Diego Guelar y un reclamo que no cesa

El secretario de relaciones internacionales del PRO, Diego Guelar, ha hecho público un reclamo que desde hace mucho tiempo algunos sectores de la sociedad vienen realizando: Que se indulte a los criminales.

Todos sabemos cómo seguiría la cosa en caso de que se aprobase una medida de esa naturaleza.




En un principio alcanzaría solamente a los que han cometido delitos de lesa humanidad, tales como secuestrar, torturar, violar y robar usando como excusa la política.

Seguramente más tarde, también pedirán indulto para los que cometieron delitos menos importantes, tales como homicidas que usaron excusas tales como: “no me quería entregar la billetera” o “no se dejaba violar” incluso aquellos que digan “cómo no iba a matarlos a todos, si apareció la policía…”

Seguramente terminarán indultando al que en la provincia de Córdoba condenaron a 5 años de prisión por robar un peso ($1,=).

Diego Guelar, PRO, déjenme decirles algo: Mejor será que juzguemos a TODOS LOS DELINCUENTES, y cuanto mayor sea el delito cometido, que mayor sea la pena que les corresponda, porque si sentamos el precedente de que podemos hacer lo que queramos con los bienes y la vida de todos los argentinos por el simple hecho de tener las armas, no estamos pacificando un país, estamos tratando de calmar a las fieras, o los monstruos, que creo que ese es el calificativo más adecuado.




Como mensaje de fin de año, podían haber elegido otro tema, algo más humano y para todos.

La noticia en los diarios, excepto en Clarín, en donde no encontré nada.

Página 12.
La Nación.
Urgente 24.
Infobae.

Los violadores – Capítulo VIII

Este post está íntimamente ligado al anterior de la serie “Los violadores”.




Esto pasó hoy.

Mismo lugar, aproximadamente la misma hora, la misma infracción, pero distinto auto.

Muy mal estacionado
Con click amplía en página nueva

Lo más indignante del caso, no es la infracción en sí, sino que se comete a 50 metros del antiguo Palacio Municipal, donde estaba estacionado sobre la vereda un patrullero.

Fíjense, que desde el patrullero puede verse al infractor.

Patrullero al pedo
Con click amplía en página nueva





¡Y yo, iluso de m….., pretendo que se respeten las normas de tránsito!…