Es preferible que sus hijas no estudien…

… a que lo hagan en el Colegio Mayor Olabidea de Pamplona.




No me importa en lo absoluto qué nivel académico puedan alcanzar en sus aulas. Lo que sí pude ver -y muy clara y gráficamente- es el nivel intelectual y la incapacidad para avergonzarse de las cosas que hacen.

Creo que la culpa de todo la tiene el Opus Dei. Porque es una obra corporativa de la Prelatura del Opus Dei: una iniciativa de personas de esta institución. Al menos éso es lo que reza 🙂 en la descripción del Quienes somos.

Pueden creer en lo que les estoy diciendo, lo que agradezco, porque demuestra que confían en mí; pero si así no lo hicieren, simplemente tómense apenas algo más de 3 minutos y compruébenlo por ustedes mismos.

Es una obra que han puesto en escena sus alumnas y se llama: La oveja Naranja, es un ¿villancico? – El video se puede encontrar buscando La oveja naranja.




El BEEHEHEHEHEEE no podía faltar.

Lo vi en El Confidencial.

NOTA:

El link al inicio del post está roto, porque el sitio está infectado con virus, por eso lo deshabilité.

NO RECOMIENDO ENTRAR

Los dos lobos

Todas las culturas tienen leyendas. Variadas. Con distintos tipos de mensaje.




Me gustó mucho esta leyenda cherokee:

Un viejo Cherokee estaba hablándole a sus nietos sobre la vida.

Les dijo: “Hay una batalla teniendo lugar en mi interior… es una pelea terrible entre dos lobos.

Un lobo representa el miedo, la ira, la envidia, la pena, el arrepentimiento, la avaricia, la arrogancia, la culpa, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras, el falso orgullo, la superioridad y el ego.

El otro lobo es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, el compartir, la serenidad, la humildad, la amabilidad, la benevolencia, la amistad, la generosidad, la verdad y la fe.”

Miró a los niños y les dijo: “Esa misma lucha está teniendo lugar en vuestro interior y en el de cualquier persona que viva.”

Los niños se quedaron pensando un momento y uno de los nietos le preguntó al abuelo “¿Y cual de los dos lobos ganará?”

Y el anciano Cherokee respondió: “Ganará el lobo al que más alimentes.”




Lo vi en el sitio de León el africano.

Los violadores – Capítulo VI

Como tengo el auto descompuesto, estoy viajando en colectivo. Puedo tener otro punto de vista, al no tener que prestarle atención al tránsito.

Subo en la terminal del Correo Central de la línea 74, según mi boleto, al interno 246, con el chofer 156 a las 16:05.

Cuando subo, la mitad de los asientos estaba ocupada, más un joven que de pie junto a la máquina expendedora de boletos charlaba animadamente con el chofer.

Salimos, luego de unas cuadras el joven se sienta en el pasarruedas derecho, un lugar que si bien no está destinado para los pasajeros no molestaba a ninguno de los que subían. Algún día hablaré de lo mal diseñados que están los colectivos.




Sigue charlando, mientras el colectivero – como todos – se acerca demasiado a los colectivos que lo preceden, no arrima al cordón para que suba y baje el pasaje, cambia intempestivamente de carril sin previo aviso y varias infracciones más, que cometen todos los choferes de Capital y Gran Buenos Aires. Es difícil manejar y respetar un horario con el tránsito que hay. También de ésto hablaré en algún otro momento.

En la avenida Regimiento de Patricios, aproximadamente al 900, suben dos nenas de unos 10 u 11 años y dos nenes de unos 7 u 8.
Sigue leyendo

Castigar a los padres

En los últimos días, desde los medios llega la noticia de que se estaría “promocionando” la idea de castigar a los padres de los menores que se encuentren alcoholizados en la vía pública.

Que hay que hacer algo, no cabe duda.

¿Pero castigar a los padres, es “la solución”? Sigue leyendo