Excelente excusa para ir al cine

Fui a ver una película argentina.

Tere terminó de convencerme de ir este mismo viernes.




Hace mucho tiempo que no voy al cine a ver una película argentina:

El secreto de sus ojos - Entradas

El secreto de sus ojos.

El secreto de sus ojos - Poster

Si bien tenía una idea de cuál era la trama, la película no dejó de sorprenderme a cada rato.

Tres o cuatro veces cambié de idea con respecto al final posible.

De todas maneras, no acerté sino hasta 30 segundos antes de que se mostrara cuál era, cuando comienza a insinuarse.

Excelente la actuación de todos los actores:

Ricardo Darín
Guillermo Francella
José Luis Gioia
Javier Godino
Pablo Rago
Soledad Villamil

Excelente trabajo del director:

Juan José Campanella (que además escribió la historia junto a Eduardo Sacheri)




Cuando miraba en el canal Encuentro el programa Entornos invisibles de la ciencia y la tecnología, además de aprender, me divertía muchísimo con los actores, el licenciado, la licenciada y Tomás.

En lo que no había reparado era en que el licenciado era Juan José Campanella.

En definitiva, vale absolutamente la pena ir al cine a verla. Para los que no vivan en la Argentina, deberán esperar a que salga en dvd para disfrutarla.

Lapsus

Navegando un poco por ahí y otro poco por allá, a veces encuentro cosas muy interesantes.




Cuando vi este corto de Juan Pablo Zaramella, supe inmediatamente que iba a terminar en mi sitio.

Esta pequña obra maestra se titula Lapsus.


Si les interesa saber más del autor, pueden ir al sitio oficial de Juan Pablo Zaramella. Está en español e inglés.




Y ¡oh curiosidad! es egresado del Instituto de Cine de Avellaneda como Director de Cine Animado.

Legalmente ilegal

Estados Unidos es, en miles de películas, el adalid de la libertad y de la defensa de los derechos humanos. Son los salvadores de la humanidad. Siempre tan desinteresados en su lucha mundial contra los opresores, invasores y de todos aquellos que no respetan a los seres humanos.

En la realidad, en más de una ocasión utilizaron guerras para levantar su economía.




En los últimos tiempos, a pesar de ser imposible de ocultar cuáles eran los verdaderos motivos para interferir en las economías de diferentes países y/o invadirlos, se han propuesto tomar el control de la mayor cantidad de naciones en el mundo. Siempre que no interfiera con los intereses de Rusia, que no creo que vaya a dejarlos.

La imagen de país desinteresado que defiende a quienes no pueden hacerlo, si bien hace mucho que no es habitual en el cine yanqui, termina de desaparecer con el último acto protagonizado por la ¿justicia? norteamericana.

El tiro de gracia que definitivamente eliminó la confianza que alguien pudiera tener en la ecuanimidad de los norteamericanos, es la aprobación por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de la tortura para los detenidos/prisioneros a los que se los “rotule” de posibles extremistas en los interrogatorios.

Si antes los detenidos por presuntos actos o futuros actos terroristas (¿recuerdan Guantánamo?) no existían para la ¿justicia? yanqui, ahora que sí los reconocen, les dan el estatus de “torturables”.




Bajo la norma: “el fin justifica los medios”, Estados Unidos pasa a ser legalmente igual a la Alemania de Hitler, donde cualquiera podía ser espiado, detenido, torturado e incluso ejecutado basados en un informe de los servicios de espionaje.

Parece mentira que a tan pocos años del intento nazi de dominar al mundo, no se haya disparado la alarma. Las diferencias entre los Estados Unidos de Bush y la Alemania de Hitler son apenas de forma, no de fondo.

La noticia en el New York Times.

El candidato perfecto

Mauricio Macri se postula para Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires… antes se llamaban intendentes de la Capital.




Lanzó su campaña desde un basural en Villa Lugano, junto a una niñita del lugar.

Macri

La usó como modelo para su campaña. No sé cuál es el caché para un modelo infantil para una campaña tan grande, pero seguramente debe ser más que lo que le ofreció el candidato.

Le “pagaría” con una entrada de cine. Para ser más precisos Happy Feet.

Tal como indican en Pirulo de Tapa de Página 12, hace ya semanas que esa película dejó de darse en los cines. Quizás él la tenga presente de Punta del Este, ya que hasta hace poco todavía la daban en ese balneario.

Todos los candidatos hacen promesas durante la campaña. Pero pocos como Mauricio Macri, que al momento de lanzar su candidatura, ya tenía una promesa y un incumplimiento.

Candidato superlativo, porque además la promesa incumplida se la hizo a una criatura que evidentemente era de escasos recursos.




Inmediatamente me acordé de éste chiste de Quino:

promesa01
Sigue leyendo