La balada del boludo

Tal vez muchos no conozcan a Gianfranco Pagliaro.

Nació en Nápoles (Italia) el 26 de julio de 1941. En 1956 empacó sus maletas y viajó a Buenos Aires.

Con su voz ronca y su acento de “tano” recién bajado del barco, fue uno de los cantantes que disfruté cuando era chico.

Nunca había oído este tema. Y lo conocí a través de un mexicano: Jorge, que desde tan lejos me enseñó que había canciones “argentinas” que nunca pude escuchar – entre otras cosas por la censura – por la radio o la tele.

Como un plato oriental, me dejó con un sabor agridulce y con la duda de saber quién es más boludo; si él o nosotros.

Para los que no saben qué es un boludo….

Aquí tienen la letra, por si les interesa.

La balada del boludo

Por mirar el otoño perdía el tren del verano;
usaba el corazón en la corbata;
se subía a una nube cuando todos bajaban.
Su madre le decía:
no mires las estrellas para abajo,
no mires la lluvia desde arriba,
no camines las calles con la cara, que ensucias la camisa,
no lleves tu corazón bajo la lluvia que se moja,
no des la espalda al llanto,
no vayas vestido de ventana,
no compres ningún tílburi en desuso.
Mira a tu primo, el recto, que duerme por las noches;
mira a tu tío el justo, que almuerza y se sonríe;
mira a tu primo el probo, puso un banco en el cielo;
tu cuñado el astuto, que ahora alquila la lluvia;
tu otro primo el sagaz, que es gerente en la luna.
Tiene razón mamá, dijo el boludo,
y se bebió una rosa.
No seré más boludo,
y se bajó del viento;
seré astuto y zahorí,
y dio vuelta una estrella para abajo.
Y se metió en el subte
y quedaron las gaviotas en el río.
Entonces vinieron los parientes ricos
y le dijeron: eres pobre, pero ningún boludo;
y el boludo fue ningún boludo.
Y quemaba en las plazas las hojas que molestan en otoño.
Y llegó fin de mes, cobro su primer sueldo
y se compró cinco minutos de boludo.
Entonces, vinieron las fuerzas vivas y le dijeron:
has vuelto a ser boludo, ¡boludo!
Seguirás siendo siempre el mismo boludo;
seguirás siendo el mismo boludo siempre;
seguirás siendo un boludo siempre;
debes dejar de ser boludo, ¡boludo!
Y medio boludo, con esos cinco minutos de boludo,
dudaba entre ser ningún boludo o seguir siendo un boludo para siempre.
Y subió las escaleras para abajo;
hizo un hoyo en la tierra,
miraba las estrellas,
la gente le pisaba la cabeza, le gritaba: ¡boludo!
y él seguía mirando a través de los zapatos.
Entonces vino un alegre y le dijo: ¡boludo alegre!
Vino un pobre y le dijo: ¡pobre boludo!
Vino un triste y le dijo: ¡triste boludo!
Vino un pastor protestante y le dijo: ¡reverendo boludo!
Vino un cura católico y le dijo: ¡sacrosanto boludo!
Vino un rabino judío y le dijo: ¡judío boludo!
Vino su madre, y le dijo: hijo, no seas boludo.
Vino una mujer de ojos azules, y le dijo: te quiero.

7 pensamientos en “La balada del boludo

  1. Estimado Gustavo

    Es un gusto saludarte!

    Tengo 26 años y toda mi vida he cultivado la emoción de la musica, nunca podré olvidar la primera vez que oí La Balada del Boludo… créeme que me emocioné… Mil cosas por la mente de un niño, por la mente de un púber… y aún… siento muchas cosas que me conmueven cuando oigo la profundidad de esta enorme obra.

    Es un verdadero placer compartir esta sublime obra!

    Muy atentamente:

    Un Boludo…. aunque aún no llega la mujer de ojos azules.

    Un abrazo desde Chile

  2. hola me re gusto esta musica me re emociona…kda ves q la escucho pienso en un niño q le van diciendo todo ….y bueno ser adulto es peor….

  3. la balada del boludo la escuche por pagliaro hace 39 años en villa gesell. ¿ quien la escribio? no sé ni me importa. para mi es de pagliaro. además es el unico que la grabó. saludos goyo

  4. no solo es la letra, sino como la interpreta.un genio.una verguenza que no tenga su biografia.porque yo, no la pude encontrar en internet.y soy su fans.si lo ven le dan mis saludos

  5. La primera vez que vi a Pagliaro en Villa Gesell cantando lo que cantaba y recitando la Balada del boludo, pensé, este tipo es un audaz, un inconsciente, un loco de la guerra, o un boludo como el personaje de al balada que sube las escalera para abajo y pierde el tren del verano por mirar el otoño. Eran tiempos jodidos. Muy pocos artistas levantaban la voz, casi nadie se animaba a ser tan frontal y se la jugaba como ese tano querido que iba a contramano del pais. Hoy que casi todo el mundo es tan correcto politicamante, etraño a ese tanito boludo que me me cantaba a la orilla del mar “Todos los barcos todos lo pajaros” y me recitaba:” tienes razón mamá, dijo el boludo, y se bebió una rosa,/ no serè más boludo, y se bajó del viento /seré astuto y zahorí”
    ¿Se habrá bajado del viento el Tano? ¿Al final se hizo piola o sigue siendo el mismo boludo de siempre.
    Mis respetos desde Barcelona al Tano Pagliaro donde quiera que esté.
    Vito ex amante de Villa Gesell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *