Menos mal que no era mi hijo!

Si hubiese sido mi hijo, seguramente me hubiera pasado largas horas explicando a los padres que yo no tenía nada que ver con sus actitudes…

De todas maneras, es una imagen como para no olvidar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *