Primer mundo y atención de cuarta

Acabo de ver Sicko, la película que realizó Michael Moore sobre el sistema de salud en Estados Unidos.



Michael Moore - Sicko

Es sencillamente impactante.

Muestra cómo es posible que te dejen mutilado, discapacitado, muerto o que te abandonen en la calle si en el hospital calculan que no tendrás fondos para pagar los gastos de traslado y/o internación.

El sistema de salud en Argentina no anda como debiera. El hecho de que haya países en los que se esté peor, no es óbice para no quejarnos y exigir que mejore.

Si quieren ver una verdadera película de terror, no duden en elegir Sicko. Los va a sorprender, van a sonreír con algunas ocurrencias, pero también van a indignarse, espantarse y en algunos casos, hasta llorar como lo hizo mi esposa.

Sencillamente, todo lo que van a ver, parece mentira.




Pueden visitar el sitio oficial de la película (en inglés), pero además podrán encontrar en YouTube al grupo: SiCKO: Share Your Healthcare Horror Stories, donde podrán ver historias complementarias y posteriores a la producción del film.

Sugiero verla.

Hablemos claro

Diferentes culturas, diferentes frases.

El siguiente caso es verídico, me consta.




Sala de ginecología del Hospital Rivadavia.

Jovencita internada. No recuerdo si por un fibroma descubierto en radiología o una tomografía.

Ingresa el médico, también joven.

-¡Hola! ¿cómo estás?

-Bien.

-¿Cómo te llamás?

-María (no tengo datos firmes del nombre).

-Bueno, te voy a revisar… ¿has tenido relaciones?

-Sí, muchas.

(A los médicos les encanta la sinceridad).

– Bueno, a ver…

(Comienza la exploración manual).
Sigue leyendo