No te quedes con ganas de jugar

Si alguna vez fuiste a jugar al bowling, es posible que te hayas encontrado con que no tenías cancha y tuviste que esperar a que se desocupara una.

Si no querès correr riesgos y estar -casi- seguro de poder jugar cuando entres, te conviene ir a Japòn, porque en la prefectura de Aichi está el Inazawa Grand Bowling.

Imaginate un local de 200 metros de ancho lleno de canchas de bowling.

Caben 116.

Debe ser muy difícil quedarse sin jugar.

Acà les dejo un video, que si bien está en japonés, no es necesario que entiendas nada de lo que dicen.

Las imágenes hablan por sí mismas.

La información la saqué de Japan Probe.

Sí!, Yes!, Da!, Ja!, Sim!… Wii!

Hace algo más de dos años, en un post mencionaba una nueva consola.

Siempre con las ganas de usarla, y mis chicos de tenerla.

Ahora ya está en casa. Es una forma absolutamente increíble de jugar a los videojuegos.

Es extraordinario cómo te lleva a jugar como si fuera de verdad.

Jugando con la Nintendo Wii

Jugando con la Nintendo Wii

Disculpen que no siga hablando de la Wii, pero tengo que sacarles los controles a los chicos, porque quiero ver si puedo mejorar mi performance.

Yo no me animaría…

a dejar que mi hijito jugara con el perro.

Chaney, de (calculo) uno o dos años de vida, juega con su perro Tiger.

Hábilmente, el perro frota su hocico contra las costillitas y la panza de Chaney, provocándole cosquillas.

Es hermosísimo ver a un bebé riéndose a carcajadas.

Es muy lindo ver a nuestro perro, jugando con nuestros hijos.

Pero ver a Tiger, un gran danés de cerca de un metro de alzada, con la cabeza tan grande como el bebé… qué sé yo…

Cada vez que veo el video siento lo mismo en el estómago.

¿Seguirá Chaney vivo… o por lo menos entero?

Cuando pienso que muchas veces los perros usan los dientes para jugar, sin ninguna intención de atacar, calculando que una “mordidita suave” se puede dar, se me hace un nudo en la boca del estómago.

No sé si a ustedes les va a dar la misma sensación que a mi; pero si Tiger fuera mi perro y Chaney mi hijo, jamás permitiría que se “divirtieran tanto”.

¿Te acordás?… Yo sí

Cris me mandó un mp3 con la advertencia de que me preparara para el lagrimeo.

Es la voz de Mario Pergolini leyendo algo que escribió junto a Eduardo De la Puente.

No quiero parecer nostalgioso, ni llegar a decir “en mi época era mejor”.

Pero si tuviera que elegir, no dudaría ni un segundo en elegir “lo que hice”, antes que “lo que podría hacer ahora”.

Pueden escucharlo




y leerlo

¿Te acordás?

¿Te acordás de aquel tiempo en que las decisiones importantes se tomaban mediante un práctico “Ta Te Ti suerte para mí”?
Se podían detener las cosas cuando se complicaban con un simple “pido gancho!” Sigue leyendo

¿Quién sería responsable?

Imaginen una playa muy ancha: unos 200 metros.

Traten de visualizarse en ella.

Visualicen a su familia, hijos incluídos – aunque no los tengan -.

Ahora, algunos tiéndanse a disfrutar del sol.

Otros, salgan a caminar cerca del agua.

Por favor, que algunos de los caminantes lo hagan por la zona de las dunas.

Pónganse otros a jugar a las paletas.

Algunos al tejo.

Unos pocos al frisbee.

Es el momento en que ud. puede relajarse completamente; cerrar los ojos y disfrutar del descanso y de la ausencia de preocupaciones…

… algo anda mal… Sigue leyendo