Caraballo mató un gallo

Hay cosas que quedan grabadas de manera indeleble en la memoria, vaya uno a saber por qué.

Y en este momento, quiero referirme a aquellas cosas que nos gustaron y evidentemente nos marcaron, porque no las podemos olvidar.

Recuerdo los 70´s, cuando veía en la tele los programas de trasnoche, que se especializaban en ofrecer buenas películas y buenos cortos cinematográficos.

¡Extraordinaria época para mí, que podía vivir despreocupado escuchando música, jugando al fútbol, leyendo y viendo en la tele series y programas que pasaban lo que ahora se define como películas y cortos “de culto”.

Todo mi esfuerzo se limitaba a ir a estudiar.

Entre las cosas que recuerdo y que quiero compartir con ustedes, está esta reecopilación de un aire popular con arreglo de Olga Manzano y Manuel Picón: “Caraballo Mató un Gallo“, realizada en Bogotá, Colombia en agosto de 1976.

Un corto animado que sigue teniendo mucha vigencia hoy.

Será porque a los desprotegidos se los sigue persiguiendo como siempre. Criminalizándolos hasta el hartazgo.

No hablo de los criminales, sino de las víctimas de criminalización que terminan como Caraballo.

No los voy a seguir aburriendo con sociopolítica o como sea que se llame esto que estoy haciendo.

Les recomiendo que vean este video. También me tomé la molestia de agregarles la letra de la canción para los que les interese.

Caraballo mató un gallo

Caraballo mató un gallo
y en la plaza lo enterró.
Enterró solo las plumas
porque el gallo se comió;
y el gallo voló cantando:
Caraballo me mató.

Caraballo montó un bayo
y de su tierra salió;
Corrió veloz como el rayo
y el gallo lo persiguió
cantando, siempre cantando:
Caraballo me mató.

Pobre negro Caraballo
todo el mundo recorrió
hasta que llegó a Jamaica,
tierra de melaza y ron,
de rubios cañaverales,
cafetales y algodón,
donde los negros rumberos
bailan al son del bongó.

Cuando llegó Caraballo
y la gente se enteró
lo recibieron cantando:
Caraballo lo mató.

Escapándose Caraballo
y el gallo lo persiguió,
el mar, la selva y el viento,
el monte, el agua y el sol,
las estrellas en el cielo
todas cantaban a un son:
Caraballo mató un gallo
y en la plaza lo enterró.
Caraballo mató un gallo
y en la plaza lo enterró.

Al pasar por una iglesia
el pobre negro tembló;
en el alto campanario
un gallito delator,
giraba contrario al viento
y así su copla entonó:
Caraballo mato un gallo
y en la plaza lo enterró.
Caraballo mato un gallo
y en la plaza lo enterró.

En una isla lejana
Carballo se murió.
Piedad de unas negras manos
sepultura allí le dio,
y en la tumba plantó un árbol,
aquel árbol dio una flor,
esa flor se abrió de noche
y en la noche se escuchó
el primer canto del gallo
que la mañana anunció
cantando la eterna copla:
Caraballo me mató.

Al cielo fue Caraballo,
al cielo su alma voló,
sobre sus alas un gallo,
gallo blanco se posó.
Ángeles negros flotaban
entre nubes de algodón,
Cantando la eterna copla:
Caraballo lo mató.
Caraballo mató un gallo,
y en la plaza lo enterró.

El diecinueve de mayo
que es día de la ascensión,
llamado fue Caraballo
al santo juicio de Dios.

Pero al alba cantó el gallo
y el en su canto así acusó:
Dios, me mato Caraballo
y en la plaza me enterró.

Se enojo Dios, lanzó un rayo
de profunda indignación.
Ven le dijo a Carballo.
No has pecado negro, no,
que si mataste ese gallo
fue el hambre que te obligó,
y ya que en el mundo blanco
para el negro no hay perdón,
yo, Dios y Señor del negro,
te ofrezco mi absolución,

Ángeles negros tocaron
el arpa con gran primor.
Negras vírgenes cantaron
y danzaron en su honor,
y en medio de la alegría,
se escuchó la voz de Dios:
Esta noche, para todos,
habrá gallo con arroz.
Esta noche, para todos,
habrá gallo con arroz.

2 pensamientos en “Caraballo mató un gallo

  1. Estoy consultando este material. Hace años salió el corto en un compilado de los memorables cortos de Caloi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *