¿Me estaré volviendo paranoico?

No me gustaría empezar a adoptar tics:

Mirar permanentemente por encima del hombro.




Tratar de ver por el espejo retrovisor si hay algún vehículo que esté detrás de mí por más de 2 cuadras.

Dar rodeos para desplazarme de un punto al otro, aunque sea nada más que para ir de la cama al baño.

Hablar por teléfono como si fuera un espía al que no se le entiende nada de lo que dice.

Mandar mails llenos de frases como “lo que vos ya sabés”, “lo que estuvimos hablando el otro día”, etc.

Hacer sonar un silbato cada tanto, mientras hablamos por teléfono, para joder a quien esté realizando una “escucha”, sin preocuparnos por destruirle los tímpanos a nuestro interlocutor.

….. 🙁

Pero me parece que tengo sobrados motivos para preocuparme.

Estoy hablando mal de Bush del que te jedi, de las invasiones para robar a los indefensos las cosas fuleras que anda haciendo, y apoyando a Chávez, Chomsky, Galeano, Moore, etc. ésos zurditos contreras.

Creo que por si no les queda claro, lo mejor va a ser mostrarles las estadísticas de Webstats4u que revisé hoy al mediodía:

Fíjense en el visitante número 9, del 8 de noviembre a las 12:20.

Departamento de Estado norteamericano ¿me espía?
(Con clic se amplía).

Después díganme si no es para ponerse nervioso…




… no, mejor no me digan nada, ni me llamen, ni me manden mails, ni me sigan.

6 pensamientos en “¿Me estaré volviendo paranoico?

  1. Epa Gustavo,
    Ahora el que esta preocupado soy yo, si un alma elevada como la tuya apoya al mussolini tropical de chavez, como bien lo califico carlos fuentes
    🙂

    saludos

  2. ¿Qué tendría que preocuparme más?
    ¿Lo que hace Bush o lo que hace Chávez?
    ¿Lo que es capaz de hacer Bush o lo que podría hacer Chávez?
    ¿Lo que planea hacer Bush o lo que puede soñar con hacer Chávez?
    Disculpame, no tomo partido ni a favor ni en contra de Chávez, desconozco demasiado cómo están las cosas por Venezuela.
    Tengo entendido que hay 2 clases sociales, imagino que por estar en veredas enfrentadas, lo mismo ocurrirá con sus ideas.
    No me gustaría otro Granada, Afganistán, Irak o Guantánamo.
    Estoy absolutamente en contra de todo éso.
    Por estos pagos, tuvimos apoyo y asesoramiento yanqui entre los años ´76 al ´83.
    A partir de allí, nos brindaron sus “sugerencias” y terminamos de entregar el país e hipotecarnos.
    Repito, disculpame si le tengo más miedo al George W. que al Hugo.
    El tiempo – quizás – dirá algo respecto de ambos. Por ahora sólo puedo confiar en lo que oigo, veo y siento.
    Y no siempre todo es blanco o negro, hay matices entre ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *