¡Juro que yo no fui!

Quiero dejar bien en claro que yo no soy quien puede parecer que sea… o algo así 8-[

Hace poco tiempo escribí un post en el que hablaba de una plaza de Avellaneda, la Plaza de la Integración, en el que comentaba que las esculturas de hierro me parecían muy peligrosas para los chicos.




Hubo gente que se enganchó, algunos bien, otros más o menos y otros mal.

Respondiendo a un comentario, hice referencia a la vecina Plaza Ucrania, que ya en ese momento se encontraba en proceso de remodelación.

La Plaza Ucrania vista desde la Plaza de la Integración; puede verse en primer plano una de las estatuas que me parecen peligrosas.

Plaza Ucrania desde Plaza de la Integracion
Click en la foto la amplía.

La Plaza Ucrania a la que le “extirparon” juegos y árboles.

Plaza Ucrania arrasada
Click en la foto la amplía.

Los pocos árboles que quedaron en la Plaza Ucrania están del lado de la Avenida Belgrano.

Plaza Ucrania y los arboles que quedaron
Click en la foto la amplía.

La noticia aparecida en el diario La Ciudad (El Diario de Avellaneda) me involucra directamente con la Plaza Ucrania.

Si se armó un pequeño despelote porque criticaba las estatuas echas de hierro con bordes filosos y puntas, qué va a pasar cuando se re-inaugure la Plaza Ucrania y lean quién es el autor de las estatuas que van a instalarse allí.

Aclaro que mis dotes esculturales o esculturosos o esculturísticos o como sea que se deba decir, se limitan al área de San Clemente, donde sí he participado con un par de discípulos míos (mis hijos) de la construcción de esculturas efímeras en la playa.

Por supuesto, las mías no merecieron ni una mísera fotografía, en cambio, las de mis aprendices sí.

Hernán y Martín creando su propio Ghiza.

Hernan y Martin creando su propio Ghiza
Click en la foto la amplía.

“Vista aérea” del Ghiza de Hernán y Martín.
Vista aerea del Ghiza de Hernan y Martin 01
Click en la foto la amplía.

Otra “vista aérea” del Ghiza de Hernán y Martín.
Vista aerea del Ghiza de Hernan y Martin 02
Click en la foto la amplía.

Última “vista aérea” del Ghiza de Hernán y Martín.
Vista aerea del Ghiza de Hernan y Martin 03
Click en la foto la amplía.

NO TENGO NADA QUE VER CON LAS ESCULTURAS DE LA PLAZA UCRANIA DE AVELLANEDA




Perdón que lo grite, pero quiero que quede bien claro.

O bien es un error del periódico, o es una muy lamentable (para mí) coincidencia de nombres y localidades. Descarto la intencionalidad de parte del medio gráfico.

Lapsus

Navegando un poco por ahí y otro poco por allá, a veces encuentro cosas muy interesantes.




Cuando vi este corto de Juan Pablo Zaramella, supe inmediatamente que iba a terminar en mi sitio.

Esta pequña obra maestra se titula Lapsus.


Si les interesa saber más del autor, pueden ir al sitio oficial de Juan Pablo Zaramella. Está en español e inglés.




Y ¡oh curiosidad! es egresado del Instituto de Cine de Avellaneda como Director de Cine Animado.

El origen de la sicalipsis

Desde hace un tiempo que estoy suscripto al boletín de noticias de El Castellano, que se define como La página del idioma español.




Recibo periódicamente noticias referidas a nuestro idioma y un informe llamado La palabra del día, donde puede conocerse la etimología de palabras que -en la mayoría de los casos- usamos diariamente sin saber cuál es su origen.

Normalmente el informe es interesante, aunque a veces, puede resultar sumamente entretenido, por no decir divertido.

En el día de hoy recibí el boletín, que me arrancó una carcajada espontánea.

Fíjense si a ustedes también les causa gracia:

LA PALABRA DEL DÍA

sicalipsis

Significa ‘picardía o malicia referente a temas sexuales’. Este vocablo fue formado arbitrariamente por yuxtaposición de las palabras griegas sykon (higo) y aleipsis (frotar, untar) con base en alguna idea que dejamos librada a la imaginación de cada lector.
Decimos ‘arbitrariamente’ porque la palabra no nos llegó por cierto desde el griego sino que aparece registrada por primera vez en el anuncio de una obra pornográfica publicado en 1902 en el diario El Liberal, de Madrid. El uso más frecuente no es el sicalipsis sino más bien del adjetivo sicalíptico que, más allá de la definición académica reseñada al comienzo, significa ‘obsceno’ o ‘pornográfico’.





Para los que quieran suscribirse al boletín de noticias, pueden hacerlo en El Castellano.

Es preferible que sus hijas no estudien…

… a que lo hagan en el Colegio Mayor Olabidea de Pamplona.




No me importa en lo absoluto qué nivel académico puedan alcanzar en sus aulas. Lo que sí pude ver -y muy clara y gráficamente- es el nivel intelectual y la incapacidad para avergonzarse de las cosas que hacen.

Creo que la culpa de todo la tiene el Opus Dei. Porque es una obra corporativa de la Prelatura del Opus Dei: una iniciativa de personas de esta institución. Al menos éso es lo que reza 🙂 en la descripción del Quienes somos.

Pueden creer en lo que les estoy diciendo, lo que agradezco, porque demuestra que confían en mí; pero si así no lo hicieren, simplemente tómense apenas algo más de 3 minutos y compruébenlo por ustedes mismos.

Es una obra que han puesto en escena sus alumnas y se llama: La oveja Naranja, es un ¿villancico? – El video se puede encontrar buscando La oveja naranja.




El BEEHEHEHEHEEE no podía faltar.

Lo vi en El Confidencial.

NOTA:

El link al inicio del post está roto, porque el sitio está infectado con virus, por eso lo deshabilité.

NO RECOMIENDO ENTRAR

PELIGRO: Un monstruo anda suelto en España

No cualquiera tiene el dinero para comprarse un Audi A8.

No muchos pueden afrontar los gastos -impuestos, mantenimiento, seguro- de un vehículo de ese tipo.




Sólo unos pocos pueden subirse a un vehículo tan potente sin volverse imprudente.

Pero sólo uno reúne todas las características para tenerlo, mantenerlo, volverse imprudente, y como si éso no fuera bastante, convertirse en un HIJO DE MIL PUTAS.

Pido perdón por el exabrupto, a la madre del mencionado y a mis lectores, pero no se me ocurre ningún otro calificativo para una persona de la calaña de Tomás Delgado Bartolomé.

El 26 de agosto de 2004, Enaitz Iriondo de 17 años fue atropellado por Tomás Delgado Bartolomé, que según algunas pericias iba a unos 170 km/h, provocándole instantáneamente la muerte.

El examen de alcoholemia se le realizó al conductor 1 1/2 hora después, dando un porcentaje cercano al de inhabilitación para circular.

En definitiva, a las autoridades les importó más que Enaitz no llevara chaleco reflectante ni casco en el momento del accidente, que verificar la aptitud del asesino y a qué velocidad se desplazaba.

Ahora, 4 años más tarde, el -casi digo hijo de mil putas- desalmado Tomás Delgado Bartolomé ha iniciado juicio a los padres del adolescente por los daños que ha sufrido su automóvil.

Alguien capaz de declarar a la prensa:

“Yo soy el único…, vamos, somos dos los perjudicados, al chaval le pasó lo que le pasó, pero yo soy el segundo o quizá el primer perjudicado”.

no se lo puede dejar suelto por la vida así nomás.

En algún lado debe haber una ley que permita que pueda ser sancionado por el asesinato de un adolescente y por la posterior tortura a sus padres, más el intento de robo de 20.000 euros.

La cárcel más un pago por resarcimiento a la familia del chico, más una multa multimillonaria -hasta dejarlo sin un centavo- para obras de bien público como podría ser un programa de concientización de conductores adinerados e inescrupulosos (en potencia), sería lo que calmaría un poco mi indignación.

El próximo miércoles comenzará el juicio en el que el -cómo me cuesta no decirle hijo de mil putas- inescrupuloso Tomás Delgado Bartolomé reclamará que se lo compense por los daños recibidos.




No sé si hay un Dios. No sé si hay Justicia. Pero si al menos uno de los dos existe, este hijo de mil putas -no me pude aguantar más- no puede salirse con la suya.

En la web encontrarán cientos de sitios que hablan del caso. Basta con poner el nombre de la víctima o de victimario.

Yo les dejo dos links.

El del sitio Pesimista, y el de el Periódico.com donde pueden ver algunos datos.