1/4 de siglo

Un cuarto de siglo.

Según para qué o para quién, puede ser poco o mucho.

Para una persona, cumplir los 25 años, no es un problema, todavía se está en excelente condición física.

En el caso de una casa, la construcción es relativamente nueva.

Si hablamos de matrimonio… mejor no hablemos.

En cambio, si nos referimos a un automóvil… Pongamos por ejemplo un Peugeot 404, es toda una vida.




El 22 de abril de 1980 fui a retirar mi primer (y único) automóvil 0km a la concesionaria.

Un Peugeot 404.

Venía con: motor 1.8, tapizado de pana, llantas deportivas, vidrios tonalizados y faros de iodo.

Estaba contentísimo con la compra. 24 cuotas fijas que la inflación convirtió en centavos. Recuerdo que el banco no nos dejaba cancelar las cuotas, y las últimas las fui a pagar yo solo, porque si iba con mi viejo (papá), gastábamos más en colectivo que en cuota.

Siempre respondió ante las exigencias: hasta Comodoro Rivadavia (1.800 km), Punta del Este: (700km), Cariló todas las semanas durante 3 meses (360 km) y hace 2 años a Tanti en Córdoba (800 km).

Salvo el viaje a Punta (luna de miel) siempre fue con 4 personas como mínimo, más equipaje y todas esas cosas que se definen con: ¿realmente hace falta llevar todo ésto?

Tenía que hacerle un homenaje, sobre todo porque ya es todo un clásico, y siempre respondió.

Como recién hoy pude sacarle una foto (gracias Marcela por usar tu teléfono móvil para hacerlo), es que no puse este post el viernes.




3 pensamientos en “1/4 de siglo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *