¡Nos tapó el agua!

La típica frase argentina que usamos para decir que todo está mal, para los habitantes de la isla de Lohachara, fue literal.

Los primeros isleños víctimas del calentamiento global son estos indúes (indios) que pasarán a la historia con más pena que gloria.

Los 10.000 habitantes, debieron abandonar “su” isla, porque el mar la reclamó para sí.

Nadie puede probar que el calentamiento global exista… lo único que tenemos son pruebas.

Las islas Tuvalu, de apenas 26 km2, serán – aparentemente – las próximas en la lista.

Muchos no creen que sea un tema como para preocuparse inmediatamente. Pero piensen que no es necesario quedar bajo el agua para sufrir las consecuencias de una suba de nivel.

Cambiarán las mareas, se inundarán zonas bajas con los peligros de anegar centrales eléctricas, zonas de cultivo, ciudades, centrales potabilizadoras de agua y demás.

La noticia en Barrapunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *