¡Pido mil disculpas!

Acabo de aprender una lección durísima.

No emitir juicios sin haber profundizado más en el tema.

En mi post anterior, menciono la carta del general Arellano a Pinochet, donde le pedía que el gobierno chileno actuara respetando totalmente los derechos humanos.

La impresión que me dejó la carta, era total y completamente errónea.

Compré pescado podrido.

Evidentemente la carta que menciono, era parte de la propaganda pinochetista para detener la avalancha de denuncias de los organismos de los derechos humanos.




Había prometido profundizar en mi búsqueda del general Arellano, y lo hice.

En cuanto comencé a buscar, no hizo falta más que hurgar en la superficie. ¿Para qué profundizar, si en la página de HRW (Human Rights Watch) hay un informe del 2001 sobre los eventos del 2000 donde aparece una mención a este general: “Un mes después del golpe militar que subió al poder a Pinochet en 1973, una unidad aerotransportada del Ejército bajo el mando de uno de los responsables del golpe, el Gral. Sergio Arellano Stark, recorrió las ciudades de Cauquenes en el sur, y de La Serena, Copiapó, Antofagasta y Calama en el norte, donde ejecutó secretamente a 72 presos políticos sacados de las prisiones locales. El General Arellano actuó como emisario personal de Pinochet con órdenes escritas de acelerar la administración de justicia para los presos políticos.”

Si quieren ver la página vean aquí. NOTA: El link ya no existe.

Vuelvo a pedir mil disculpas a:
Las víctimas
Sus familiares
Los perseguidos
Los torturados
Los exiliados
Las organizaciones de derechos humanos
LA JUSTICIA
y a todos los que se me escapan.

No quise borrar el post anterior por dos motivos: para recordarme a mí mismo qué cosas no debo hacer y para mostrárselo a todos los que quieran verlo.

Espero haber aprendido la lección…




ACLARACIÓN: Este post tiene estrecha relación con este

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *