La guerra está ganando…

Son las 08:30, aún no se ha terminado el recuento de votos de las elecciones de Estados Unidos de Norteamérica.

Si bien no creo que las cosas cambien mucho gane quien gane, en caso de ganar Kerry, sería como decirle que no a la prioridad de: la guerra, las invasiones a países que no van a poder defenderse ni militar ni políticamente, a la teoría del terror, a la amenaza constante a la paz, etc.

De ganar Bush, los señores de la guerra, los que ponen e imponen sus negocios detrás de un cañón o un misil, van a sentir el respaldo implícito que les da “su” gente.




Basta con ver – y ésto se viene diciendo desde hace mucho tiempo – cuánto dinero se emplea en armamentos y cuánto se destina + cuánto se necesitaría para eliminar el hambre mundial y llevar progreso – que iría de la mano con la salud y la educación – a los países que han sido relegados en el tan mencionado “concierto de las naciones”, donde muy pocos son los directores de orquesta y otros tantos los que tienen un abono a palcos preferenciales. El resto se divide entre los que atienden a los dos primeros, otros se encargan de la limpieza – a algunos les ha tocado limpiar los baños, que están realmente sucios – y a otros ni siquiera los han dejado entrar, y quedan mendigando en la puerta.

En estos momentos, Bush tiene ventaja.

Extraño sistema de elección tiene ése país. Los votos no cuentan como tales, sino que únicamente sirven para conseguir electores que van a decidir quién gana.

Es un sistema tan “extraño”, que podría generar un presidente de un partido y su vice de otro.

Bipartidismo, que hace que no se pueda pensar en una opción diferente.

Una opción diferente que ambos partidos no dejarán crecer.

Una posibilidad de cambio – que puede resultar mejor o peor – que está condenada a morir antes de nacer.




Son estas cosas las que me hacen reflexionar en el origen de algunas frases, como por ejemplo: “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

¿Quiénes más que los malos conocidos pueden generar una idea semejante?

Y por ahora, la guerra está ganando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *