Para el campo

El título quizás se comprenda mejor si digo: “el campo, para”.

Qué loco, ¿no?

El campo está de paro.

Un chico lo imaginaría como la granja de Fisher Price, todos duritos, sin moverse.

Un japonés seguramente se imaginará a los girasoles trabajando a destajo, girando como locos.

Girasoles trabajando a destajo

Luis D´Elía se imaginará a una manada de vacas copando la comisaría del pueblo.

Raúl Castells soñará con el ganado cortando con un piquete alguna ruta o la entrada al negocio de quiniela del pueblo.

El presidente seguramente mirará para otro lado.

Nestor Kirchner

Y yo me imagino que todo ésto es una hijoputez que tendrá como resultado el aumento del precio de la carne.

El precio de la carne en los últimos tiempos ha subido muchísimo. De nada vale que el I.N.D.E.C. marque un índice inflacionario que a nadie sirve (¿estarán todavía incluidos productos de primera necesidad como el champagne?)

Tengo la sensación de que hay como un pacto de silencio entre el gobierno y todos los que influyen en el precio del producto.

¿Quieren una solución sencilla? Pues aquí la tienen:

Hagan públicos (bien públicos) los valores que va tomando la carne desde que el productor la vende, hasta que llega a los mostradores.

Seguramente en algún tramo del recorrido, se verá un aumento desproporcionado.

¿Dónde se encarece?, ¿En el transporte?; ¿en el faenado quizás?; ¿tendremos que echarle la culpa a los frigoríficos? ¿o tendrá una gran responsabilidad nuestro carnicero?

Que la gente gane dinero en su negocio, es lícito; pero debe haber algún (metro) patrón para establecer cuándo la ganancia es abusiva.

Cuando hay paros de trabajadores, se muestran los recibos de sueldo a la cámara y es fácil deducir si el reclamo es justo o no.

Con las empresas no podemos hacer lo mismo. Tanto ellas como el gobierno (todos) lo ocultan.

Creo que va siendo hora de que los que vamos a ser las víctimas de estos reclamos sepamos quién o quiénes son nuestros victimarios.

¿No estaría bien que comencemos a exigir transparencia para todos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *