Manga, animé y más en el Jardín Japonés

Mi vieja cámara digital dijo basta y tuve que comprarme una nueva.

El domingo 14 fuimos con Tere a Palermo para probarla y ver qué clase de fotos podía sacar con el nuevo modelo.

Nos decidimos por el Jardín Japonés y hacia allí fuimos.

Poco antes de llegar, nos encontramos con dos señoritas de las que no se ven habitualmente en Buenos Aires.

Hatsune Miku (derecha) – Click en la foto la amplía.

Nos llamó un poco la atención, pero sabiendo que a pocos metros se encontraba un sitio que cultural y visualmente representa a Japón, pensamos que sería más o menos algo normal por allí.

Nuestra sorpresa no tuvo límites cuando al llegar vimos a través del cerco que adentro había algunas personas más vestidas como personajes de manga y animé.

Imaginamos que podríamos “robar” algunas fotos a estos personajes y decidimos entrar.

No eran algunas personas más. Eran muchas.
Sigue leyendo

Cómo somos los argentinos

Cuando le pidieron a Julián Marías, filósofo español, que entre sus virtudes estaba la de poder entendernos o más bien descubrirnos que nos describiera tal como éramos (somos), respondió:

Los argentinos están entre vosotros, pero no son como vosotros. No intentéis conocerlos, porque su alma vive en el mundo impenetrable de la dualidad.

Los argentinos beben en una misma copa la alegría y la amargura.

Hacen música de su llanto -el tango- y se ríen de la música de otro; toman en serio los chistes y de todo lo serio hacen bromas.

Ellos mismos no se conocen. Creen en la interpretación de los sueños, en Freud y el horóscopo chino, visitan al médico y también al curandero todo al mismo tiempo.

Tratan a Dios como El Barba y se mofan de los ritos religiosos, aunque los presidentes no se pierden un Tedeum en la Catedral.

No renuncian a sus ilusiones ni aprenden de sus desilusiones.

¡No discutais con ellos jamás! Los argentinos nacen con sabiduría. Saben y opinan de todo. En una mesa de café y en programas de periodistas/políticos arreglan todo.

Cuando los argentinos viajan, todo lo comparan con Buenos Aires.

Hermanos, ellos son El pueblo elegido… por ellos mismos.

Individualmente, se caracterizan por su simpatía y su inteligencia. En grupo son insoportables por su griterío y apasionamiento.

Cada uno es un genio y los genios no se llevan bien entre ellos, por eso es fácil reunirlos, pero unirlos… imposible.

Un argentino es capaz de lograr todo en el mundo, menos el aplauso de otros argentinos.

No le habléis de lógica. La lógica implica razonamiento y mesura.

Los argentinos son hiperbólicos y desmesurados, van de un extremo a otro con sus opiniones y sus acciones.

Cuando discuten no dicen no estoy de acuerdo, sino usted está absolutamente equivocado.

Aman tanto la contradicción que llaman bárbara a una mujer linda; a un erudito lo bautizan bestia; a un mero futbolista genio y cuando manifiestan extrema amistad te califican de boludo. Y si el afecto y confianza es mucho más grande, eres un hijo de puta.

Cuando alguien les pide un favor no dicen simplemente si, sino cómo no.

Son el único pueblo del mundo que comienza sus frases con la palabra no. Cuando alguien les agradece, dicen: no, de nada o no… con una sonrisa.

Los argentinos tienen dos problemas para cada solución. Pero intuyen las soluciones a todo problema.

Cualquier argentino dirá que sabe cómo se debe pagar la deuda externa, enderezar a los militares, aconsejar al resto de América Latina, disminuir el hambre de África y enseñar economía en USA.

Los argentinos tienen metáforas para referirse a lo común con palabras extrañas. Por ejemplo, a un aumento de sueldos le llaman rebalanceo de ingresos, a un incremento de impuestos, modificación de la base imponible y a una simple devaluación, una variación brusca del tipo de cambio. Un plan económico es siempre, un plan de ajuste y a una operación financiera de especulación la denominan, bicicleta.

Viven, como dijo Ortega y Gasset, una permanente disociación entre la imagen que tienen de si mismos y la realidad.

Tienen un altísimo número de psicólogos y psiquiatras y se ufanan de estar siempre al tanto de la última terapia.

Tienen un tremendo súper ego, pero no se lo mencionen porque se desestabilizan y entran en crisis.

Tienen un espantoso temor al ridículo, pero se describen a sí mismos como liberados.

Son prejuiciosos, pero creen ser amplios, generosos y tolerantes.

Son racistas al punto de hablar de negros o judios de mierda o cabecitas negras.

Los argentinos son italianos que hablan en español, pretenden sueldos norteamericanos y vivir como ingleses.

Dicen discursos franceses y votan como senegaleses.

Piensan como zurdos y viven como burgueses.

Alaban el emprendimiento canadiense y tienen una organización boliviana.

Admiran el orden suizo y practican un desorden tunecino.

SON UN MISTERIO.

Me da no sé qué decirlo… estoy de acuerdo con la mayoría de las descripciones.

Y somos así.

Lo digo yo.

;-)