¡Caramba!

Los dichos de Alberto Arias, director del Registro Civil de Concordia me dejaron pensando en qué significan las palabras “moral”, “justicia”, “cristianismo”, y algunas más para ciertas personas.

Quiero pensar que quien está a favor de “lo moral”, está absolutamente en contra de “lo amoral”.

Quiero pensar también, que quien habla de justicia y la pregona, está totalmente en contra de la injusticia.

Quiero creer que quien habla de cristianismo -y creo que este juez es cristiano por lo que dice-, está en contra de los que actúan en oposición a lo que Cristo predicó.

… entonces, ¿qué conceptos morales tiene Alberto Arias?

… ¿qué clase de justicia querría administrar?

… ¿qué clase de religión profesa?

Se define a sí mismo como “objetor de conciencia”.

Buscando en la Wikipedia, nos encontramos con que de entrada nos dice que: “La objeción de conciencia es el rechazo al cumplimiento de determinadas normas jurídicas por ser éstas contrarias a las creencias éticas o religiosas de una persona.”

Para este señor -permítaseme usar este término aunque no sea el apropiado-, jamás casaría a una pareja gay, pero sí casaría a un genocida, sistemático violador de los derechos humanos.

Me pregunto: ¿quién le enseñó ese tipo de moral? ¿Dónde estudió leyes? ¿A qué clase de iglesia concurre?

Él manifiesta que sí casaría a Alfredo Astiz.

Evidentemente ni su moral, ni su justicia, ni su Dios están en contra de las personas que secuestran, violan y matan sistemáticamente, no les parece mal torturar gente ni hacerlas “desaparecer”.

¡¡¡GUUUUAAAAAAAUUUUUUU!!!

Aquí les dejo el video de CN23 en el que lo reportean y en donde ratifica lo vertido a un medio de Concordia.

La noticia en El Argentino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *