Cofrades del Santisimo Sacramento, Cristo los esta mirando

Cofrades del Santisimo Sacramento - Cristo los esta mirandoClick en la foto la amplía.

Me ha sucedido en más de una oportunidad, que he sacado una foto y mucho tiempo después, descubro que en la foto hay algo que no vi al momento de disparar.

Ya me ocurrió una vez, al revisar (por enésima vez) las fotos que saqué en la carrera de los 200 km de Buenos Aires en el 2005, y que agregué al slide show posteriormente, por lo que quedó en primer lugar.




Lo que fotografié en ese momento no era la actitud ensimismada del chico, sino una foto desde boxes que mostrara lo que es esperar a que alguno de los autos llegue para cambio de piloto o reparaciones. Tenía una foto divertida y durante muchos meses ni me había enterado.

Lo mismo sucedió con la foto que saqué en la Catedral Metropolitana la tarde/noche del 17 de abril de 2001, en donde sólo buscaba una imagen de un grupo de personas, de las que no tenía ninguna idea quiénes eran hasta ese momento, pero que me llamaron la atención como para sacar una foto.

La toma es desde el lado opuesto de la nave de la Catedral, sin flash, con un importante acercamiento y “a mano alzada”, factores que contribuyeran a que la toma no fuera lo nítida que me hubiera gustado.

En el grupo, dos están mirando a la cámara, uno parece ensimismado en sus pensamientos y los restantes se encuentran conversando entre ellos.

Detrás está la imagen de Jesús, que pareciera que los estuviera observando.

Siento que alguno de los rostros transmiten un mensaje que yo libremente interpreto, incluyendo a Cristo, que no sólo tiene expresión en su cara, sino que sus manos también me dicen cosas.




Es por estos motivos que publico la foto, no por su calidad técnica, sino por el o los mensajes que pueden transmitir al observador los retratados.

Una pregunta me surge: ¿saco este tipo de fotos sin saber que las estoy sacando, o de alguna manera sé inconcientemente que todo eso está ahí y que en algún momento me daré cuenta?

Gracias a Luis por la marca de agua y un poquito de “fotoshó” blureando las flores.

Edificios destruidos

En el afán por buscar fotos impactantes que reflejen el espíritu humano de destrucción, he recorrido muchos lugares por todo el planeta, encontrando dondequiera que fuese señales de esa tendencia a hacer trizas lo que otros han construido.

Fue en Europa del Este que hice estas fotos.

¿El lugar?

Ni lo recuerdo bien ni me interesa.

¿La fecha?

Otro dato que no viene al caso.

Simplemente su vista me sirve como ejemplo de lo que el hombre puede hacer.

Estos edificios a punto de desmoronarse me hicieron sentir insignificante, no sólo por estar a muy poca distancia de su colosal volumen, sino por la sensación de miedo constante de que comenzara a caer mientras los recorría.




Seguramente no quedan registros de quiénes habitaron en su interior; ni siquiera había rastros de animales o alimañas que hayan buscado refugio.

Es ahora, mientras estoy escribiendo esto, que me doy cuenta de que debí haber corrido un gran peligro al aventurarme entre los escombros, porque los animales saben o presienten el peligro inminente y se alejan; los hombres desoimos esos mensajes y cometemos locuras como la que yo cometí al recorrer edificios a punto de caer.

Les muestro y comento las fotos:

Tuve que acercarme para cerciorarme que lo que a la distancia parecía un rostro, no lo era.

Tal vez el alma de la última persona que pisó el edificio antes de su destrucción quedó atrapada en las ruinas y aún no se ha ido.

Sea lo que sea, insisto en que en ese pedazo de muro hay un rostro que grita.

Click en la foto la amplía.

Sigue leyendo

¿Qué fue lo que fotografié?

Hace unos minutos, alrededor de las 19:45 estaba con mi cámara tratando de hacer algunas tomas “artísticas”, probando ángulos para fotografiar gente caminando frente a una pared llena de graffittis y tratando de ver qué ángulo era el más conveniente para que no aparecieran sus rostros, cuando luego de dos tomas -que tuve que retocar porque aún no había podido encontrar el lugar justo-, levanté la vista -estoy parado mirando al sudeste- y vi algo oscuro que volaba, y que no me parecía el helicóptero pequeñito de color negro que había pasado unos instantes antes, por lo que decidí usar mi cámara para ver qué era.




Es una cámara pocket, Canon Power Shot A650 is con 6x de zoom y utilizando el zoom electrónico, llega a 24x.

Aquí les dejo la secuencia de 4 fotos que le saqué al objeto con sus respectivas ampliaciones.

Primera foto:

Ampliación a tamaño real de la imagen

Segunda foto:

Ampliación a tamaño real de la imagen

Tercera foto:

Ampliación a tamaño real de la imagen

Cuarta foto:

Ampliación a tamaño real de la imagen

Aquí puede verse el cartel publicitario completo, que aparece parcialmente en la foto anterior para que tengan una idea de los tamaños.

Y usando Google Maps, mi ubicación al momento de sacar las fotos, el cartel publicitario y la distacia entre ambos.

La ubicación exacta en:
Google Maps.




Puedo suponer que era un globo, que vaya a saber uno por qué se veía así, pero no sé… si alguien con información y formación -si es posible- fotográfica pudiera darme una mano, lo agradecería.

No creo en seres invisibles, todo luz o espiritus iluminadores. Los fenómenos físicos deben tener explicaciones físicas.

Las creencias sin fundamento son sólo éso: creencias.

Tilt-Shift: Miniaturas que no son

En fotografía se pueden hacer muchas cosas, tales como eliminar imperfecciones en las fotos de las modelos hasta convertirlas en seres perfectos, hasta transformarlas en monstruosas criaturas.

Podemos hacer que una foto tomada el día anterior parezca hecha cien años atrás.

Pero lo que me está fascinando últimamente es una técnica llamada tilt shift.




Los que recordamos haber jugado con soldaditos o autitos a escala, recordaremos que parecían -si cerrábamos un ojo, por ejemplo- objetos reales vistos a la distancia.

Pues bien, con esta técnica de tilt shift,los objetos reales vistos a la distancia parecen juguetes a escala.

He aquí una muestra para que entiendan a qué me refiero:

Tienen un cierto aire de irrealidad, ¿no?

Imagínense ahora poder hacer un video que nos dé un efecto igual… sería maravilloso!

Pues bien, ya se puede hacer.

Vean:

The Sandpit from Sam O'Hare on Vimeo.

Me encanta la magia de estas imágenes, tanto las fijas como las del video.

Las fotos las encontré aquí.




Los auteres de las fotos, en orden de aparición:

Nº 1

Nº 2

Nº 3

Nº 4

Nº 5

Nº 6

Nº 7

El video aquí.

Cristina Fernández expone

Cris (nada que ver con la presi), tiene pasión por la fotografía.




Con su cámara no profesional, se dedica a fotografiar de todo.

Ha sacado excelentes fotografías.

Participa en varios grupos en Flickr.

Y precisamente de uno de esos grupos, la invitaron a presentar uno de sus trabajos: Tango en La Boca.

Cris y su foto.

Cris y su foto.

Trabajamos en la misma oficina, y el primer día de la muestra, al salir de la oficina, todos nos fuimos para allá.

Cris y coladas en la foto: Ernes y Clau

Cris y coladas en la foto: Ernes y Clau

La exposición es en un bar-museo-escuela a 2 cuadras de la estación Federico Lacroze de la lína B del subte.

Vitrinas con cámaras y proyectores desde los principios de la fotografía.

No usar para fotografiar presidentes

No usar para fotografiar presidentes

Todas las mesas son pequeñas vitrinas, por lo que darse unas vueltas por el bar, es pasar de asombro en asombro.

Mesas exhibidoras

Mesas exhibidoras

En el sótano funciona la escuela de fotografía, donde se aprende a hacerlo del modo “antiguo”.

Lo pasamos bárbaro. Vale la pena ir. Total de lunes a sábado está abierto de 8 a 24.

No vayan los domingos.

No vayan los domingos.






Por problemas técnicos, no pude poner antes este post. Apúrense a ir, que termina a fin de mes.