¿¡Y yo me quejo de los chicos!?

Pensar que un día me quejé porque los aspirantes a ingresar en la carrera de derecho habían reprobado el examen de ingreso…

Los jueces sacan menos de 4 (SÍ, MENOS DE CUATRO) en un examen para ocupar un puesto vacante dejado por un juez destituido… [8-()




De los 33 aspirantes únicamente 2 aprobaron. El promedio de las notas es de 3,60 puntos.

“¿Es lógico que si yo trabajo con estos temas todos los días, razonablemente bien, en un examen sobre lo mismo me desaprueben de esta manera?”, se preguntaba, indignado, uno de los bochados.

Y yo le respondo:

¿Y quién le dijo a usted que sus fallos eran correctos?

¿No se le ocurrió pensar que quizás, viendo el fallo dado por un juez que se supone maneja el tema, la parte perdedora no quiera seguir con otro larguísimo juicio, pensando que le va a ir peor en el próximo?

¿Usted se arriesgaría, viendo el nivel que tienen los jueces?




No sea/n soberbio/s. Pedir la impugnación es como rogar que los aprueben por lástima.

Lean la nota aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *