Cortina de humo

Estados Unidos, aceptó colaborar para reducir el calentamiento global armando un final de película, dejándose de negar la realidad de que la contaminación ambiental está destruyendo el planeta en el último minuto de la cumbre celebrada en Bali.




Ahora tiene unos años más para seguir contaminando mientras se prepara un nuevo pacto para reemplazar al de Kioto del año ´97. El nuevo se hará efectivo recién en 2012.

La idea es reducir la emisión de gases de invernadero un 20% para el 2020, llegando a una reducción del 50% para 2050.

Para esta última fecha, voy a estar preparado: voy a tener más de 90 años, y con suerte, puede ser que el tema no me preocupe gracias al Alzheimer.

A lo mejor, en no mucho tiempo, puede ser que no contaminemos más con gases de invernadero, porque Estados Unidos insiste en su escudo de misiles en Europa y Rusia sigue diciendo que es un acto de provocación, puede ser que se desate la 3ª Guerra Mundial y ya no tengamos que preocuparnos por nada más.

Serán las cucarachas o algún otro insecto resistente el que tendrá que cuidar el mundo por los próximos 500 millones de años, hasta que evolucionen, contaminen y preparen sus propios escudos misilísticos.




Perdonen los ecologistas y los de Avaas (a cuyas campañas me adhiero), pero sigo siendo escéptico

La noticia en: Clarín, La Nación y New York Times.

Un fallo acertado




Aunque sea cada tanto, hay una buena noticia.

Clarín
La nación
Página 12

Ojalá sirva como precedente no sólo para los jueces de Argentina, sino para la de todos los países que tienen indultados, amnistiados o inmunizados.

Si la justicia no es verdaderamente ciega y sorda, los que detenten poder, “la van a convencer” de que las leyes no fueron creadas para ellos.

La justicia debe ser aplicable a todos sin diferenciar a nadie.

Espero que (en todo el mundo) los que por cuestiones “políticas” hayan sido indultados, amnistiados o que hayan recibido inmunidad, puedan ser verdaderamente juzgados por los crímenes que cometan.

Es una agradable sensación la de saber que los “poderosos” podrían ser juzgados.

De todas maneras, estas cosas deben ser tomadas con pinzas, ya que depende, en última instancia, de los jueces el dictar sentencia.

Me encantaría poder tener fe en las instituciones.




Libros a domicilio

Recuerdo que era sábado. Había terminado de almorzar y me iba a ir a jugar a la pelota, cuando lo que tanto deseaba que ocurriera, ocurrió: Apareció un promotor/vendedor de libros de Círculo de Lectores.

Si bien era un chico todavía, era a fines del ´76, o principios del ´77, era un ávido lector. Sabía que existían empresas que te “asociaban” y te traían libros a tu casa. Libros que podían ser para todos los gustos, y que además no eran ediciones baratas, sino libros de tapa dura, pegados y cosidos y que además tenían una cubierta de protección. Sigue leyendo