Algo elemental…

Estar en contra de la tortura no debería ser algo que llamara la atención.

Lo que sí debería ser llamativo es que se argumente a favor de ella.

No debemos dejar afuera a los que no toman partido, porque su postura valida el empleo de la violencia física y síquica “controlada” con el fin de obtener algo de quien es torturado.

Muchísima gente habrá – en algún momento de sus vidas – deseado el mayor de los padecimientos a otros, probablemente en un arranque de ira, desesperación o desolación.

Lo que no implica que realmente se desee que se lleve a cabo semejante acto de lesa humanidad.




Tal como puede leerse en Clarín, Argentina da todo su apoyo a quienes luchen por erradicar ese mal de los diferentes gobiernos del planeta.

En la página de Amnistía Internacional – Amnesty International – puede verse una nota referida al Protocolo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

Como allí se menciona, únicamente 4 países votaron en contra: Estados Unidos, Nigeria, las Islas Marshall y Palao.

¡Cuánta contradicción! Quienes dicen ser los abanderados de la libertad planetaria, se opusieron a que se investigue y erradique la tortura.




¿Tendrá algo que ver Afganistán, Irak, Guantánamo?

¿Quizás en el mismo territorio de los Estados Unidos se utiliza la tortura como medio de obtener algo?

Sea como sea, siguen con lo suyo. La mayoría del pueblo no está realmente enterada de qué hacen sus gobernantes en su nombre.

Para los que quieran saber qué es el Protocolo Facultativo para la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, puede enterarse aquí.

Hay que seguir tratando de cambiar las cosas para mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *