La estatua de la libertad argentina

Muchos arquitectos deben sentirse incomprendidos y hasta ignorados cuando sus edificios, realizados con detalles exquisitos, o extraños son olímpicamente ignorados.

Que gusten o no gusten es una cosa, pero que los ignoren…




Buenos Aires, que está construida arquitectónicamente de lo más ecléctica, tiene por todos lados “joyitas”, que por culpa de nuestra actividad febril nunca -o casi- llegamos a descubrir.

Cuando se filmó la película Higlander II en Buenos Aires, tengo entendido que su director, Russell Mulcahy al pasar por la esquina de Belgrano Y Perú, quedó maravillado con unas estatuas que sostenían unos balcones e incluyó en la escenografía unas estatuas de ése tipo.

Un amigo mío, arquitecto, me dijo -si la memoria no me falla- que ese tipo de estatuas reciben el nombre de “fatigados”.

Ahora bien, quién podría imaginarse que para ver la Estatua de la Libertad, los porteños no necesitábamos desplazarnos 8.454 km hacia el norte hasta llegar a New York…

Ésta es nuestra Estatua de la Libertad:

Esta estatua no está sola.
Sigue leyendo

La tienen clara…





Bernardo me acaba de mandar desde Francia una imagen sacada de la TV en donde se muestra una imagen del último mundial de tango que se realizó en Buenos Aires.

Una imagen vale por mil palabras…

Para los franceses, Buenos Aires está en Brasil




La maldición blanca

Por Eduardo Galeano

El primer día de este año, la libertad cumplió dos siglos de vida en el mundo. Nadie se enteró, o casi nadie. Pocos días después, el país del cumpleaños, Haití, pasó a ocupar algún espacio en los medios de comunicación; pero no por el aniversario de la libertad universal, sino porque se desató allí un baño de sangre que acabó volteando al presidente Aristide. Sigue leyendo

El negocio de las telecompras

Tengo videocable.

No tengo por qué soportar las tediosas publicidades de los canales de aire – 2, 7, 9, 11 y 13 – porque puedo prescindir de ellos y ver lo que quiera sin cortes ni publicidades… Sigue leyendo