Los unos y los otros

Siguiendo con el tema Bush-Irak, podemos encontrar a las dos mitades en que se dividió un país.

Una de ellas – la que perdió – lamenta y pide perdón por no haber podido ganar.

La otra hace “ostentación” de su victoria.

Los perdedores se muestran -algunos no tanto – con carteles pidiendo perdón por lo que Bush está haciendo, y jurando que ellos no tienen nada que ver con esos ataques.




Los vencedores se muestran – ostensiblemente – con carteles reivindicando los ataques al pueblo iraquí.

Los derrotados, si bien no he visto muchas de las fotografías, llegan a pedir perdón con un cartel hecho con chocolates y galletitas.

Los victoriosos se muestran “orgullosamente” armados con armas de fuego.

No les voy a dar ninguna pista. A los que hablan inglés, les digo que traten de ver quién es quien.

Éstos son los links de unos y otros. NOTA: Los “unos” han cambiado el lema, aunque en la barra superior han puesto el link a la de disculpas; los “otros” han eliminado la página.

Más allá de todo sarcasmo, viendo ambos sitios, puedo al mejor estilo “servicio de seguridad de Bush”, llegar a una serie de conclusiones:

1.- Más de la mitad de la población está a favor de la guerra.
2.- Esa “más de la mitad” está o desea estar armada con armas de guerra.
3.- Menos de la mitad de la población está en contra de la guerra.
4.- Esa “menos de la mitad” está armada con lápices, lapiceras, crayones, marcadores y golosinas.
5.- De la “más de la mitad”, probablemente la mitad – seguro que es más – está en edad para invadir países y aniquilar a sus habitantes.
6.- Ya que el país tiene unos 266 millones de habitantes, la mitad de la mitad – o sea la cuarta parte -, 66 millones y medio, son potenciales invasores y asesinos.

Por lo tanto, en base a los puntos arriba enumerados, recomendaría ataques preventivos para evitar que personas tan peligrosas – ya que apoyan y promueven invasiones y asesinatos étnicos masivos – puedan llevar a cabo sus propósitos terroristas.

Dichos ataques preventivos deben ser realizados con la mayor eficacia, para eliminar definitivamente todo foco infeccioso que quiera atentar contra la vida y los bienes de los habitantes de otros países que viven en paz – o no, ya que lo que hagamos dentro de nuestras fronteras es un asunto nuestro -, tratando de vivir sin afectar a terceros.

Deberá ponerse todo el empeño en arrasar a los enemigos de la libertad, aunque pueda existir algún daño colateral a civiles en fiestas de casamiento, escuelas, hospitales u hoteles repletos de periodistas.




Seguramente Dios está de nuestro lado. Hagamos bendecir las armas antes de ir a batalla.

ACLARACIÓN: El link a los que no piden perdón, está – en este momento – temporariamente fuera. Aquí hay una explicación, pero da toda la impresión de que va a estar on line a la brevedad.

Un pensamiento en “Los unos y los otros

  1. Pingback: Gustavo Rivas - Sitio Personal de Gustavo Rivas - Avellaneda - Argentina » Al frente, de espaldas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *