¡Discusión zanjada!

En más de una oportunidad he tenido “discusiones” con mi hijo Hernán respecto de lo que avanza la computación.

Más de una vez le mencioné el hecho de que en cuanto a mi performance, el hecho de usar Windows no me benefició en nada.

Contra sus argumentos de que con una capacidad de proceso y almacenamiento superior y más veloz, simplemente le respondía que había usado la computadora la suficiente cantidad de años (en la antigüedad) como para estar seguro de lo que decía.

Nunca llegué a tipiar más rápido con Windows que lo que lo hacía en el Word de D.O.S.

Ninguno de los procesos que corría en la época en que los discos duros se medían em Megas, no Gigas me pareció mucho más lento que ahora.

No quiero hablar de la época en que no había discos rígidos, en la que una PC con doble diskettera de 5´25 era lo máximo, sino del momento en que aparecieron los discos duros, que permitieron mayor velocidad en el proceso de lectograbación.

¡Qué difícil se le hace a un padre tratar de convencer usando la experiencia personal a un hijo que nunca ha vivido nada de lo que se le está hablando!

Por suerte a alguien se le ocurrió hacer la comparación usando una Mac Plus del ´86 y compararla con una AMD DualCore del 2007.

Dejando de lado el tiempo de arranque de cada una y la exigencia en cuanto a requerimientos, hicieron correr programas iguales en ambas y midieron los tiempos.

Usar un procesador de texto y una planilla de cálculo, da en 17 pruebas ganadora a la computadora de 1986 por 9 a 8.

Debo reconocer que fue Hernán quien me mostró que yo tenía razón, porque él fue quien encontró la nota. Pudo haberse callado y no mencionar más el tema…

Para los que quieran leerla – está en inglés – pueden hacer click aquí.

No todo tiempo pasado fue mejor. Pero a veces, no fue tan peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *