Suiza – Mapa con recorrido de trenes en tiempo real

En Argentina, un día, el presidente Menem decidió “deshacerse” de los trenes estatales.

Bah, lo que dice deshacerse, deshacerse, no.




Se lo entregó a concesionarios y para evitar que estos pobres empresarios perdieran dinero, los subvencionó, por lo que los gastos los paga el Estado para que las ganancias se la pueden llevar los empresarios.

La red ferroviaria fue recortada hasta dejar una mínima cantidad de líneas y estaciones.

Muchos pueblos fueron muriendo, y muchos más lo están haciendo actualmente.

Los trenes urbanos y suburbanos no suelen caracterizarse por su servicio; por éso, cuando sé que en otros países no son negociados espúrios, siento algo que no puedo definir correctamente en la boca del estómago.

Para que vayamos viendo cómo maneja el tema de los ferrocarriles en otros países, pueden ir dando una miradita a cómo lo hacen los suizos.

Miren en el sitio Swisstrains (puede demorar un poquito al cargar por lo complejo), y vean que pueden ver el mapa de Suiza como si fuese un mapa, con la imagen satelital, en la que podrán ver -si se acercan los suficiente- a los autos y la gente; en modo híbrido, donde además de la imagen satelital, se proyectan los nombres de las calles; o como un mapa sin detalle.

Y no sólo éso.

Van a ver unos circulitos rojos identificados con las letras IR, S, IC, que representan a las formaciones, moviéndose por la pantalla, indicando dónde se encuentran cada uno de los trenes.

Y como si todo esto no fuera suficiente, al pararnos sobre uno de esos circulitos, aparece informado qué tren es, de dónde partió y a qué hora; cuál es el destino y a qué hora llegará; dónde se encuentra y a qué velocidad va.

Cualquiera puede programar su viaje al minuto. y especular si va a llegar a tiempo a la estación para tomar el tren.

Tiene además arriba a la derecha un buscador de estaciones y trenes inteligente, que les permite buscar los datos, ofreciendo alternativas a medida que se escribe.




¡Todavía no lo puedo creer!

¿Estaremos muy lejos de algo así?

¿Podrán mis choznos ver en Argentina lo que estoy viendo en Suiza?

No digas que no te avisé…

Quizás si Jessica Loza pudiera volver para decir algo, ésas serían las palabras que le diría al superior que la obligó a ocupar su puesto en la caja del supermercado.

Muchos no sabrán de qué estoy hablando.




El domingo pasado, 24 de agosto, Andrés Maximiliano González pasó de las amenazas a los hechos y asesinó a su ex pareja mientras ella estaba en su puesto de cajera de un supermercado de la cadena Coto en el barrio de Boedo.

En un viejo post mío que habla sobre el dueño de esta cadena de supermercados, varios empleados y ex empleados, dejan sus comentarios sobre lo que pasa y lo que no dentro de la empresa.

María F., que trabaja como cajera en esa empresa, dejó un comentario/homenaje sobre el asesinato de su amiga, donde comenta entre otras cosas, que ella pidió no bajar a la línea de cajas, porque su ex la había amenazado de muerte ese mismo día.

Difícilmente jefe o gerente alguno de una gran empresa haga caso a una empleada que solicita no ocupar su puesto porque ha sido amenazada por su ex pareja.

Creo que no sólo está la presión por parte de los dueños, sino la dificultad de creer que algo así vaya a suceder. No tenemos conocimiento de muchos casos de asesinato con estas características como para imaginarnos que justo vaya a suceder en nuestro lugar de trabajo.

Luis comenta que seguramente un “compañero de trabajo” antepuso la obsecuencia a una vida humana. Puede ser también que algo así esté “institucionalizado” en la empresa y que volverá a suceder si se presentan nuevamente las mismas condiciones.

Tampoco imagino a una sucursal de una cadena de supermercados cerrando en señal de duelo. Ni por la muerte del dueño van a cerrar.

No quiero que lo que estoy diciendo se interprete como justificación alguna para nada de lo que ha sucedido.

Nadie cree que las amenazas lleguen a convertirse en hechos. Ni siquiera la justicia.

¿Qué hubiera sucedido si Jessica Loza no hubiese sido “obligada” a ocupar su puesto en la caja?

Quizás no hubiese sido asesinada alrededor de las 13 horas del 24 de agosto de 2008, sino en el horario de salida.

Tal vez su ex pareja encontrase otra oportunidad de dispararle al día siguiente, o la semana entrante o cuando fuera.

Es más que evidente que Andrés Maximiliano González estaba fuera de control cuando le disparó repetidamente a su ex y luego se disparó en la sien. Me da la impresión de que el final de la historia podría cambiar de día y hora, pero no de desenlace.

Ahora quedan dos criaturas de 3 y 7 años sin madre ni padre. Son los que terminan a la postre más perjudicados. Siempre son los hijos pequeños los que pagan el precio más alto en estos casos de locura extrema.




No es, ni será éste el primero y último caso en el que una pareja termina de esta manera con su relación.

Sería bueno que a quienes competa legislar para evitar este tipo de tragedias, pusiesen empeño en buscar verdaderas soluciones de fondo. Quiero creer que a alguien debe interesarle este tema.

Para los que quieran saber algo más (no mucho), pueden ver la noticia en el diario Clarín.

Los violadores – Capítulo VI

Como tengo el auto descompuesto, estoy viajando en colectivo. Puedo tener otro punto de vista, al no tener que prestarle atención al tránsito.

Subo en la terminal del Correo Central de la línea 74, según mi boleto, al interno 246, con el chofer 156 a las 16:05.

Cuando subo, la mitad de los asientos estaba ocupada, más un joven que de pie junto a la máquina expendedora de boletos charlaba animadamente con el chofer.

Salimos, luego de unas cuadras el joven se sienta en el pasarruedas derecho, un lugar que si bien no está destinado para los pasajeros no molestaba a ninguno de los que subían. Algún día hablaré de lo mal diseñados que están los colectivos.




Sigue charlando, mientras el colectivero – como todos – se acerca demasiado a los colectivos que lo preceden, no arrima al cordón para que suba y baje el pasaje, cambia intempestivamente de carril sin previo aviso y varias infracciones más, que cometen todos los choferes de Capital y Gran Buenos Aires. Es difícil manejar y respetar un horario con el tránsito que hay. También de ésto hablaré en algún otro momento.

En la avenida Regimiento de Patricios, aproximadamente al 900, suben dos nenas de unos 10 u 11 años y dos nenes de unos 7 u 8.
Sigue leyendo