultura nos canceló una función del día de hoy y nos sumó la misma ayer. Por lo tanto cumplimos nada menos que cuatro funciones.
Desde ya que quedamos de cama, no hubo tiempo de recuperación entre una y otra, tan pronto se terminaba la primera empezaba la segunda y así sucesivamente.
En verdad Avellaneda resulta un centro cultural importante, lástima que encontramos una de cal y otra de arena.
Si bien durante todo el año y en especial en vacaciones de invierno hay muchas y variadas propuestas, la organización y la difusión en muchos casos deja que desear.
El colmo del desorden lo experimentamos ayer, nosotros y el público que asistió a la función de las 13.45 hs.
En medio de la misma irrumpieron en el teatro los secuaces del Secretario de Cultura, Hugo Carusso.
Como podrán leer en la nota adjuntada “vacacionarte” el lanzamiento de este ciclo se daba en la plaza Alsina a las 13.30 hs.
Pero los muchachos del partido político que gobierna nuestra ciudad, llegaron al teatro tocando bombos e hicieron ingresar a cientos de chicos en plena función.
El mismo secretario hizo interrumpir abruptamente ésta, el público abucheó, nuestra directora Mónica Magrini salió a dar las disculpas pertinentes, eso sí en forma medida, no se puede ir sobre la autoridad con el riesgo de quedar sin trabajo.
Por supuesto que el verdadero responsable no dio la cara, como buen político se escondió en su madriguera.
Cuando retomó la obra, el teatro estaba lleno de chicos, invitados por el municipio, pero la gente que había abonado su entrada se había retirado.
Hubo que remontar el mal trago pero todo salió artísticamente muy bien por suerte.
Por mi parte, disfruto mucho el poder llevar una sonrisa a los niños, y me alegra sobremanera que los chicos más humildes tengan la posibilidad de acercarse.
Pero sí quiero aclarar que por esto nosotros, los artistas, no cobramos un peso y es más, las entradas que el público había abonado fueron devueltas.
Este post lo escribo con bronca, mucha bronca, porque los politiqueros nos usaron, usaron a los chicos invitados con fines espurios, y le faltaron el respeto al elenco, al público y al espéctaculo en general.

Hace un par de horas, Teresita regresa del teatro, y comenta que el director del teato Roma, Arturo Marrone, la increpó por el post que ella había puesto en su sitio personal.

La amenazó con iniciarle acciones legales por lo que había escrito.

Sintió que cuando se menciona en el post a los secuaces, se lo estaba involucrando. Que eran términos ofensivos.

secuaz.
(Del lat. sequax, -ācis).
1. adj. Que sigue el partido, doctrina u opinión de otro. U. t. c. s. U. m. en sent. peyor.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados




Y sí, el sentido peyorativo que se le da a la palabra es más que adecuado. Permitió y/o justificó el desprecio por el público, los actores y todo el personal que trabaja para que esas obras sean puestas en escena.

La sensación que me queda es que lo que está mal, no es el acto en sí, sino el comentarlo. Nadie se enoja con el secretario de cultura, educación y promoción de las artes de Avellaneda, Hugo Caruso, que llegó con los manifestantes y el público infantil al teatro, sino con quienes no están de acuerdo con que las cosas sean mal hechas.

Sigan dándole a los chicos que no tienen, lo que todos los chicos merecen. Pero también merecen recibir respeto y educación.

Ahora, EL PEDIDO SOLIDARIO.

Quisiera que todos aquellos que tengan un sitio personal, se hagan eco de ésto, porque siempre queda la horrible sensación de que hay una amenaza – de toda índole – flotando por ahí cuando los políticos están de por medio.

No sea cosa que porque demos nuestra opinión en contra de los que están en el poder – de turno – nos veamos de alguna manera perjudicados.