El origen de la sicalipsis

Desde hace un tiempo que estoy suscripto al boletín de noticias de El Castellano, que se define como La página del idioma español.




Recibo periódicamente noticias referidas a nuestro idioma y un informe llamado La palabra del día, donde puede conocerse la etimología de palabras que -en la mayoría de los casos- usamos diariamente sin saber cuál es su origen.

Normalmente el informe es interesante, aunque a veces, puede resultar sumamente entretenido, por no decir divertido.

En el día de hoy recibí el boletín, que me arrancó una carcajada espontánea.

Fíjense si a ustedes también les causa gracia:

LA PALABRA DEL DÍA

sicalipsis

Significa ‘picardía o malicia referente a temas sexuales’. Este vocablo fue formado arbitrariamente por yuxtaposición de las palabras griegas sykon (higo) y aleipsis (frotar, untar) con base en alguna idea que dejamos librada a la imaginación de cada lector.
Decimos ‘arbitrariamente’ porque la palabra no nos llegó por cierto desde el griego sino que aparece registrada por primera vez en el anuncio de una obra pornográfica publicado en 1902 en el diario El Liberal, de Madrid. El uso más frecuente no es el sicalipsis sino más bien del adjetivo sicalíptico que, más allá de la definición académica reseñada al comienzo, significa ‘obsceno’ o ‘pornográfico’.





Para los que quieran suscribirse al boletín de noticias, pueden hacerlo en El Castellano.

El español vuelve oficialmente a las Filipinas

Cuando en 1898 Estados Unidos puso fin al imperio español en el Pacífico al “liberar” a las islas Filipinas del yugo de España y someterlas al suyo propio, prohibió el uso del idioma de Cervantes.

Culturalmente, la gente siguió usándolo, pero lentamente, al ser retirado de la enseñanza oficial, el español fue perdiendo fuerza.

Por supuesto, la elite se educó en colegios de habla inglesa, por lo que se oponen al retorno del idioma español.

En 1987, la presidenta Corazón Aquino lo eliminó de la enseñanza mediante la reforma constitucional.

La presidenta Gloria Macapagal Arroyo ha decidido reinstaurarla en la educación oficial de su país.

A partir de ahora, habrá que remontar la cuesta idiomática.

Estados Unidos no pudo eliminar a nuestro idioma ni de Filipinas ni de Puerto Rico. Nuestra lengua seguirá vivita y coleando.

La noticia salió en elcastellano.org.