Nobleza obliga

Hace un tiempo me quejaba de que la Parrilla El Tano ensuciaba la plaza Illia en Avellaneda.

Desde hace ya un par de semanas veo que las cosas han cambiado radicalmente: ya no se ven bolsas gigantescas destrozadas en la plaza, sino que en la vereda, cerca del local, aparecen varias bolsas correctamente cerradas y un tambor gigante con las cenizas.

Ya no se ve en la vereda la huella de las bolsas chorreantes desde la parrilla hasta la plaza. No hay basura tirada. Parece que la gente del local se dio cuenta de que no estaba bien lo que estaban haciendo.

Podría ser también que la autoridad (la Municipalidad de Avellaneda) haya hecho lo que correspondía y exigir que cumplieran con las normas.

No sé, y no creo que me importe.

Lo que sí tengo que mencionar es que ahora las cosas se hacen como corresponde. Así como me quejé en su oportunidad, ahora estoy obligado a mostrar el cambio.

Espero que El Tano no ensucie más y que la Municipalidad se encargue de plantar pasto o poner más plantas en donde ha quedado sólo tierra apisonada.

Las pruebas, a la vista.

El Tano ya no ensucia
Con click amplía en página nueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *