Conforme y orgulloso

Equipo de la Selección Argentina de fútbol que enfrentó a Alemania - 2006

Por supuesto que hubiera querido que “mi selección” fuera la que ganara el campeonato mundial…

Al quedar Alemania, Francia, Italia y Portugal, hubiera preferido que Portugal se llevara el título, y el único motivo era que no tenía en su haber ninguno. Ni siquiera éso, quedó cuarto.

Pero ahora que todo terminó, quiero hablar de “mi equipo”. En el título del post, se resume todo.

Estoy conforme con el equipo que armó José Pekerman. Cuando se miraba la lista, se sentía una sensación de coherencia. Algo así como que todos iban en la misma dirección – futbolísticamente hablando -.

Antes del primer partido, se notaba un cierto aire de compañerismo. Más bien debiera decir amistad.

Bien podía ser que la tensión de los partidos aún no los había alcanzado, que a la hora de salir a la cancha, todos iban a querer estar entre los 11 elegidos y que no les caería bien salir para ir al banco de suplentes.

Pero no fue así.

En la cancha demostraron que eran un “verdadero equipo”. Sin mezquindades. Sin vedetismos. Sin egoísmos. Nadie quiso ser “el protagonista”.

Hernán Crespo fue reemplazado en más de una oportunidad. Estaba en el banco con la misma alegría y entusiasmo que los hinchas en las tribunas o detrás de los televisores.




En el segundo gol a México, antes de que la pelota que pateara Maxi Rodríguez entrara en el arco, ya se lo ve a Hernán gritándolo con una expresión de alegría, que no dejaba dudas: eran un equipo.

José Pekerman fiel a sus principios, eligió a un grupo de jugadores que fueran mucho más que éso. Que fueran “amigos”.

No quiero decir que lo fuesen realmente, la amistad es algo muy serio como para que aparezca mágicamente en una concentración antes de un mundial.

Se comportaban como amigos. Como verdaderos amigos.

En el partido contra Alemania, no entró Lionel Messi. Salió Juan Román Riquelme, que era el jugador que tenía asegurada su participación en todos los partidos. Una demostración de que el técnico era el que decidía y que haría lo necesario para ganar. Los jugadores lo demostraban en el campo de juego.

No voy a tratar de justificar la eliminación de la Argentina.

Es un tema muy tentador, teniendo en cuenta los antecedentes que tiene la FIFA en ese sentido. El equipo local debe ser campeón – cuando es uno de los grandes -; los memoriosos seguramente recuerdan varios ejemplos.

En el partido contra Alemania, no se le puede echar la culpa al referí (que dejó mucho que desear, por lo menos a los que prefieren un buen árbitro, imparcial).

Hicimos un solo gol. Erramos dos penales. Ellos también hicieron un único gol, pero los penales no los erraron.

Ganaron, punto.

De todas maneras, quiero que sepan que me sentí – y siento – muy orgulloso de los 23 jugadores que nos representaron en este mundial.

Quiero decirles ¡muchas gracias! por todo lo que hicieron.

No soy el único que está contento con la selección. No importa que no ganaran. Importó mucho, muchísimo más lo que hicieron.

Y no soy el único loco que piensa así. Vean si no.




Éstos son los 23.

Roberto Abbondanzieri Roberto “Pato” Abbondanzieri
Leonardo Franco Leonardo “Leo” Franco
Oscar Ustari Oscar Ustari
Fabricio Coloccini Fabricio Coloccini
Roberto Ayala Roberto “Ratón” Ayala
Gabriel Heinze Gabriel Heinze
Juan Pablo Sorín Juan Pablo “Juampi” Sorín
Leandro Cufré Leandro Cufré
Gabriel Milito Gabriel “Gabi” Milito
Nicolás Burdisso Nicolás “Nico” Burdisso
Lionel Scaloni Lionel Scaloni
Maximiliano Rodríguez Maximiliano “Maxi” Rodríguez
Esteban Cambiasso Esteban “Cuchu” Cambiasso
Luis González Luis “Lucho” González
Javier Mascherano Javier Mascherano
Juan Román Riquelme Juan Román Riquelme
Pablo Aimar Pablo “Pablito”Aimar
Lionel Messi Lionel “la Pulga” Messi
Hernán Crespo Hernán Crespo
Carlos Tevez Carlos “Carlitos” Tevez
Javier Saviola Javier Saviola
Rodrigo Palacio Rodrigo Palacio
Julio Cruz Julio “Julito” Cruz

Éste es el camino que deben seguir los próximos directores técnicos que dirijan a la selección.

Alejandro Dolina tenía razón cuando escribía:
“El criterio de Mandeb parece apenas sentimental, pero es también estratégico. Uno juega mejor con sus amigos. Ellos serán generosos, lo ayudarán, lo comprenderán, lo alentarán y lo perdonarán. Un equipo de hombres que se respetan y se quieren es invencible. Y si no lo es, más vale compartir la derrota con los amigos, que la victoria con los extraños o los indeseables.”

3 pensamientos en “Conforme y orgulloso

  1. osea, conforme? argentina no jugo a nada capo, muy tirado atras, riquelme por dios es algo q no cabe en esa seleccion, seleccion era la de BIELSA sin lugar a dudas, gabana 3 a 0 y te seguia buscando el partido, de q me tas hablando?
    TOdos los que dicen q bielsa es un frakasado por no haber pasado la primera ronda en el mundial 2002, no entienden nada de futbol, con bielsa se jugaba vertical q es como se juega al futbol ahora, este loco pekerman, juega un futbol defensivo, muy pasivo no sirve, queres ganar una copa del mundo con un 4-4-2? equivocadisimo, ahora se jeuga mas ofensivo el futbol un 3-4-1-2
    o un 3-4-3, ya nose juega mas 4-4-2 pekerman es un frakaso y punto

  2. hola me parece q la critica esta muy buen apero a la seleccion le falto claramente el juego del pibe messi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *