Suiza – Mapa con recorrido de trenes en tiempo real

En Argentina, un día, el presidente Menem decidió “deshacerse” de los trenes estatales.

Bah, lo que dice deshacerse, deshacerse, no.




Se lo entregó a concesionarios y para evitar que estos pobres empresarios perdieran dinero, los subvencionó, por lo que los gastos los paga el Estado para que las ganancias se la pueden llevar los empresarios.

La red ferroviaria fue recortada hasta dejar una mínima cantidad de líneas y estaciones.

Muchos pueblos fueron muriendo, y muchos más lo están haciendo actualmente.

Los trenes urbanos y suburbanos no suelen caracterizarse por su servicio; por éso, cuando sé que en otros países no son negociados espúrios, siento algo que no puedo definir correctamente en la boca del estómago.

Para que vayamos viendo cómo maneja el tema de los ferrocarriles en otros países, pueden ir dando una miradita a cómo lo hacen los suizos.

Miren en el sitio Swisstrains (puede demorar un poquito al cargar por lo complejo), y vean que pueden ver el mapa de Suiza como si fuese un mapa, con la imagen satelital, en la que podrán ver -si se acercan los suficiente- a los autos y la gente; en modo híbrido, donde además de la imagen satelital, se proyectan los nombres de las calles; o como un mapa sin detalle.

Y no sólo éso.

Van a ver unos circulitos rojos identificados con las letras IR, S, IC, que representan a las formaciones, moviéndose por la pantalla, indicando dónde se encuentran cada uno de los trenes.

Y como si todo esto no fuera suficiente, al pararnos sobre uno de esos circulitos, aparece informado qué tren es, de dónde partió y a qué hora; cuál es el destino y a qué hora llegará; dónde se encuentra y a qué velocidad va.

Cualquiera puede programar su viaje al minuto. y especular si va a llegar a tiempo a la estación para tomar el tren.

Tiene además arriba a la derecha un buscador de estaciones y trenes inteligente, que les permite buscar los datos, ofreciendo alternativas a medida que se escribe.




¡Todavía no lo puedo creer!

¿Estaremos muy lejos de algo así?

¿Podrán mis choznos ver en Argentina lo que estoy viendo en Suiza?

Alfredo Coto, un tipo jodido

Primero, un poco de historia: En el comienzo, don Alfredo tenía una carnicería. Luego, una cadena de carnicerías; más tarde, una cadena de supermercados, hasta llegar a los hipermercados desde hace unos años…

Cuando el ex presidente Carlos Saúl Menem “anticipaba” saqueos a los supermercados, cosa que “de manera increíble” sucedió, en una oportunidad en que parecía que le tocaba a un supermercado Coto, el mismo Alfredo Coto instó a sus empleados a armarse con cuchillos del área de menaje para defender el local a como diera lugar (!).




Por supuesto no se prestaron a eso, pero de todas maneras, no lo saquearon.

Hasta donde sé, por comentarios de gente que ha trabajado en los supermercados, don Coto, no se caracteriza por el excelente trato ni el buen pago a sus empleados.

Circulan historias de cómo hizo Alfredo Coto para llegar hasta donde llegó. No voy a hacerme eco de ellas. Si tengo alguna duda sobre la legalidad de los métodos empleados, me reservo el derecho de no hacerla pública.

Hoy pasé por uno de los supermercados Coto que está cerca de casa y pude ver algo que me indignó:

Oferta anti-boicot

Click en la foto abre en página nueva.

Para los que no lo saben, en Argentina los consumidores -creo que por primera vez- están haciendo boicot a los productos de todos los días que han aumentado injustificadamente.

Hace unos días, el tomate, que había aumentado un 500%, gracias al boicot realizado por la gente, bajó drásticamente hasta valer apenas un 50% o 100% que antes del aumento (los que crean encontrar algún tipo de ironía de mi parte, debo aclararles que sí lo digo irónicamente).

El 2 de septiembre puse un post en el que señalaba la honestidad de Wal Mart en cuestión de precios. Justamente mostraba el precio de zapallo anco que en ese momento rondaba los $3,50.

Hoy, en momentos en que nos encontramos haciéndole boicot a la papa y al zapallo anco, Coto lo pone a $8,99 y al lado, un cartel que limita su venta, como si fuese un precio de requeterrecontra oferta.




Es un insulto. Sentí que se estaba mofando de la gente y que se cagaba en todos nosotros.

Además, cada uno de esos zapallos debía pesar como mínimo, 4 kg. cada uno.

En qué va a quedar todo ésto, no lo sé. Pero intuyo que quedará a más de $4,= luego de que “baje”.

En Clarín la noticia de este boicot indica que la gente, como puede dejar de comprar papa, las está comprando por unidad.

La papa era un alimento para pobres, con los que se podía estirar una comida.

¡Cuánta bronca que tengo!

La historia oficial de Alfredo Coto, aquí.