Sinceramente…

Acabo de escuchar hablar a algunos de mis compañeros de oficina sobre si pagar o no las facturas de gas, de qué había dicho el día anterior el gobierno, que del tope del 400% de aumento independientemente del consumo de igual bimestre del año anterior…

Que no había que pagar, que las facturas eran muy altas, que había que esperar la nueva facturación, porque el tarifazo era demasiado…

No quise entrometerme para no hacerlos sentir mal, pero había quedado muy claro en esta oficina que no había habido aumento de precios –léase inflación– sino que era un lógico sinceramiento, porque todo era demasiado barato y que en realidad se podía pagar por lo mismo un poco más.

¿Debía avisarles que estaban siendo víctimas de un lavado de cerebro?

¿Acaso no sería mi deber avisarles que pensaran un poquito lo que decían, que estaban equivocados?

¿No tendría que hacer que pusieran los pies sobre la tierra y que simplemente vieran la realidad, que no se justificaba que las cosas tuvieran los precios que tenían con el gobierno anterior?

¿No entendieron lo que dijeron González Fraga, la vicepresidenta Gabriela Michetti y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal cuando explicaron que era todo una ilusión, que no es lógico que el laburante pueda tener plata para gastar en vicios y lujos?

Creo haber solucionado el problema, si bien con un poco de cobardía de mi parte, escribiendo esto en mi sitio personal, porque en una de esas, alguno de ellos lo lee y piensa un poquito más a la hora de hablar por hablar, repitiendo lo que le dicen sin siquiera dudarlo y buscando los datos que en internet están a la mano de cualquiera.

O simplemente mirando la realidad.

Está ahí nomás, en otra provincia, otra ciudad, otra calle, otra casa o en la propia, ya que todos estamos sumergidos en esta realidad.

Sólo es cuestión de cuestionarse si lo que nos dicen es cierto.

No sea cosa que nos tomen por boludos… y terminen cagándonos.

Estos son los recortes de pantalla de los medios de donde saqué los datos:

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Mentirle a los argentinos

Una noticia – Tres diarios – Tres realidades

Desde hace ya bastante tiempo, para ser más precisos desde la aparición de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que un sector del periodismo, el vinculado a los grandes medios y monopolios viene haciendo todo lo posible por impedir que la ley entre en vigencia.

Entre la enorme variedad de “argumentos” expuestos, el de la limitación de la libertad de expresión y de prensa es su caballito de batalla.

Las grandes corporaciones no están interesadas en contar LA verdad. Están interesadas en contar SU verdad.

Y como es lógico, SU verdad no es LA verdad.

Es simplemente crear el ámbito y las condiciones para poder seguir manejando -un poco entre las sombras y otro poco a la luz- la política para seguir ostentando -casi secretamente- la verdadera autoridad.

Según reza en la Biblia: Mt. 7: 15-16 “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis”.

Y nada mejor que mostrar los “frutos” que dan 3 diarios (periódicos) de Capital Federal para mostrar que para hablar en nombre del “periodismo independiente” hay que sustentar los dichos con los hechos.

Clarín online – 28/11/2012

Click en la foto la amplía.

¡Caramba!

Yo que creía que con el tema de la seguridad no tendría fundamento. ¡Y pensar que pensé que tanto hablar de inseguridad era más una campaña de algunos medios para instalar esa sensación en la población!
Sigue leyendo

Clarín = Mala Leche

¿Saben por qué a la Argentina le hacía falta una ley de medios de la democracia?

Para evitar el manejo de la información por parte de unos poquitos.

Les dejo un simple y muy claro ejemplo.

Dos diarios argentinos.

Edición electrónica.

La misma hora.

Titulares absolutamente opuestos.

El diario Clarín publicó tanto en la edición impresa como en la electrónica la denuncia por coimas que efectuaban los gobiernos de Venezuela y Argentina para radicar empresas en el país bolivariano.

15% iba para Venezuela.

10% quedaba en Argentina.

Según la impresentable agorera de Lilita Carrió.

Esa noticia salió en el diario a la mañána.

A las 8 de la noche (20:00 hs) Clarín mostraba esta tapa en la web:

La tapa que mostraba de la edición impresa difería un poco de la que había salido en papel, pero extendía un poco más la data y tiraba un poquito mas de caquita.

Pero a las 20:00 hs, en el mismo país, pero en otro diario, la noticia era otra.

Tengo que mostrarlo en dos fotos, porque no entraba en la pantalla la noticia y la fecha y la hora, pero si se fijan, van a ver que tanto la noticia de Macri, como la del blooper y la publicidad del fútbol confirman que se trata del mismo diario a la misma hora.

¿Quieren más ejemplos?

Ustedes son insaciables.

Lean entonces las tapas de diferentes diarios y vean cuáles son las noticias y cómo las tratan.

No se queden únicamente con los diarios de Argentina. Comparen las noticias cuando salgan en periódicos extranjeros.

Es más, algunas noticias sólo aparecerán en los diarios de otros países.

Diego Guelar y un reclamo que no cesa

El secretario de relaciones internacionales del PRO, Diego Guelar, ha hecho público un reclamo que desde hace mucho tiempo algunos sectores de la sociedad vienen realizando: Que se indulte a los criminales.

Todos sabemos cómo seguiría la cosa en caso de que se aprobase una medida de esa naturaleza.

En un principio alcanzaría solamente a los que han cometido delitos de lesa humanidad, tales como secuestrar, torturar, violar y robar usando como excusa la política.

Seguramente más tarde, también pedirán indulto para los que cometieron delitos menos importantes, tales como homicidas que usaron excusas tales como: “no me quería entregar la billetera” o “no se dejaba violar” incluso aquellos que digan “cómo no iba a matarlos a todos, si apareció la policía…”

Seguramente terminarán indultando al que en la provincia de Córdoba condenaron a 5 años de prisión por robar un peso ($1,=).

Diego Guelar, PRO, déjenme decirles algo: Mejor será que juzguemos a TODOS LOS DELINCUENTES, y cuanto mayor sea el delito cometido, que mayor sea la pena que les corresponda, porque si sentamos el precedente de que podemos hacer lo que queramos con los bienes y la vida de todos los argentinos por el simple hecho de tener las armas, no estamos pacificando un país, estamos tratando de calmar a las fieras, o los monstruos, que creo que ese es el calificativo más adecuado.

Como mensaje de fin de año, podían haber elegido otro tema, algo más humano y para todos.

La noticia en los diarios, excepto en Clarín, en donde no encontré nada.

Página 12.
La Nación.
Urgente 24.
Infobae.

Breve video sobre la inseguridad

No existen países sin policías.

No existen países sin cárceles.

No existen países sin delincuentes.

Desde hace un tiempo (desde que se promulgó la ley de medios),los medios insisten en mostrar la sensación de inseguridad reinante en el país.

Argentina está en el tercer lugar en América, luego de Uruguay y Chile, en cuanto a seguridad.

Independientemente de los datos reales, los medios de comunicación establecen la realidad en base a la “sensación”.

A nadie le importa que los delitos en la última década hayan bajado a la tercera parte.

La “sensación de inseguridad” nos hace temer salir a la calle desde que “se ha puesto de moda” mostrar cuánto miedo tiene (yo diría: debería tener) la gente.

Hay delitos.

Pero también hay paranoia.

El canal 7, estatal, mostró hace no mucho cómo algunos medios manejaban la cosa.

He visto al periodista (¿?) Guillermo Lobo de TN hablar con el director de un hospital situado -según palabras del mismo Lobo- en una zona de guerra.

Cuando el director le aclaró que la zona no era especialmente peligrosa, el periodista hizo oídos sordos, siguió apuntando al tema de los heridos que se debían atender en el hospital y cuando el director le aclaró que estaban atendiendo tres veces menos casos que en la última década, Lobo se hizo el sordo ( o Lobo ludo) y cortó la entrevista telefónica rematando la nota hablando de la zona de guerra y la inseguridad de la zona.

La gente de la Universidad del Cine hizo un corto referido al tema de la inseguridad y lo que le pasa a la mayoría de los argentinos.

Vale la pena verlo y pensarlo. Tiene subtítulos en inglés.