Nanoarte

En la Edad Media, los teólogos creyeron poder calcular cuántos ángeles podían bailar en la cabeza de un alfiler… supongo que podría depender de si bailaban abrazados o un rock and roll. 😉

Con el tiempo, el asunto comenzó a ser cada vez menos importante, hasta convertir el cálculo angelical en una mera anécdota.

Luego, con la tecnología, pudimos crear cosas cada vez más pequeñas. Llegó la nanotecnología. Una serie de mecanismos increíblemente pequeños que prometen trabajar en el futuro como cirujanos, farmacéuticos, soldados, y muchas otras cosas más.

Según define la Wikipedia, un nanómetro (de ahí el nombre) es la millonésima parte de un milímetro.




Algo difícilmente comprensible para la mayoría de los mortales, que escuchamos que son máquinas hechas de átomos…

…unos pocos átomos.

Luego de un tiempo, como estos nanoartilugios son cosas tan distantes de nosotros como un agujero negro, dejamos de pensar en ellos y pasamos a una aceptación pasiva… la tecnología ha avanzado tanto que ya casi perdimos la capacidad de asombro.

¿Pero qué pasa si pensamos en nanocosas (perdón por estar inventando nombres que comienzan con nano) que no son producto de la tecnología, sino de la mano increíblemente firme de un artista/artesano?

Imaginen una Estatua de la Libertad que quepa dentro del ojo de una aguja.




Un barco a vela de tres mástiles en la cabeza de un alfiler.

El Puente de Londres – Tower Bridge – que cabe holgadamente también él en el ojo de una aguja.

¿Pero por qué tener que imaginar semejantes cosas si podemos echarle un vistazo?

La página de Willar Wigan, un inglés con unas manos increíbles, tiene lo que acabo de nombrar y otras cosas más, igualmente sorprendentes.

Su página nos recibe con un cuatro líneas de un poema que resume exactamente lo que nos ofrece:

Para ver el mundo en un grano de arena.
Y un cielo en una flor silvestre.
Tener el infinito en la palma de tu mano.
Y la eternidad en una hora.

Augurios de inocencia – William Blake

Ver para creer.

Un pensamiento en “Nanoarte

  1. Ese poema lo vi en la película de Tomb Raider y recién ahora me entero que no fue creado para la película… Es verdad, a mí me había quedado la frase “Para ver el mundo en un grano de arena” y es por esto que te dejo el comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *