Cómo ser una figura destacada en ballet

Todos sabemos que para que un bailarín clásico coseche aplausos y ovaciones, deberá dedicar toda su vida al aprendizaje de la danza.

Sin embargo, existen otros caminos…




Aquí les dejo un ejemplo de alguien que llegó a tener el reconocimiento del público, aunque imagino que esa fue su última participación sobre las tablas.

¡Bravo!




¡Maestro!

¡Maravilloso!

Yo también tengo derecho a unirme al aplauso.

¡¡¡JO, JO, JO!!! ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Esperando que Papá Noel o Santa Claus -no importa cómo lo llamen- los visite… pero antes de que haya bindado.




Seguramente la sorpresa que les va a dejar este Papá Noel no va a ser la que saque de su bolsa.


Новый год к нам идет…



Duro de robar

Diego Gvirtz produce 6, 7, 8 (6 en el 7 a las 8), TVR (TeleVisión Registrada) y Duro de domar.

Estos tres programas se ven en casa.

No con mucha asiduidad el primero y el último, pero sí los sábados es casi religioso que si estamos en casa veamos TVR, al que sigo desde el primer día.




Me parecen programas divertidos, pero a la vez serios. Porque ni siquiera lo que sería un noticiero sobre los medios en el canal 7 pasa a ser solemne.

Comparto en gran parte la ideología de estos programas y me gusta la capacidad creativa del equipo, que utilizando archivos y buena memoria desenmascaran a muchos y ponen en evidencia a otros.

Este martes, 9 de noviembre de 2010, estaba recostado en mi cama viendo el programa Duro de domar, divirtiéndome con sus informes, hasta que llegó el minuto 4:26 del informe titulado: “A full con internet, Rial destrozo a Fort”.

Allí, hasta el minuto 4:28 aparece una foto que reconocí:

¡No lo podía creer! Habían utilizado una foto que yo había sacado.

Me levanté y fui a avisarle a mi familia lo que había pasado, pero ellos no estaban viendo la tele y no pudieron verlo.

Por lo menos hasta hoy.

Sabiendo que mi esposa, que tiene facebook, es seguidora de Duro de domar, le pedí que les hiciera un comentario en el muro pidiendo que cuando usen una imagen, por lo menos citen la fuente.

No tuvo respuesta el pedido, ni siquiera una de compromiso, y lo primero que me surgió fue que “peor hubiera sido que te lo robaran en el programa de Grondona”.

Casi inmediatamente me di cuenta de lo que había pensado y me recriminé.




¿Qué diferencia hay entre que te robe un sujeto despreciable que ha violado la constitución todas las veces que apoyó a los sediciosos que tomaron el poder (ver art.22 de la Constitución Nacional) y un productor que produce un programa que te gusta y te divierte?
Sigue leyendo

Plegaria para muchos niños

Mientras oraba antes de acostarse, un niño pidió con devoción:

Señor, esta noche te pido algo especial: conviérteme en un televisor.

Quisiera ocupar su lugar.




Quisiera vivir lo que vive la tele de mi casa.

Es decir, tener un cuarto especial para mí y reunir a todos los miembros de la familia a mi alrededor.

Ser tomado en serio cuando hablo.

Convertirme en el centro de atención y ser aquel al que todos quieren escuchar sin interrumpirlo ni cuestionarlo.

Quisiera sentir el cuidado especial que recibe la tele cuando algo no funciona.

Y tener la compañía de mi papá cuando llega a casa, aunque esté cansado del trabajo.

Y que mi mamá me busque cuando esté sola y aburrida, en lugar de ignorarme.

Y que mis hermanos se peleen por estar conmigo, que pueda divertirlos a todos, aunque a veces no les diga nada.




Quisiera vivir la sensación de que lo dejen todo por pasar unos momentos a mi lado.

Señor, no te pido mucho. Sólo vivir lo que vive cualquier televisor.

Los maravillosos Silent Monks – Monjes Silenciosos

Nunca se me había ocurrido pensar cómo podrían -por ejemplo- dar misa en un convento en donde sus monjes hubiesen hecho votos de silencio.

Ni siquiera se me ocurrió que en un lugar así, nunca elevarían cánticos alabando al Señor.




Afortunadamente, los monjes de los alrededores de Mollala solucionaron el problema.

En la presentación del coro de los Silent Monks (Monjes Silenciosos) siempre se lee una introducción a modo de presentación:

Ladies and gentlemen,
First Baptist Church is proud
to bring you our next guests.
They are “The Silent Monks”.
They visit us tonight
from the seclusion
of their monastic aerie,
high in the ascetic
and sef-abnegating
environs of Mollala.
There, they
obediently eschew
the accouterments of modernity
and live lives of denial.

This fraternal order has taken
vows of silence
and of rough fabric,
as singns of their devotion
to demands higher than those
of munane carnality
and banal essentialism.

But the Bible has
enjoined them to
“make a joyful noise
unto the Lord”.

An so, their quandary
es self-evident:
how to proffer proper praise
that neither violates nor vitiates,
but validates their vows.

That they are here tonight
is evidence that
they have discovered
a creative and
monumental solution
to this theological dilemma.

We give you
“The Silent Monks”.

Que traducida al español sería más o menos así:

Señoras y señores,
La Primera Iglesia Bautista se siente orgullosa
para brindarles a nuestros siguientes invitados.
Ellos son “Los Monjes Silenciosos”.
Nos visitan esta noche
desde la reclusión
de su claustro monástico,
alto en los ascéticos
y abnegados
alrededores de Mollala.
Allí, ellos
obedientemente evitan
los avíos de la modernidad
y viven una vida de negación.

Esta Orden Fraternal ha tomado
votos de silencio
y visten tejidos bastos,
como singnos de su devoción
a las demandas más altas que las
de la carnalidad mundana
y el esencialismo banal.

Pero la Biblia
los instó a
“hacer un ruido alegre
al Señor”.

De esa manera, su dilema
es evidente:
Cómo proferir alabanzas adecuadas
que ni viole ni vicie,
pero confirme sus votos.

Que estén aquí esta noche
prueba que
que han descubierto
una creativa y
monumental solución
a este dilema teológico.

Los dejamos con
“Los Monjes silencio”.

Los dejo con el video del Aleluya de Händel para que lo disfruten.




Recomiendo la opción Full Screen – Pantalla Completa.

Ya que en este video no puede apreciarse bien la letra, les dejo otro en donde sí se lee, pero sin que se escuche al público.