Para calmar los nervios

Hay cosas que se inventan con una finalidad y terminan siendo usadas para diferentes propósitos.

Las cajas de cartón, por ejemplo, fueron inventadas para guardar y transportar cosas. Un día, a alguna maestra de algún jardín de infantes, se le ocurrió que los papás podían participar en las tareas que le asignaban a los hijos, y decidieron que construyamos: Camiones, ómnibus, móviles enormes, etc.

Dios inventó las semillas redondas y consistentes para guardar y transportar plantitas. Un día, a un chico se le ocurrió que podían usarse como proyectiles para serbatanas, gomeras (hondas), gomeras de rulero (hondas de bigudí), y desde entonces, todos en algún momento de nuestra infancia – y a veces no tanto -, las usamos como proyectiles.

Finalmente, alguien, que probablemente no había inventado el plástico, se le ocurrió ponerlo en dos capas, y dejar aire entre ambas en pequeños espacios circulares, para guardar y transportar productos frágiles.

antistress

Un día, a alquien que estaba desempacando lo que le habían enviado, descubrió que aparetando entre el índice y el pulgar cada una de estas pequeñas cámaras aéreas, podía producir un pequeño y suave estallido. Vió que era bueno, y el resto de la humanidad lo imitó.

No siempre se tiene a mano una bolsita de plástico reventable para calmar la ansiedad, el nerviosismo o el aburrimiento.

Hasta donde tengo entendido, en Inglaterra han comenzado a venderlo como relajante o relajador, no sé cómo llamarlo.

Pero para los fanáticos de internet, no resulta práctico, porque deberán soltar el mouse para poder relajarse.

A partir de ahora, compañeros internautas, podemos hacer ambas cosas: reventar las bolsitas y seguir utilizando el mouse.

Vayan a calmar el stress que provoca el uso excesivo del mouse y de internet.

No me lo agradezcan, lo mío es un apostolado.

4 pensamientos en “Para calmar los nervios

  1. Muy bueno lastima que no logre calmarme del todo y no tengo al alcance una bolsita con camara de aire… De todos modos para otra ocasion me sirve…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *