Animales, salvajes y borrachos

En el delta del río Okavango, en Botswana, crece un árbol llamado “marula”. Sus frutos llenan las ramas de los árboles, siendo éstas un manjar para los animales que pueden acceder a ellas, monos y elefantes; unos trepando para arrancarlas y los otros sacudiendo los árboles para que la fruta caiga.




Llega el momento en que la fruta madura en los árboles y comienza a caer al suelo, invitando a todos aquellos animales que comen fruta a darse un atracón.

Elefantes, monos, avestruces, jabalíes, entre otros, se dedican a comer con frenesí, hasta quedar totalemente saciados.

Pero la fruta no es todo beneficio para quienes la comen. Fermenta fácilmente y termina emborrachándolos a todos.

Es un espectáculo gracioso ver a elefantes, jirafas, monos, jabalíes, etc. totalmente borrachos.

Aquí les dejo un video en el que se puede apreciar el efecto que causa la marula cuando está madura y se come en cantidad.

Bien hecho el montaje de las imágenes, la música y el sonido.




Para divertirse un monento.

El papel del transformista

No sé cómo definir a este artista italiano.




Cuando Martín me mostró hoy el video, inmediatamente supe que si él no lo publicaba, lo iba a hacer yo.

Ennio Marchetto, transformista italiano nacido en el ´60, utiliza para sus papeles, precisamente éso: papeles.

Utilizando la técnica del teatro negro, sus personajes van apareciendo uno tras otro de la manera más divertida.

Sus personajes se van desdoblando (o doblando, según haga falta), de la mano de Ennio Marchetto, quien los parodia a través de sus canciones.

Les recomiendo ver los videos que he puesto. El primero es el que vi originalmente; el segundo es una puesta en escena sin editar, y el tercero es una presentación para la televisón japonesa.





Tiene su propio sitio, en italiano, por supuesto, en inglés, alemán y francés. Lamentablemente no está en español.

El baile del sillón masajeador

Este video me resultó divertido.




Quizás cuando este bebé crezca, le eche en cara a sus padres que usaran a su hijo “indefenso” para divertirse y hacer reir.

Aprovechando que aún no tiene la edad suficiente como para pedir que retiren el video, lo pongo aquí para que lo disfruten.





El origen de la sicalipsis

Desde hace un tiempo que estoy suscripto al boletín de noticias de El Castellano, que se define como La página del idioma español.




Recibo periódicamente noticias referidas a nuestro idioma y un informe llamado La palabra del día, donde puede conocerse la etimología de palabras que -en la mayoría de los casos- usamos diariamente sin saber cuál es su origen.

Normalmente el informe es interesante, aunque a veces, puede resultar sumamente entretenido, por no decir divertido.

En el día de hoy recibí el boletín, que me arrancó una carcajada espontánea.

Fíjense si a ustedes también les causa gracia:

LA PALABRA DEL DÍA

sicalipsis

Significa ‘picardía o malicia referente a temas sexuales’. Este vocablo fue formado arbitrariamente por yuxtaposición de las palabras griegas sykon (higo) y aleipsis (frotar, untar) con base en alguna idea que dejamos librada a la imaginación de cada lector.
Decimos ‘arbitrariamente’ porque la palabra no nos llegó por cierto desde el griego sino que aparece registrada por primera vez en el anuncio de una obra pornográfica publicado en 1902 en el diario El Liberal, de Madrid. El uso más frecuente no es el sicalipsis sino más bien del adjetivo sicalíptico que, más allá de la definición académica reseñada al comienzo, significa ‘obsceno’ o ‘pornográfico’.





Para los que quieran suscribirse al boletín de noticias, pueden hacerlo en El Castellano.

¿Alguien se anima?





Quisiera saber si alguno de ustedes sería capaz de hacer lo mismo que este oriental.

Aunque sería una muy buena idea bajar ringtones divertidos como éste.

Si alguna vez en un ascensor o el el transporte público se les escapa un gas, pueden hacer de cuenta de que es el teléfono, atender la llamada y simular que todo se debe a nuestro sentido del humor.

También puede ser que suene el teléfono justo cuando están por darnos el sí a una cita amorosa, y seguramente será cancelada de inmediato.

Que cada uno vea si las ventajas superan a los inconvenientes.