MONSTRUOS

Este es un largo post con fotografías impactantes al final en contra de:

La guerra.
El asesinato.
La locura.
La destrucción.
El odio.
La impunidad.

holocausto-judio-y-genocidio-palestino-11

Cuando hoy leí la noticia online en el diario Clarín, decidí que este post, que estaba en duda de realizar, tenía que ver la luz.




Denuncian que el ejército israelí ordenó disparar sobre socorristas

Fue durante el operación “Plomo Fundido” en la Franja de Gaza. Una hoja con la frase “Reglas de enfrentamiento: disparar también contra los rescatistas” sería la primera prueba escrita tras las confesiones de soldados que conmocionaron al país.

El ejército israelí dio órdenes a sus soldados de disparar contra servicios de rescate y socorristas de la Franja de Gaza, durante el operativo militar “Plomo Fundido”, según informó hoy la prensa local.

Según un reportaje del diario Haaretz, una hoja escrita en hebreo en la que aparece la frase “Reglas de enfrentamiento: disparar también contra los rescatadores” podría convertirse en la primera prueba escrita de este hecho, que además de las confesiones de soldados, conmociona la opinión pública del país.

No obstante, un oficial israelí reservista que no participó en el operativo “Plomo Sólido” declaró al periódico que la nota encontrada es una orden de un oficial de baja graduación transmitida antes de la sesión informativa diaria para los soldados.

La hoja, titulada “Evaluación situacional”, fue encontrada por un investigador de campo del Centro Palestino para los Derechos Humanos en la casa de la familia de Sami Dardone, en Jabal al Rayes, al este de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza.

Previamente, existían indicios que apuntaban a que los soldados israelíes disparaban contra los rescatistas, lo que provocó la muerte de palestinos heridos o desangrados o que quedaron aislados, informó la agencia de noticias Europa Press.

Además, los cadáveres permanecieron en las calles durante días o incluso semanas ante la imposibilidad de rescate. En total, la operación se saldó con la muerte de 1.434 palestinos muertos y más de 5.000 heridos, según datos palestinos.

Fuentes militares, sin embargo, indicaron a Haaretz que no se trata de “un documento oficial firmado por un mando concreto y el Ejército no puede comentar fragmentos de frases anotadas en un trozo de papel”.

Fuente: Télam

Sigue leyendo

De víctimas a victimarios

Hace ya bastante tiempo que quería tocar hablar de ésto.

Viendo lo que está sucediendo en estos momentos en la Franja de Gaza, y observando las imágenes y leyendo algunas de las noticas, no consigo entender cómo Israel está haciendo éso.




Hace no mucho tiempo -todavía quedan víctimas- una nación, la Alemania nazi invadía Polonia, comenzaba a perseguir a los judíos, más tarde invadió otras naciones y comenzó la matanza de judíos. La famosa “solución final”.

Cualquiera imaginaría que para los judíos, la idea de volver a pasar por lo mismo les debe helar la sangre seguramente.
Sigue leyendo

No digas que no te avisé…

Quizás si Jessica Loza pudiera volver para decir algo, ésas serían las palabras que le diría al superior que la obligó a ocupar su puesto en la caja del supermercado.

Muchos no sabrán de qué estoy hablando.




El domingo pasado, 24 de agosto, Andrés Maximiliano González pasó de las amenazas a los hechos y asesinó a su ex pareja mientras ella estaba en su puesto de cajera de un supermercado de la cadena Coto en el barrio de Boedo.

En un viejo post mío que habla sobre el dueño de esta cadena de supermercados, varios empleados y ex empleados, dejan sus comentarios sobre lo que pasa y lo que no dentro de la empresa.

María F., que trabaja como cajera en esa empresa, dejó un comentario/homenaje sobre el asesinato de su amiga, donde comenta entre otras cosas, que ella pidió no bajar a la línea de cajas, porque su ex la había amenazado de muerte ese mismo día.

Difícilmente jefe o gerente alguno de una gran empresa haga caso a una empleada que solicita no ocupar su puesto porque ha sido amenazada por su ex pareja.

Creo que no sólo está la presión por parte de los dueños, sino la dificultad de creer que algo así vaya a suceder. No tenemos conocimiento de muchos casos de asesinato con estas características como para imaginarnos que justo vaya a suceder en nuestro lugar de trabajo.

Luis comenta que seguramente un “compañero de trabajo” antepuso la obsecuencia a una vida humana. Puede ser también que algo así esté “institucionalizado” en la empresa y que volverá a suceder si se presentan nuevamente las mismas condiciones.

Tampoco imagino a una sucursal de una cadena de supermercados cerrando en señal de duelo. Ni por la muerte del dueño van a cerrar.

No quiero que lo que estoy diciendo se interprete como justificación alguna para nada de lo que ha sucedido.

Nadie cree que las amenazas lleguen a convertirse en hechos. Ni siquiera la justicia.

¿Qué hubiera sucedido si Jessica Loza no hubiese sido “obligada” a ocupar su puesto en la caja?

Quizás no hubiese sido asesinada alrededor de las 13 horas del 24 de agosto de 2008, sino en el horario de salida.

Tal vez su ex pareja encontrase otra oportunidad de dispararle al día siguiente, o la semana entrante o cuando fuera.

Es más que evidente que Andrés Maximiliano González estaba fuera de control cuando le disparó repetidamente a su ex y luego se disparó en la sien. Me da la impresión de que el final de la historia podría cambiar de día y hora, pero no de desenlace.

Ahora quedan dos criaturas de 3 y 7 años sin madre ni padre. Son los que terminan a la postre más perjudicados. Siempre son los hijos pequeños los que pagan el precio más alto en estos casos de locura extrema.




No es, ni será éste el primero y último caso en el que una pareja termina de esta manera con su relación.

Sería bueno que a quienes competa legislar para evitar este tipo de tragedias, pusiesen empeño en buscar verdaderas soluciones de fondo. Quiero creer que a alguien debe interesarle este tema.

Para los que quieran saber algo más (no mucho), pueden ver la noticia en el diario Clarín.

PELIGRO: Un monstruo anda suelto en España

No cualquiera tiene el dinero para comprarse un Audi A8.

No muchos pueden afrontar los gastos -impuestos, mantenimiento, seguro- de un vehículo de ese tipo.




Sólo unos pocos pueden subirse a un vehículo tan potente sin volverse imprudente.

Pero sólo uno reúne todas las características para tenerlo, mantenerlo, volverse imprudente, y como si éso no fuera bastante, convertirse en un HIJO DE MIL PUTAS.

Pido perdón por el exabrupto, a la madre del mencionado y a mis lectores, pero no se me ocurre ningún otro calificativo para una persona de la calaña de Tomás Delgado Bartolomé.

El 26 de agosto de 2004, Enaitz Iriondo de 17 años fue atropellado por Tomás Delgado Bartolomé, que según algunas pericias iba a unos 170 km/h, provocándole instantáneamente la muerte.

El examen de alcoholemia se le realizó al conductor 1 1/2 hora después, dando un porcentaje cercano al de inhabilitación para circular.

En definitiva, a las autoridades les importó más que Enaitz no llevara chaleco reflectante ni casco en el momento del accidente, que verificar la aptitud del asesino y a qué velocidad se desplazaba.

Ahora, 4 años más tarde, el -casi digo hijo de mil putas- desalmado Tomás Delgado Bartolomé ha iniciado juicio a los padres del adolescente por los daños que ha sufrido su automóvil.

Alguien capaz de declarar a la prensa:

“Yo soy el único…, vamos, somos dos los perjudicados, al chaval le pasó lo que le pasó, pero yo soy el segundo o quizá el primer perjudicado”.

no se lo puede dejar suelto por la vida así nomás.

En algún lado debe haber una ley que permita que pueda ser sancionado por el asesinato de un adolescente y por la posterior tortura a sus padres, más el intento de robo de 20.000 euros.

La cárcel más un pago por resarcimiento a la familia del chico, más una multa multimillonaria -hasta dejarlo sin un centavo- para obras de bien público como podría ser un programa de concientización de conductores adinerados e inescrupulosos (en potencia), sería lo que calmaría un poco mi indignación.

El próximo miércoles comenzará el juicio en el que el -cómo me cuesta no decirle hijo de mil putas- inescrupuloso Tomás Delgado Bartolomé reclamará que se lo compense por los daños recibidos.




No sé si hay un Dios. No sé si hay Justicia. Pero si al menos uno de los dos existe, este hijo de mil putas -no me pude aguantar más- no puede salirse con la suya.

En la web encontrarán cientos de sitios que hablan del caso. Basta con poner el nombre de la víctima o de victimario.

Yo les dejo dos links.

El del sitio Pesimista, y el de el Periódico.com donde pueden ver algunos datos.

Por un futuro mejor

Ayer fui a la marcha convocada por CTERA, CTA y ATE en repudio al asesinato del profesor Carlos Fuentealba.

Miles de personas manifestaron su indignación por la muerte de un profesor que en una protesta salarial en la provincia de Neuquén fue asesinado cuando a través de la luneta del automóvil en que viajaba, una granada de gases lacrimógenos disparada desde muy cerca le dio en la cabeza.

No voy a referirme aquí al asesinato, que ya bastante difusión tiene, sino a otro aspecto.




La protesta social, no está cargada de política partidaria.

Éso se ve en la heterogeneidad de los que participan de las marchas y en el hecho de que son protestas pacíficas.

Al acercarme al lugar del acto, me tocó pasar por donde estaban los partidos de izquierda. Por ser el acto en una zona céntrica, las calles están llenas de negocios; casi todos parcialmente cerrados.

Por donde estaban los convocados por las agrupaciones de trabajadores no alineadas a ningún partido político, los negocios seguían abiertos.

Estuve al pie del palco y luego me corrí unos metros hacia la mitad de la manzana, y me llamó la atención un quiosquito que tenía sus exhibidores que llegaban hasta la vereda misma, repletos de golosinas.

Era muy difícil desplazarse, pero la gente se acercaba para comprar gaseosas, cigarrillos, golosinas.

Nadie parecía tener en mente la idea de que era sencillo hurtar algún chocolatín, pastillas, o lo que fuera.

¿Y por qué alguien tendría que estar pensando en éso?
Sigue leyendo