Colombianas deformes…

No me queda claro qué es la Terapia Neural y menos aún la Odontología Neurofocal.

Lo que sí me queda claro, es que el ideal de mujer en Colombia, dista mucho de lo que nos gusta por estas tierras… o por otras, porque en el cine, se endiosa a otro tipo de mujeres.




De pura casualidad llegué a la página de Terapia Neural y Odontología Neurofocal, colombiana, donde la dra. Sandra Payán y el dr. Jorge Humberto Petta, describen a la mujer ideal:

…Hay que aclarar que un paciente sano no es aquel que tiene una PA 120/ 80, unos neutrófilos del 70 %, unas plaquetas de 300.000, una altura de 1.75 m, un peso de 70 Kg, unas medidas 60-90-60, unos dientes blancos y parejos, etc…

Por si no se percataron, en Colombia, el ideal de mujer debe ser de forma romboidal 60 cm. de busto, 90 cm. de cintura y 60 cm. de cadera

Si aún piensan que estos profesionales de la salud se equivocaron al poner las medidas, fíjense lo que sigue: “…Paciente sano, es al que ya no le importa tener un pie mas cortito que el otro, amanecer en las mañanas con mocos, tener su orina muy amarilla de vez en cuando, o que su canino superior esté montado en la encía; paciente sano es el que ya le dio gracias a Dios por haber compartido tres años de felicidad con su hijo que acaba de morir. Ese si es un paciente sano…




Si alguien – aún después de ésto – tiene interés en saber qué es Terapia Neural y Odontología Neurofocal, puede ver la página aquí.

Yo no me animé a seguir leyendo.

3 pensamientos en “Colombianas deformes…

  1. Si antes me daba cosita viajar a Colombia por el tema de los traficantes, ahora ….. menos!!!!!!!!!

  2. Bueno una cosa es que seas argentino que no tenes la culpa pero fuera de eso ignorante y torpe eso si se pasa…

  3. Jorgito querido: admito que soy argentino, que quizás también sea torpe e ignorante… pero al menos tengo el discernimiento suficiente como para entender un chiste (broma, chanza, o como sea que puedas entenderlo).
    Además, no puedo tomarme en serio que alguien diga: “paciente sano es el que amanece en las mañanas con mocos”, o peor aún, “es el que ya le dio gracias a Dios por haber compartido tres años de felicidad con su hijo que acaba de morir”.
    Éso no es estar sano, es tener una determinada filosofía de vida o ser un creyente absoluto.
    Cuando crezcas, y no me refiero a la edad cronológica, podrás ser ignorante, torpe, y hasta tomar la ciudadanía argentina, pero vas a entender cosas que ahora se te están escapando…
    No te hagas problema si lo tuyo no tiene remedio, podrás ser un paciente sano, y agradecerle a Dios que yo te haya escrito ésto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *