Ser extremista





La primera de las imágenes que se nos aparece cuando hablamos de extremismo, es la de un individuo – hombre, mujer, niño – que sin uniforme que lo identifique, sale a matar a quien considera su enemigo sin reparar en el daño que le ocasionará a los inocentes.

En realidad, se es extremista cuando no existen términos medios, cuando se está en uno u otro extremo.

La noticia aparecida en TN, narrada por Andrés Repetto es una muestra de lo que acabo de decir.

Dos bandos de extremistas, y en medio, la gente inocente, los que lo único que piden es vivir en paz.

Los locos, los agresivos, los inescrupulosos, en definitiva: los extremistas, son los menos, pero con el poder de las armas y el dinero, pueden más.




¿Qué es lo que realmente buscan?… ¿eliminar por completo al otro?… Hace poco más de medio siglo, a éso lo llamaban “la solución final”.

Nunca ésa va a ser una solución.

Un pensamiento en “Ser extremista

  1. Sí es una locura!! y sin salida a la vista por lo menos. Realmente pobre gente la que es el jamón del sandwich, lamentable, besitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *