Castigar a los padres

En los últimos días, desde los medios llega la noticia de que se estaría “promocionando” la idea de castigar a los padres de los menores que se encuentren alcoholizados en la vía pública.

Que hay que hacer algo, no cabe duda.

¿Pero castigar a los padres, es “la solución”?

¿Son los padres los generadores del problema del alcoholismo juvenil o adolescente?

¿Por qué los chicos quieren emborracharse?




Probablemente sea más factible el que quieran imitar modelos que los problemas sicológicos o genéticos.

No estoy hablando de los Simpson, donde los personajes se emborrachan en el bar de Moe o en el sillón de Homero donde éste disfruta de sus cervezas.

Tampoco creo en la influencia de las películas o series que llegan desde los países del norte donde el consumo de alcohol es alto.

Las publicidades de bebidas alcohólicas ponen protagonistas que seguramente tienen como mínimo 21 años, pero aparentan menos.

Teresita, mi esposa, a los 19 años hizo una publicidad de vino. Termidor, para ser más preciso. Pues por ser menor de edad y además parecer menos, hizo de hija de dos adultos que sí lo bebían.

El muchacho que se va a una escuela de danza clásica, en una publicidad de cerveza no parece de 21 años, y uno de los tres amigos que lo quieren imitar, parece adolescente.

Se muestra la bebida como algo ideal para disfrutar cuando se es muy joven.

A Hernán, de casi 16 no le gusta la bebida (por lo menos hasta ahora) a excepción de algún vino joven que ha probado en algún cumpleaños de 15.

No creo que quiera salir a emborracharse con sus amigos.




Pero en el caso de que un día, en una salida le dieran alcohol y se emborrachara, cuando el juez decida – o quiera decidir – que soy culpable/responsable de lo sucedido, le plantearé lo siguiente:

1.- Puedo admitir mi culpabilidad/responsabilidad si el que le provee la bebida alcohólica soy yo.
2.- Si al bebida la ingirió en otra casa, los responsables deberán ser los padres que lo permitieron/fomentaron.
3.- Si la compró en un negocio, el responsable es el dueño y el el que le vendió alcohol a un menor.
4.- Si el consumo se produjo en un boliche, los responsables deberían ser los dueños y los que despachan tragos.
5.- Si el juez me hace responsable por el estado de mi hijo, lo que le voy a pedir a su señoría es que me conceda el poder de policía, para arrestar a quienes dan alcohol a menores y a clausurar los negocios donde se lo venden.

Si la ley pretende que sea yo el que pague por la inacción de las instituciones que deben controlar que no se violen normas y leyes, o todos – policías, inspectores, jueces, mi esposa y yo – compartimos la culpa o en caso contrario, que a mi no me digan nada.

Se vende impunemente alcohol a menores.

Las autoridades miran para otro lado o cierran los ojos.

Todo ésto de castigar al último eslabón de la cadena, me parece una actitud cínica.

Los padres debemos ser responsables de las conductas de nuestros hijos, pero que no nos quieran hacer pagar los platos rotos por otros.

3 pensamientos en “Castigar a los padres

  1. me parece una verguenza que pienses asi me pareces un irresponsable vos sos el unico que tiene la responsabilidad de enseñarle a tu hijo a manejarse en la vida. y su tu hijo se alcoholiza es porque fallaste como padre y modelo de tu hijo

  2. Maxi, Tu comentario me hace suponer que: 1.- no tenés hijos,
    2.- estás en edad de emborracharte y mandar presos a tus padres.
    El ejemplo es muy importante en la educación de los hijos, pero evidentemente, hay cosas que se escapan de las manos paternas/maternas.
    Si fuera la educación hogareña la única responsable de las futuras acciones de los hijos, todos los varones tendrían el mismo empleo que los padres y las hijas el de las madres.
    Todos los hijos gustarían o detestarían los mismos deportes que sus padres y serían simpatizantes de los mismos equipos.
    Pero hay otros factores: Nunca te olvides que es mucho el tiempo que pasaste y seguirás pasando fuera de tu casa, en contacto con otros individuos que vas a identificar como de tu mismo “clan”, y como miembro de uno, vas a adoptar -muchas veces sin darte cuenta- actitudes e ideas comunes al “grupo” que pertenecés.
    Tampoco pienses que la genética no tiene nada que ver, porque los genes, así como nos han hecho ¿evolucionar?, nos modifican agregándonos taras. Hay cosas que no se heredan, como por ejemplo la esterilidad, pero ya nos estamos yendo de tema.
    Ojalá que:
    Si estás en el grupo 1.- no vayas a tener hijos que un día decidan ver qué pasa si toman de más o si los emborrachan sin que se den cuenta.
    Si estás en el grupo 2.- pensá un poco que a tus viejos no les va a gustar ir presos o pagar multas, por lo tanto no te emborraches. Y que cuando tengas hijos, no te va a gustar que ellos hagan de “su” vida lo que “ellos” quieran y que veas que van mal encaminados, sin que la frase “mal encaminados” signifique que vos sos el responsable.
    Para mayor información, busqué en google “genética y alcoholismo” y me aparecieron estas direcciones:
    http://www.el-mundo.es/salud/1999/325/02147.html
    http://www.drcormillot.com/adicciones/nota_adccf_270803_hallazgos.php
    http://www.ucm.es/info/fmed/medicina.edu/psiquiatria/algenetica.htm
    en los primeros lugares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *