El casado – monólogo de Chris Rock

Me acabo de encontrar con mi amigo Walter Ego.

Nunca sé cómo es que llegamos a ciertos temas por demás espinosos, pero cuando arranca con sus argumentaciones, es imposible de detener.

Podríamos decir que saca las conversaciones “de la galera”, porque por más que trato de que no tome el control del díalogo -y de la sutuación-, siempre se sale con la suya. Y debo admitir que en muchos aspectos sus argumentos son irrefutables.

Se le ocurrió sacar el tema de la pérdida de la soltería -la masculina, claro- y largó una retahíla de desgracias que se suceden a partir del momento en que damos el “Sí”.

Como sabía que me iba a ser imposible recordar todas e insufrible para ustedes tener que leerlas, se conformó con una breve exposición, que si bien no era de su autoría, consideraba que podía estar en un 100% de acuerdo con ella.

Me remitió a un video de un cómico norteamericano, Chris Rock en el que hace un resúmen de lo que se supone que nos sucede a nosotros cuando nos casamos.

Antes de dejarlos con el video, si bien en algunos pasajes se escuchan silbidos -según Walter, lanzados por feministas-, es para tener en cuenta que tanto hombres como mujeres se ríen, y dan muestras de que sí sabían de qué se estaba hablando.

No me animo a hablar de esto con Tere, no quisiera que tomara a mal el que yo algunas veces me encuentre con mi amigo íntimo, Walter Ego, y que escuche todo lo que me dice.

Espero que nadie se sienta ofendido… ni aludido.

¿No sé qué ponerme… o no sé qué me pongo?

Este post va dirigido fundamentalmente a las mujeres.

Este es un aporte de mi amigo Walter Ego. Vean lo que él tiene para decir:

Quisiera imaginarme que ustedes quieren estar siempre hermosas para agradarnos a nosotros, los hombres.

Si bien es posible que quieran verse bien cuando se miran al espejo, la ilusión de que permanentemente buscan nuestra aprobación, es muy grande en mi caso.

Gimnasia, dietas, ropas que resaltan la figura (o algunas zonas), tinturas, accesorios, son los elementos que usan para seducirnos.

Pero hay otro elemento a tener en cuenta: el almanaque.

Ninguna (o casi), quiere verse “mayor”.

¿Y qué es lo que hacen para evitarlo?

Usan productos cosméticos para evitar, entre otras cosas, las arrugas, que son el indicador más visible del paso del tiempo.

Los hombres, que por lo general son los dueños y manejan las grandes compañías que se dedican a la cosmetología, saben que ustedes harán cualquier cosa por seguir siendo jóvenes.

Permanentemente salen a la venta carísimas cremas que prometen arreglar esos pequeños detalles que el paso del tiempo va dejando en sus caritas: las arrugas.

Por casualidad, me topé con la publicidad de la crema anti-arrugas REVITALIFT.

Me llamó la atención que tuviera tantas llamadas a pie de página.

Les presté un poco de atención, y me provocó algo así como un “miedito”.
Sigue leyendo

Día de la mujer

Walter Ego: Es el día de la mujer!!!…

Yo: Sí.

W.E.: ¿Y por qué?

Y.O.: Mmmmm. No sé.

W.E..: ¿Es como un día del animal pero para uno aún más inferior?

Y.O.: ¡No seas bestia!

W.E..: ¿Acaso hay un día del hombre?

Y.O.: Nnno.

W.E.: ¿Entonces?

Y.O.: Entonces… ¿qué?

W.E.: …Que tengo razón.

Y.O.: ¡Dejate de decir pavadas! ¿querés?

W.E.: Entonces tendré que demostrártelo con un informe científico…

Y.O.: ¿De qué estudio me estás hablando?

W.E.: De uno que demuestra palmariamente que la mujer es inferior.

Y.O.: ¡Por favor!

W.E.: Fijate. Es IM PER DI BLE:

La mujer es inferior

“Cabellos largos, ideas cortas” (Schopenhauer)

A fuerza de alaridos e incongruencias, miles de revolucionarias reblandecidas se debaten, no sin torpeza, en el estéril intento de demostrar que “la mujer es igual al hombre”.
Sigue leyendo

Minas que corren

W.E.:Ayer, desde el bondi , en Paseo Colón e Independencia vi a una minita que cruzaba la calle corriendo desde la plazoleta donde está el monumento al laburo, hacia la facu.

¿? (imagínense el gesto: cejas enarcadas y un leve movimiento ascendente de cabeza).

W.E.:¡Qué! ¿nunca viste cómo corren las minas ?

Y.O.:Ssssi…, creo que sí.

W.E.:¿Cómo que creo que sí?… Ver, las viste, no les habrás dado bola.

Y.O.:… No sé, qué se yo…

W.E.:Mirá, hacela cortita.

Y.O.:Bueno, está bien…

W.E.:¿Pero querés que te cuente o no?
Sigue leyendo