Los violadores – Capítulo VII

Quienes tienen la costumbre de no respetar las normas de tránsito, hacen de éso un estilo de vida. Llegan incluso a extremos increíbles, como lo que pueden ver en la foto de más abajo:

El Jueves 18 en la Avenida Mitre, en Avellaneda, un automovilista decidió estacionar su auto a las 4 de la tarde en el último lugar posible antes de la subida al puente Pueyrredón.

Patente mal estacionado
Click en la patente abre en página nueva.

Si hay gente que no tiene límites, es porque nadie está interesado en ponérselos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *