Cartonero en la ruta 2

Sábado 5 de marzo de 2005.

Alrededor de las 13:00

Ruta 2, km 86.

Hacia Capital.

110 km/h.

Un gran objeto oscuro aparece en el espejo retrovisor.

Se agranda velozmente.

Es un ómnibus de larga distancia (doble piso).

Me rebasa (como corresponde) por la izquierda, pero a bastante más de 110km/h.

Es un ómnibus de la empresa Rutatlantica.

Para ser más precisos, la unidad 831.

Luego de haber hecho unos pocos kilómetros, me encuentro nuevamente con este micro, que ahora va más lento.

Lo paso (como corresponde, por supuesto) por la izquierda.

¡¡¡…!!!




¡No lo podía creer, las 2 ventanillas delanteras – inmediatamente detrás de las del chofer – del piso inferior, estaban tapadas con cartones, y una de ellas tenía una rama de árbol para – supongo – hacer una especie de “cortaviento”!

Lo primero que se me ocurrió, fue pensar que estaba fuera de línea, y que era llevado a los talleres para ser reparado.

¡¡¡NO!!!

¡Tenía pasajeros!

Lo volví a ver cerca del cruce a La Plata, esta vez detenido, con una “combi” de la misma empresa detrás, aparentemente transportando equipaje. Imagino que el ómnibus seguiría camino a Buenos Aires, y el otro vehículo llevaría pasajeros a La Plata.

Ahora vienen una serie de preguntas a las que me gustaría encontrarle respuesta:

1.- ¿Un ómnibus en esas condiciones, está habilitado para llevar pasaje?
2.- Si no lo está, ¿no deberían haberlo detenido en la terminal, antes de salir?
3.- Los pasajeros, ¿se sintieron seguros al subir a un micro en esas condiciones?
4.- ¿Podrían haber exigido el cambio de unidad?
5.- ¿No se les ocurrió que podría ser poco seguro?
6.- ¿A quién/quiénes hacer responsable por ésto?




Además de éste, en la ruta me pasaron otros. El primero de la Empresa Álvarez, que también iba a mas de 110km/h.

Pensé que era el interno 90, pero luego, al ver que otros dos de otras empresas que lamentablemente no recuerdo y que también iban más rápido que yo, tenían el mismo número, caí en la cuenta de que no era el interno… ese círculo blanco con borde rojo y un 90 en negro en el centro no es para identificarlo, sino para indicar la velocidad máxima permitida a este tipo de vehículos.

Creo que no hubo – como en otros años – una gran cantidad de accidentes en la ruta 2, pero ¿hay que esperar que ocurran para pedir que se haga algo?.

Recordemos – y sobre todo las autoridades – que tenemos varios miles de km de ruta y miles de personas viajando en ómnibus por ellas.

Ya que no se puede apelar al sentido común de las empresas que hacen lo que hacen por una cuestión de ganar más dinero, ni al de los pasajeros que no quieren perder tiempo esperando para viajar en condiciones más normales, ni a los choferes porque tienen miedo de perder el empleo, exijamos a las autoridades que cumplan con lo que las leyes y las normas mandan.

Dejemos de ser un país que vive escuchando a las autoridades, especialistas, periodistas y opinólogos que hay que evitar que algo así vuelva a suceder.

Evitemos que suceda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *